Mi semana con Marilyn

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
23 febrero 2012
El director televisivo Simon Curtis debuta con éxito en la adaptación del libro autobiográfico de Colin Clark sobre su esporádica amistad con Marilyn Monroe durante el rodaje de El príncipe y la corista, de Laurence Olivier. Michelle Williams da vida portentosamente a Marilyn, y Kenneth Branagh encarna a Laurence Olivier. Por su parte, el narrador y protagonista Colin Clark está representado por el habitualmente secundario Eddie Redmayne. No falta la presencia de la glamourosa estrella Vivien Leigh, esposa de Sir Olivier, y que en esta cinta encarna con elegancia Julia Ormond.

Un festival de homenaje al cine clásico, pero que esconde la tragedia de Marilyn Monroe, una joven de treinta años, frágil, insegura, llena de complejos y carencias afectivas, y sin ningún punto de referencia, norte ni criterio por el que conducirse en la vida. Sin embargo, la interpretación de Michelle Williams es tan brillante que el personaje inspira ternura, simpatía y piedad en el espectador. No mejor parado salen Laurence Olivier y Arthur Miller, que a pesar de su fuerza y fama, también acaban mostrando su lado más frágil, y también más mezquino. La perversidad del rostro oscuro del cine llega a su culmen con el protagonista, ingenuo, fácil de deslumbrar y aún más fácil de seducir. El personaje más humano, inteligente y sabio lo encarna la actriz Dame Sybil Thorndike, que interpreta maravillosamente Judi Dench.

A pesar de su caída de ritmo en la segunda parte, estamos ante una película atractiva, magnética, que atrapa al espectador como si la protagonizara la mismísima Marilyn. Su gran mérito es que, a pesar de lo escabroso y corrupto del mundo que pinta, la cinta es elegante, sutil, discreta y nada complaciente. El respeto y casi amor que el director tiene hacia sus personajes, se expresa plano a plano, consiguiendo que el espectador un juzgue a nadie, sino que comprenda a todos. Un homenaje a una de las actrices más desdichadas del séptimo arte, que acabó malogrando su vida.

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 2
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2