Flor del desierto

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
10 marzo 2010
La directora neoyorkina Sherry Hormann afronta en este biopic parte de la vida de Waris Dirie, la top-model somalí que sobrecogió al mundo cuando relató a la revista Marie-Claire haber sido víctima de la ablación genital cuando era niña. Su testimonio reveló al mundo esa extendida práctica en el mundo islámico y puso en marcha un movimiento internacional contra esta barbaridad. Ella fue comisionada por la ONU para poner en marcha iniciativas y fundaciones de sensibilización.

La actriz y modelo etíope Liya Kebede da vida en el film a la Waris adulta, mientras que otras niñas la representan en las distintas fases de su infancia y adolescencia. Timothy Spall encarna al famoso fotógrafo de modelos Terence Donovan, que en el film aparece con un nombre ligeramente distinto. Y la actriz Sally Hawkins, conocida por su película Happy, interpreta a la primera amiga occidental de Waris, quien la acoge en su casa y la busca un trabajo por pura gratuidad. Es un personaje precioso, pues sin ganar nada ni salir de la mediocridad en la que vive es la que posibilita el progreso humano y profesional de Waris.

Aunque el tema de la ablación es muy importante en el film y protagoniza la parte final en tono de denuncia, la película es en realidad la historia clásica de una cenicienta que de la nada llega a lo más alto. En ese sentido, la cinta es también un canto a la amistad, a la solidaridad, al romanticismo y a los vínculos familiares. Este último aspecto es muy interesante, ya que aunque Waris reprocha a su madre esa ablación que ha condicionado su vida desde el punto de vista sanitario, psicológico, afectivo y sexual, también la quiere, la necesita y la echa de menos. Por otra parte, en los momentos más delicados y que podrían prestarse al morbo fácil, la película trata de ser púdica y no demasiado complaciente. Aun así, el flashback que recrea su ablación, aunque lo presenta en un elegante fuera de campo, es una escena absolutamente sobrecogedora. Una interesante película.

Noticias relacionadas

Ya no es tiempo de agoreros
Cultura · Francisco Medina
Sin ánimo de introspección, diría que han sido muchas etapas las que uno pasa como creyente –incluida la crisis de fe–: desde una fe militante al abandono tácito y el posterior reencuentro con la fe a través de personas de carne y hueso a las que uno sorprende viviendo de Algo más. ...
22 junio 2021 | Me gusta 0
Abatid los bastiones
Cultura · Fernando de Haro
Hace casi setenta años el más culto y quizá el mejor teólogo del siglo XX, Von Balthasar, vio la necesidad de escribir un libro con el mismo título que tiene este artículo: Abatid los bastiones. ...
21 junio 2021 | Me gusta 17
El movimiento del péndulo
Cultura · Alver Metalli
Se habla mucho del después de la cuarentena en América Latina, cuando la pandemia pueda ser, si no archivada, al menos domesticada. Es una perspectiva más o menos lejana según los países pero algunos ya imaginan cómo será el nuevo mundo, qué cosas dejaremos de hacer igual y qué cambiará...
18 junio 2021 | Me gusta 7
Vivir de algo más grande
Cultura · Jesús de Alba
Me gustaría comunicar lo que he aprendido durante este extraordinario periodo de la pandemia sanitaria con la que llevamos ya un año largo. Ha sido un periodo fructífero para entender más y mejor de qué está hecha la vida y cómo vivirla mejor, a la estatura de lo humano....
11 junio 2021 | Me gusta 8