Entrevista a Valentí Puig

Los maximalismos han acentuado las divisiones entre los ciudadanos

Entrevistas · Juan Carlos Hernández
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
12 octubre 2023
Conversamos con Valentí Puig sobre la situación en Cataluña que está desconcertada y carente de incentivos en la vida pública según el escritor que recientemente ha publicado "Casa dividida".

Después de todos los acontecimientos sucedidos en los últimos años. ¿Cómo está la sociedad catalana actualmente?

Está más que desconcertada y carente de incentivos en la vida pública. La metamorfosis del pujolismo a la secesión desalentó a quienes valoraban sobre todo la estabilidad y abrió las puertas a fuerzas radicales que han resultado carecer de articulación en positivo. De otra parte, elementos del nacionalismo tan activos como TV3 o la política linguística han generado más núcleos de descontento. Es decir, el maximalismo actuó por las bravas de manera que acentuó las divisiones entre los ciudadanos. La carencia de nuevos liderazgos es manifiesta, tanto como la inexistencia de minorías creativas. El mundo empresarial anda perplejo. Lo que hay son élites extractivas, una oligarquía política y mediática.

¿Cómo se explica el gran resultado del PSOE y el mal resultado de los independentistas en Cataluña en las últimas elecciones?

En su día el PSC parecía hipnotizado por Pujol. Su cohesión interna lo acusó. Es curioso que figuras del PSC se hayan ido a ERC. De otra parte, votantes del PSOE se fueron a Ciudadanos. Parece que van regresando: una mezcla de nostálgicos del primer PSC y exvotantes pujolistas que buscan un partido de orden. Con Salvador Illa, por mucho que esté condicionado por Pedro Sánchez, clase media y empresariado parecen ver un retorno a la estabilidad, véase ayuntamiento de Barcelona, después de Ada Colau y del peligro que hubiese representado un alcalde de Junts, Trías. La gran anomalía es que no hay una alternativa de centro-derecha, fiel a la Constitución.

«El Estado ha sido el dique frente a la desintegración»

Muchos defienden los indultos como una medida que ha rebajado la tensión. ¿Es así?

Solo en parte. A pesar de las torpezas del gobierno de Rajoy en su momento, el Estado ha sido el dique frente a la desintegración. La justicia ha actuado y su efecto es claro. Y lo que tenemos es que Puigdemont es, precisamente, un prófugo de la justicia. De otra parte, la aplicación del artículo 155, votada por el PSOE en el Senado, fue efectiva y serena.

A pesar de todo Sánchez ha obtenido un apoyo bastante considerable en las pasadas elecciones y sus contradicciones no parecen haberle penalizado en su electorado. Así que hagamos un ejercicio de pedagogía. ¿Por qué no es comparable la amnistía del 77 con la que se vislumbra actualmente?

Ese es un efecto electoral que no está suficientemente explorado. ¿Por qué razón Núñez Feijóo no tuvo el resultado que las encuestas preveían? Conviene tener en cuenta la aparición de un periodismo podemita que condena cualquier relación del PP con Vox y en cambio no da importancia al hecho de que apoyen a Sánchez partidos que son chavistas, comunistas o tienen a un líder como Otegi. Creo que eso tiene un peso en el “opinion making” sobre todo para el electorado más volátil.

«La amnistía de 1977 no tiene nada que ver con la que ahora se propone»

Es curioso que Pedro Sánchez sea tan crítico con la derecha mediática cuando lo que tenemos es un nuevo poder mediático de izquierdas. De otra parte, la amnistía de 1977 no tiene nada que ver con la que ahora se propone. En realidad, si como dice el independentismo, la república catalana está a dos pasos porque la respalda la inmensa mayoría de catalanes. ¿por qué pedirle una amnistía al Reino de España?

¿Hasta qué punto vamos hacia una tendencia iliberal? ¿Es suficientemente robusto el Estado en España? ¿Hay suficientes contrapesos frente al poder político?

No veo que España esté en el trance de ser una sociedad autoritaria ni que el iliberalismo pueda colapsar el Estado de Derecho. Es cierto que hay políticas reactivas pero no las veo con capacidad de consolidación. Si acaso el riesgo sería una crisis de autoridad, que es el objetivo que buscan los anti-sistema y el independentismo. Los contrapesos están ahí, capítulo por capítulo de la Constitución de 1978.

En su libro “Memoria o caos” citando a Isaiah Berlin se habla del nacionalismo donde una de sus características básicas es la necesidad de tener un enemigo, no un adversario como sucede en la política pluralista, un enemigo culpable de la herida colectiva que padece aquella comunidad sojuzgada. ¿Es posible una democracia sana sin hacer el camino de ver al otro, políticamente hablando, como adversario no como enemigo?

Esas relaciones de causa-efecto se desvirtúan a causa de la fase de sociedad terapéutica, de Estado curalotodo, de eclipse de responsabilidades. A derecha e izquierda, es la reacción lo que lleva a ver enemigos donde debiera haber adversarios. Me cuesta generalizar sobre el impacto de los errores colectivos en la existencia individual.  A partir de generalizaciones inocuas y relativistas, acabas teniendo un dinosaurio en casa.


VALENTÍ PUIG

Casa dividida

Destino. 304 páginas. 18,90 €

Valentí Puis es escritor y periodista. Su libro más reciente es “Casa dividida”, sobre el año 2022 que demuestra —según el autor— que proclamar el final de la Historia fue un error. En el año 1989 cayó el muro de Berlín, pero la Historia continuó, porque la naturaleza humana tiene un componente de tragedia, que puede ser la guerra, la división drástica, el caos o la sinrazón política. A la vez, este libro constata que la voluntad y la inteligencia tienen la capacidad de moderar los peores impulsos de una sociedad, encontrar soluciones o idear reformas.

Puede comprarlo aquí


 

¡Sigue en Twiter los artículos más destacados de la semana de Páginas Digital!

Noticias relacionadas

12 M: “Más de lo mismo o una nueva ruta»
Entrevistas · Fernando de Haro
La decepción es común en los diversos frentes también en el campo político, pues cada trinchera sabe perfectamente que carece de fuerza para imponerse completa y claramente a la(s) contraria(s)....
8 mayo 2024 | Me gusta 2
La democracia no necesita un salvador
España · Carmen Martínez
En una democracia un presidente del Gobierno no puede decir cómo se ejerce la libertad de expresión. En una democracia liberal la libertad de expresión y de prensa son derechos fundamentales que sólo están limitados por otros derechos fundamentales. ...
30 abril 2024 | Me gusta 3
Puigdemont busca incentivar el «procés»
Entrevistas · Juan Carlos Hernández
Valentí Puig analiza el momento preelectoral en Cataluña que vive un momento de desconcierto y fatiga según el escritor para el que las urgencias de la sociedad catalana se alejan de la cuestión identitaria....
30 abril 2024 | Me gusta 2