Crónica de un engaño

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
8 junio 2010
El director de las autocomplacientes películas Iris y Diario de un escándalo, Richard Eyre, vuelve a la carga con una película tan fría como inverosímil, Crónica de un engaño, protagonizada por Liam Neeson y Antonio Banderas, secundados por Laura Linney y Romola Garai. Lisa y Peter son un matrimonio feliz hasta que Peter descubre que en la vida de su mujer hay otro hombre desde hace doce años, un tal Ralph, que parece haber conocido en uno de sus viajes como diseñadora de zapatos.

La película no es más que la descripción minuciosa y morbosa de cómo un marido va descubriendo la infidelidad de su esposa. A tal punto llega la falsa autoflagelación, que Peter inicia una relación de aparente amistad con el amante de su mujer a fin de conocerle mejor. Sin embargo no hay hondura dramática y todo es pura instintividad epidérmica. El resultado es que el espectador se queda fuera todo el rato, nada le interesa y las situaciones le parecen de todo menos creíbles.

En film es una vía muerta, con aderezos de nihilismo literario, que ni siquiera la talla de los intérpretes es capaz de levantar. Lo que hubiera sido la gran trama del film, la relación de Peter con su hija Abigail, se queda en un mero boceto en bruto. Una ocasión desperdiciada.

Noticias relacionadas

Con la lámpara encendida
Cultura · Javier Mª Prades López
Publicamos la homilía de Javier Prades durante el funeral de Mikel Azurmendi el pasado 9 de agosto en la parroquia del Espíritu Santo de San Sebastián...
12 agosto 2021 | Me gusta 9