Querer es poder

Sociedad · F.H.
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 4
28 mayo 2021
El pequeño Nicolás en los últimos días seguramente habrá alimentado la florida ideación delirante de megalomanía que es lo que posee según los médicos forenses.

Al pequeño Nicolás le esperaba una nube de cámaras y micrófonos, hizo el paseíllo hasta los juzgados con el ademán del personaje importante que siempre quiso ser. Es la cuarta vez que se le llevaba ante el juez, en las tres anteriores suspendió el proceso. Ahora se le juzga por unos hechos que ocurrieron hace siete años, en aquella ocasión se hizo pasar por enlace entre la Vicepresidencia del Gobierno y la Casa Real para conseguir que el presidente de Alsa comiera con él en Ribadeo. Es una de las muchas hazañas, por llamarlo de algún modo, de Francisco Nicolás Gómez, que es su verdadero nombre.

¿Por qué nos llama la atención tanto el caso del pequeño Nicolás? Desde luego por la tenacidad en la mentira, en el postureo. Hace falta una voluntad muy tenaz para pasearse por muchos despachos aparentando lo que no eres. Esta vez ha declarado ante el juez que lo hizo todo por hacerse el poderoso, por tirarse el pisto, por parecerse a los mayores y aparecer como una persona importante. El pequeño Nicolás que de tonto no tiene un pelo, cuando dice que quería parecer una persona mayor y que ser una persona mayor es ser importante, tira con bala. Juega ahora a la denuncia social, a desenmascarar a una sociedad en la que la importancia, el ser verdaderamente adulto es proporcional al poder que se detenta.

Pero el interés del caso del pequeño Nicolás es otro. El pequeño Nicolás es una hipérbole del querer es poder, del espejismo de una identidad construida a base de voluntad. El pequeño Nicolás quería ser importante, pero hubiera podido querer ser ciudadano de una nación independizada, hubiera podido querer ser cocodrilo, hubiera podido querer ser un transhumano con un alma no hospedada en huesos y carne sino en la nube. El pequeño Nicolás es un ejemplo exagerado de sociedad en la que autodeterminación personal lo es todo, en la que autodeterminación no tiene límites, el pequeño Nicolás es la caricatura que nos hace entender lo disparatado que es pensar que querer es poder, poder ser cualquier cosa, también una persona importante, o un ciber-Nicolás.

Noticias relacionadas

El Papa emérito y el irrealismo de la “huida hacia la doctrina pura”
Sociedad · Andrea Tornielli
"La idea de una 'fuga hacia la doctrina pura' me parece completamente irreal". El teólogo Joseph Ratzinger, Papa emérito, responde por escrito a las preguntas de la revista mensual alemana Herder Korrespondenz, y una vez más parece querer distanciarse de los tópicos interesados que se han cosido...
29 julio 2021 | Me gusta 3
Vacaciones. Metáfora de la vida
Sociedad · Giorgio Vittadini
La semana pasada participé en unas vacaciones estupendas en la montaña con casi 400 personas, con jóvenes y niños. ¿Qué hace que una experiencia tan personal pueda adquirir tal relevancia pública que sea digna de contar aquí?...
22 julio 2021 | Me gusta 5
La otra pandemia
Sociedad · Alver Metalli
Algo de profético hubo en la cumbre de la Iglesia latinoamericana de Aparecida, en Brasil, en la que participó Bergoglio en 2007 y que para muchos fue su lanzamiento hacia el pontificado....
21 julio 2021 | Me gusta 3
Lidiar con la incertidumbre
Sociedad · Elena Santa María
Y es curioso que toleremos la incertidumbre peor que nunca cuando todo lo que nos rodea es incierto. ...
16 julio 2021 | Me gusta 3