Redescubrir ´El opio de los intelectuales´

Cultura · Antonio R. Rubio Plo
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 74
5 septiembre 2018
Una de mis relecturas del verano, en sintonía con el medio siglo del mayo parisino del 68, ha sido El opio de los intelectuales de Raymond Aron, que ha aparecido en una nueva traducción en castellano editada por Página Indómita. Publicada en 1955, un año antes del inicio de la desestalinización en la URSS, es un destacado ejemplo del espíritu independiente de Aron que le llevaría a enfrentarse con las tendencias dominantes en la intelectualidad francesa de la posguerra, que seguían alimentando los mitos de la revolución o del proletariado, y que consideraban que el advenimiento del paraíso sin clases, entrevisto por Marx, se había realizado con la revolución rusa.

Una de mis relecturas del verano, en sintonía con el medio siglo del mayo parisino del 68, ha sido El opio de los intelectuales de Raymond Aron, que ha aparecido en una nueva traducción en castellano editada por Página Indómita. Publicada en 1955, un año antes del inicio de la desestalinización en la URSS, es un destacado ejemplo del espíritu independiente de Aron que le llevaría a enfrentarse con las tendencias dominantes en la intelectualidad francesa de la posguerra, que seguían alimentando los mitos de la revolución o del proletariado, y que consideraban que el advenimiento del paraíso sin clases, entrevisto por Marx, se había realizado con la revolución rusa. El escritor cuestionaba esas pasiones ideológicas. Antes bien, insistía en que el marxismo se había transformado en una religión secular. Si bien Marx rechazaba la religión como el opio del pueblo, el marxismo se había convertido en el nuevo opio no solo del pueblo sino también de muchos intelectuales. No era ya una filosofía de la historia sino la única filosofía de la historia, según afirmara entonces Merleau-Ponty. Un gran historiador del comunismo, François Furet, dijo ingeniosamente del libro aroniano que “transmite una especie de felicidad excepcional en la expresión de lo verdadero”. En efecto, en esta obra Aron no es ni profesor ni periodista, sus ocupaciones habituales. Es tan solo el Raymond Aron más auténtico, el que lucha por la verdad, pese a que experimentó una gran soledad a causa de su postura. Habría que esperar a la década de 1970 para que la intelectualidad francesa se fuera reconciliando con nuestro autor.

Según Aron, con el marxismo la historia se hace sagrada y mesiánica. Terrible paradoja, la resaltada por Aron, de que los herederos del mensaje de una ´religión´ cívica, basada en los ideales de la Ilustración, terminaran rindiendo culto a Stalin y sus continuadores. El mal venía muy de atrás, y de algún modo lo había percibido Alexis de Tocqueville, pues se remontaba al universalismo y a las pasiones igualitarias triunfantes con la Revolución Francesa. En contraste, Aron defenderá la razón contra las ideologías, y la democracia frente a los totalitarismos. La mayor parte de su obra no solo es una requisitoria contra el materialismo histórico, expresión de un nuevo fanatismo, sino contra toda clase de determinismos, lo que hace que el pensamiento aroniano siga teniendo plena actualidad.

Las principales críticas de Aron se dirigían no tanto contra los militantes comunistas, sino contra los intelectuales simpatizantes con el comunismo, que nunca se atrevían a criticar al partido ni a la URSS. Eran intelectuales en busca de una “religión”, los representantes de un clericalismo secular, que sometían incluso la autonomía de las cuestiones temporales a un poder totalitario, sucesor en el antiguo imperio ruso de la vieja ortodoxia en la que el jefe del Estado y el dirigente religioso eran la misma persona. Como era de esperar, el libro fue acogido en el extranjero mejor que en Francia, donde muchos lo tildaron de ´reaccionario´.

En definitiva, tal y como subraya su biógrafo, Nicolas Baverez, El opio de los intelectuales de Raymond Aron es a la vez el obra de un sabio y de un militante de la libertad.

Noticias relacionadas

Dostoyevski y la belleza que salva
Cultura · Adriano Dell'Asta
“La belleza salvará al mundo”. Este aforismo de Dostoyevski se ha repetido tantas veces que casi suena aburrido, y sobre todo corre el riesgo de resultar fuera de tono e inaceptablemente simplista en tiempos tan duros como estos. ...
19 enero 2022 | Me gusta 0
Epifanías en la villa miseria
Cultura · Lucio Brunelli
En relación con el número de habitantes, Argentina ha tenido más muertos por covid que Italia e incluso que Brasil. Más de cien mil víctimas –y siguen aumentando– en una población de 44 millones de habitantes. ...
14 enero 2022 | Me gusta 2
La ciudad armoniosa
Cultura · Jesús de Alba
Leer a Péguy es siempre una sorpresa. Corrige las imposturas. Para Péguy cada individuo es un sujeto cívico, capax civitatis, un ciudadano, un conciudadano. Todo ciudadano debería ser considerado como "próximo", pŕójimo, sin que hubiera ningún exiliado o excluido de la "ciudad armoniosa", de...
12 enero 2022 | Me gusta 2
Raíces invertidas en la identidad cristiana
Cultura · Adrien Candiard
Utilizando una imagen platónica, san Alberto Magno dice en alguna parte que el cristiano es un árbol cuyas raíces se hunden en el cielo. Esta imagen un tanto paradójica destaca un aspecto esencial: si bien es cierto que existe una identidad propiamente cristiana, esta hunde sus raíces más en...
31 diciembre 2021 | Me gusta 6