Clamoroso triunfo de Matteo Renzi

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 2.586
26 mayo 2014
Dijimos hace una semana que estas elecciones europeas iban a constituir toda una revalida para el Ejecutivo encabezado desde hace tres meses por el político toscano Matteo Renzi. Y, con los datos en la mano, podemos decir que este ha superado su primera reválida con la máxima calificación. El Partido Democrático (PD) no sólo es la fuerza más votada en Italia, sino que le saca una diferencia de nada menos que 20 puntos a su inmediato perseguidor, el Movimiento Cinco Estrellas de Beppe Grillo. Mientras, Forza Italia se hunde en la tercera posición y se queda en la mitad de votos que obtuvo en febrero de 2013.

Los italianos han premiado el denodado esfuerzo de Matteo Renzi, acreditado a lo largo de estos tres meses, por cambiar la dinámica de la política italiana. Renzi no ha cumplido la promesa de una reforma al mes, pero ello no evita reconocer que son numerosos los temas de mucha trascendencia en los que ha intentado transformar la realidad existente: la ley electoral, el problema de las regiones, los problemas para substitir de las clases más desfavorecidas… Así, Italia tiene ya una nueva nueva ley electoral (llamada Italicum) a la espera de que el Senado conceda el ´visto bueno´ definitivo. Las regiones desaparecerán cuando el Parlamento conceda su aprobación. Y las rentas más bajas comenzarán a percibir con carácter inmediato un bono de 80 euros mensuales para poder aumentar su poder adquisitivo.

Renzi sigue teniendo muchas más cosas en mente sobre las que todavía no ha dado un paso pero en las que espera hacerlo en breve: por ejemplo, acabar con el ´bicameralismo perfecto´ y convertir al Senado en una auténtica cámara de representación territorial (se le llamaría ´Cámara de las Regiones´); y poner en marcha una reforma del mercado laboral donde ya ha avisado de que su intención es seguir el modelo español, con la ventaja de que él parte de cifras mucho mejores que su país vecino (un 13% frente al 24% que Rajoy recibió de Rodríguez Zapatero).

Cierto es que Renzi ha podido afrontar las elecciones en unas condiciones ideales: sencillamente, no tenía rivales. Con Monti retirado a sus cuarteles de invierno, todo quedaba en manos de un Beppe Grillo al que una parte de la población italiana le ha dejado claro que no le gusta nada su manera dictatorial de actuar, con numerosas expulsiones de diputados y senadores a lo largo de quince meses solo por el mero hecho de discrepar de su jefe de filas. Por ello ha perdido cuatro puntos con respecto a febrero de 2013, y más que puede seguir perdiendo como siga mostrando a los italianos que en realidad no tiene nada que proponer: la mayor parte de sus conciudadanos tienen cada vez más claro que su lema de ´los políticos a casa´ no lleva, sencillamente, a ningún sitio.

También ha cometido un grave error Silvio Berlusconi con su negativa a designar a un ´delfín´. Tuvo oportunidad en su momento (a través de Giuilio Tremonti u otros), pero se ha obstinado en seguir siendo el líder del partido cuando se encuentra desde hace meses expulsado del Parlamento, cumple una condena por delito fiscal y el paso del tiempo (le faltan solo dos años para convertirse en un octogenario) resulta toda una evidencia.

Mientras Berlusconi y Grillo se dedicaban a cruzarse insultos, Renzi ha dado en todo momento la sensación de que se encontraba centrado en sacar a Italia de la profunda crisis en la que se encuentra inmersos el país desde hace años. Eso explica que, con respecto a las elecciones de febrero de 2013, el Partido Democrático haya obtenido doce puntos más, hasta situarse en el 40.8% de los votos, unas cifras que, por cierto, en otros tiempos sólo lograba la Democracia Cristiana. Y de todo esto deben tomar nota sus aliados en el Gobierno: los italianos también han dejado claro que les gusta bastante poco Angelino Alfano, quien se ha tenido que conformar con un muy pobre 4.3% de los votos (es decir, una décima parte de lo logrado por Renzi).

Con estos resultados, lo mejor que le podría pasar a Italia sería que se aprobara la nueva ley electoral y que se convocaran elecciones para que Renzi pudiera afrontar su programa reformista con un Parlamento donde tuviera una amplia mayoría. Pero en este momento esa posibilidad se encuentra en manos de dos personas: el Presidente Napolitano, que no va a querer elecciones mientras Italia presida la Unión Europea (segundo semestre de 2014); y Silvio Berlusconi, quien tiene los votos necesarios para que Renzi saque adelante la ley también en el Senado, a no ser que Renzi decida pactar con otros esa necesaria mayoría. Claro que ese sí que será un muy importante obstáculo, porque los 320 senadores que tiene en este momento Italia saben que, de convocarse elecciones generales, la privilegiada situación que poseen podría desaparecer de un plumazo. En todo caso, pase lo que pase, Renzi ha logrado un triunfo que, hay que decirlo, es casi exclusivamente mérito suyo personal.

 

Noticias relacionadas

Joseba Arregi. Un abrazo para la eternidad
España · Juan Carlos Hernández
“Todos compartimos esa base de debilidad, de sufrimiento, de dolor, de ser contingentes, de tener que morir. Desde ahí podemos encontrarnos unos a otros”. Hace unos meses escribía esto para nuestro periódico nuestro querido amigo Joseba Arregi, que ha fallecido en Bilbao tras una larga y dura...
15 septiembre 2021 | Me gusta 3
El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 6
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 6