Un amigo para Frank

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
20 mayo 2013
Jake Schreier debuta en el largo con esta comedia escrita por el también debutante guionista Christopher D. Ford. Esta película, protagonizada por Frank Langella, Susan Sarandon, James Marsden y Liv Tyler, se presentó en el Festival de Sundance donde consiguió el premio Alfred P Sloan. Por otra parte, en la pasada edición del Festival de Sitges, se llevó sorprendentemente el Gran Premio del Público. Nos cuenta la historia de Frank, un anciano con problemas de memoria y con una tradicional afición al robo. Su hijo, ya desesperado, le regala un robot para que le ayude con las cosas de la casa. Pero Frank tendrá otros planes para el autómata.

La película está correctamente llevada e interpretada, pero tiene lagunas narrativas, que resultan confusas o insuficientemente desarrolladas. Eso hace que nos cueste empatizar con el personaje, cuyo pasado y cuyas motivaciones del presente no acabamos de comprender del todo. Por otra parte, la historia sabe a poco, y aunque quiere hablar de la soledad, de la tercera edad, de la cibernética y de la familia, lo cierto es el guión se centra en las peripecias y apenas profundiza en las cuestiones más interesantes. Una pena, ya que tanto el argumento como el género se prestan fácilmente a propuestas antropológicas de más hondura. No obstante, tratándose de un equipo que debuta en la ficción cinematográfica, aún se les puede augurar una interesante carrera.

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 3
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2