Siete almas, de Gabrielle Muccino

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
20 enero 2009
¿Por qué? Por plantear la cuestión de la redención y del valor del sacrificio y de la propia vida. La pega es la misma que la anterior película del director, En busca de la felicidad. Si en aquélla era uno mismo el que conquistaba su felicidad, en ésta es uno mismo el que gestiona su redención y la de las demás. Este gran "pero" no resta sin embargo valor a la afirmación central del film: "No hay amor más grande que el de quien da su vida por su amigos". Pero una cosa es dar la vida y otra quitársela.

¿De qué va? Will Smith encarna a Ben Thomas, un agente del fisco americano que está deprimido y atormentado por los remordimientos de conciencia sobre errores de su pasado. Ben intentará compensar estos errores ayudando a los demás, pero cuando encuentra a Emily, una mujer con una enfermedad del corazón, se enamora de ella, complicando sus proyectos.

¿Para quién? Para los incondicionales de Will Smith que creen que también es un gran actor dramático; para los buscadores de historias lacrimógenas, para los que gustan de sacar punta a las pelis, para los "teólogos del cine".

Noticias relacionadas

Con la lámpara encendida
Cultura · Javier Mª Prades López
Publicamos la homilía de Javier Prades durante el funeral de Mikel Azurmendi el pasado 9 de agosto en la parroquia del Espíritu Santo de San Sebastián...
12 agosto 2021 | Me gusta 9