´No siempre lo necesario es bien recibido por la opinión pública´

Mundo · Roberto de la Cruz
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
12 julio 2010
Desde este mes de julio pagamos más IVA. Analizamos con la ayuda de José Ramón de Espínola, director del Departamento de Economía de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE, el incremento del impuesto.

Desde el 1 de julio se aplica la subida del Impuesto sobre el Valor Añadido. El incremento se produce en una época, al parecer, poco propicia para incrementar la presión fiscal. ¿Debería haberse evitado o retrasado?

La subida del IVA se adopta en los Presupuestos Generales del Estado de 2010 dentro de un conjunto de modificaciones fiscales. Algunas de ellas elevan impuestos (IVA y IRPF), aunque otras los reducen (impuesto de sociedades a las pymes). En conjunto, se pretende elevar la presión fiscal, que ha caído alarmantemente en 2008 y 2009, buscando con ello combatir el muy elevado déficit público (en 2009 llegó a alcanzar el 11,2% del PIB). Cuando el déficit público es tan elevado se corre el grave riesgo de ser tratado por los mercados financieros como a Grecia y la economía entra en una situación muy grave, penosa y duradera.

Una subida de impuestos redistribuye renta entre el sector privado y el sector público, y tiene efectos contrapuestos: por un lado, debilita la actividad económica y, por otro lado, aumenta la recaudación fiscal. Muchos economistas (e instituciones económicas importantes como la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional o el Banco de España) sostenemos que, aunque el problema del desempleo es el más grave, para combatirlo es urgente a corto plazo sanear las cuentas públicas, reduciendo el gasto público y aumentando impuestos. Aunque ello a corto plazo debilita la actividad, es imprescindible hacerlo si queremos lograr a medio y largo plazo un sólido crecimiento económico capaz de crear más empleo.

¿Qué alternativas podría haber elegido el Gobierno para aliviar el déficit  público?

Cuando el déficit público es tan alto, es imprescindible reducir el gasto público, pero no basta; es necesario también subir algunos impuestos (tal vez bajar otros) y es importante hacerlo de forma eficaz y equitativa. El gasto público corriente no ha sido suficientemente recortado, porque sigue habiendo gastos de funcionamiento no del todo justificados que se podrían recortar. También sería importante recuperar figuras fiscales que recaen sobre unidades económicas con alta capacidad económica. Y desde luego es imprescindible avanzar en la lucha contra el fraude fiscal.

¿Es suficiente el rendimiento que se extrae del IVA en España?

La recaudación del IVA, como la del IRPF, ha caído de forma espectacular en 2008 y 2009 en España. Ambos impuestos son soportes básicos del sistema fiscal español. El tipo de IVA español es de los más bajos de los países de la UE y en cambio las cotizaciones a la Seguridad Social son de las más altas. Tiene sentido, pues, subir el IVA (que es un impuesto que es deducible en las exportaciones y que tiene un impacto recaudatorio importante). También tendría sentido ir reduciendo paulatinamente (a medida que se avanza en la lucha contra el déficit) las cotizaciones a la Seguridad Social (que son un impuesto que grava el empleo y que no son deducibles a la hora de exportar). No olvidemos que en el nuevo modelo de crecimiento que necesita la economía española para salir reforzados de la crisis hay que primar la exportación.

El objetivo del Gobierno es recaudar ocho mil millones de euros anuales. ¿Qué impacto a corto o medio plazo tendrá la subida del IVA en la recaudación?

El impacto de la subida del IVA en la recaudación fiscal es notable y por ello tiene sentido que el Gobierno español y otros muchos gobiernos europeos adopten esta medida tan poco popular. Pero no siempre lo necesario es bien recibido por la opinión pública.

¿Qué sectores sociales se verán más afectados por la medida? ¿Por qué?

Los consumidores en general son los más afectados, y ello en la medida en que la subida del IVA es repercutida en los precios de los productos. Hay que recordar que la subida del IVA no es igual para todos los productos: dos puntos el tipo general, un punto el tipo reducido y cero puntos el tipo superreducido. El consumo en general se verá afectado, aunque espero que no mucho (algunas décimas de punto de crecimiento porcentual). Ojalá que, además de cumplirse el pronóstico del "pulpo", se cumpla también el vaticinio de que el triunfo de la Roja va a estimular el consumo.

Según el Gobierno, sólo el 50 por ciento de la subida del IVA se trasladará a los precios. ¿Qué opina?

Bueno, ésta es una cuestión que habrá que ver. En los mercados españoles operan muy distintas situaciones de competencia. En mercados con mucha competencia, dada la debilidad del gasto, es posible que las empresas no repercutan en los precios todo el aumento de IVA, de manera que su margen de beneficio se estreche; en cambio, en mercados con poca competencia (y en España hay muchos, sobre todo en los servicios) la repercusión del IVA sea plena.

¿De qué forma podría afectar la elevación del impuesto a la economía sumergida? ¿Y al empleo?

Todos somos conscientes de que hay mucha economía sumergida en torno al IVA. La subida del IVA tiende a incentivar el fraude. Por eso es importante un mayor énfasis de la administración tributaria en la lucha contra el fraude. Pero no olvidemos que el fraude lo cometemos los ciudadanos y que, por tanto, también está en nuestras manos que sea menor. En cuanto a la incidencia en el empleo a corto plazo de la subida del IVA no será positiva. Pero si España ajusta sus finanzas públicas y cambia su modelo de crecimiento realizando las reformas estructurales necesarias, a medio y largo plazo, y no sin esfuerzos y sacrificios, se irá recuperando el empleo. Ojalá primen los intereses generales y no los electorales de los partidos políticos a la hora de realizar el amplio conjunto de reformas que exige el cambio de modelo de crecimiento.

Noticias relacionadas

Es hora de salir del conflicto entre occidentalismo e islamismo
Mundo · Michele Brignone
El vigésimo aniversario del 11-S coincide con el fracaso occidental en Afganistán, un fracaso más cultural que político y militar. Estos dos hechos imponen una reflexión sobre la relación entre Occidente y el mundo musulmán....
24 septiembre 2021 | Me gusta 3
El futuro del avispero afgano (parte III)
Mundo · Ángel Satué
Tras analizar los planos ideológico y estratégico, conviene hacer un ejercicio de cierta prospectiva, pues se prevé que la zona va a quedar inestable por décadas....
23 septiembre 2021 | Me gusta 2
El “nuevo” gobierno talibán de Afganistán
Mundo · Claudio Fontana
Tras conocer la composición del nuevo gobierno talibán en Afganistán, a pesar de que han prometido que será provisional, ya hemos podido ver que, contra lo que habían anunciado, es todo menos “inclusivo”....
21 septiembre 2021 | Me gusta 0
América se enroca (parte II)
Mundo · Ángel Satué
Después de analizar el plano estratégico en el artículo titulado “La retirada de América”, el autor se adentra en el estimulante plano ideológico....
17 septiembre 2021 | Me gusta 2