Editorial

Rescate también de la política

Editorial · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
7 octubre 2012
La política y el régimen democráticoespañol, tal y como quedó fijado en la Constitución del 78, puestos encuestión. Los argumentos de los manifestantes que cercaron el Congreso de losDiputados hace unos días se han trasladado a la judicatura. El magistrado de laAudiencia Nacional, Santiago Pedraz, con un auto que más parece una proclama deun sans-culotte  que un actojurídico, les ha dado, en parte, la razón a los que protestaban. 

La fiscalía de Madrid estimaba que laconcentración ante la sede de la soberanía nacional podría haber supuesto undelito contra las altas instituciones del Estado. Pero el juez Pedraz la haconsiderado una forma de libertad de expresión, lógica "ante la convenidadecadencia de la clase política". El texto completo del auto se puede leer ///http://es.scribd.com/doc/108962981/Auto-Pedraz-25S///aquí///. Losargumentos que esgrime el movimiento 25-S se parecen peligrosamente a los quese utilizaron en el período de entreguerras en Alemania y en Italia. De formasimultánea ///http://goo.gl/4Ozq5///esteperiódico/// y el secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle, enun artículo aparecido en El País bajo el título ///http://elpais.com/elpais/2012/09/27/opinion/1348742489_812495.html///Antipolíticay multitud///, han recordado el parecido, al menos en las intenciones,entre los que organizadores de la protesta frente al Congreso de los Diputadosy los seguidores de Mussolini que marcharon sobre Roma.

En nombre de "una verdadera democracia" secuestionaban, entonces como ahora, las instituciones. Italia ha vivido en añosmás recientes la negativa experiencia de lo que supone que un grupo de juecesestrella valore y dicte el ritmo de la vida política. A mediados de los años 90un grupo de magistrados acabó con la I República, que a pesar de sus defectos,contaba con partidos políticos de amplia base social como eran la DemocraciaCristiana o el PSI. Los efectos todavía se están notando. Por eso dispara todaslas alarmas que ahora un juez español justifique conductas desordenadas por lafalta de salud de la democracia. No tienen ninguna legitimidad los quealimentan el sentimiento irresponsable de la antipolítica, ya sea enmanifestaciones o bajo togas que se olvidan del bien de la gente. La democraciallegó a España con muchos sacrificios, a través de una transición que fue unaexperiencia popular.

Ahora bien, con todo el respeto y laestima por unas instituciones construidas sobre el perdón mutuo de un país queestuvo enfrentado, hay que reconocer que la política española se está alejandopeligrosamente de la vida cotidiana. Los mensajes formales, la broncacotidiana, la dialéctica del "y tú más" y la falta de horizonte en la defensadel bien común hacen crecer, lógicamente, el escepticismo. 

El Gobierno de centro-derecha se equivocacon un modo de hacer política en la que todo lo decide un reducido círculo quese ha formado en torno al presidente. Por razones históricas Aznar construyócon el PP una nueva derecha en la que no había ni corrientes ni sensibilidades.Rajoy ha reproducido los mismo patrones de conducta pero reduciendo aún más elentorno en el que se toman las decisiones. Ha aumentado de forma considerableun nefasto presidencialismo en el que sólo cuentan sus colaboradores máscercanos, que están poco dispuestos a escuchar "mensajes externos". Y estoocurre cuando solo lleva un año al frente del Ejecutivo. El partido y elGobierno tienden a configurarse como sistemas cerrados. Los excesos de lapolítica profesional también afectan a los socialistas que sin el poder sonincapaces de encontrar un proyecto que les aglutine. Encuesta tras encuesta, laintención de voto refleja que los dos partidos mayoritarios pierden apoyo, peroel desgaste no alimenta a otros partidos: incrementa la abstención.

La crisis está haciéndonos replantearnosmuchas cosas. Van a desaparecer muchos elementos del "sistema-país" de España.Por eso es un buen momento para repensar la vida política y abrirla a lasociedad. Sólo así se podría retomar el ímpetu ideal de la transición. Uno delos cambios que urge hacer desde hace tiempo es el que se refiere al sistemaelectoral. El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, hapropuesto adoptar el sistema alemán. Es una fórmula mixta, una buena fórmula.Los votantes eligen con dos listas, una cerrada y otra abierta. La listaabierta obliga a los partidos a someterse a las preferencias de los electores yvincula a los diputados a su circunscripción. Un gran experto como es CarlosVidal, en su reciente libro El sistema electoral alemán y su posibleimplantación en España (2012), explica cómo se puede exportar.

Una reforma electoral es sin duda unfactor de regeneración. Pero por si sola sería insuficiente. El rescate de lapolítica requiere una experiencia popular viva que, desde la base, genere undiálogo entre los que están construyendo sociedad y los diputados, losministros, los alcaldes, los consejeros, los concejales y los partidos. Es eseflujo el que puede eliminar la toxicidad que han generado los "políticos de aparato".Los obispos españoles, en su reciente declaración Ante la crisis,solidaridad, apuntan en una dirección sugerente al afirmar que"hay una caridad que afecta directamente a las relaciones políticas". De hecho,la política, entendida como un servicio que se realiza para que el pueblo puedatener una vida buena, es una expresión de la caridad. Virtud que, como todo loque se refiere al cristianismo, nunca tiene un carácter privado o íntimo. 

Noticias relacionadas

Patria y vida
Editorial · Fernando de Haro
Hay mucha gente en Cuba que rechaza el siniestro lema de la revolución, patria o muerte, y que quiere patria y vida. ...
18 julio 2021 | Me gusta 7
Nuevo Gobierno, mismo Sánchez
Editorial · Fernando de Haro
La esperada crisis de Gobierno, materializa por Sánchez, ha sido más que una reestructuración. Cambiar a ocho ministros (de un total de 22) ya supone un drástico cambio cuantitativo (el 36,3 por ciento)....
11 julio 2021 | Me gusta 19
Déficit de secularidad
Editorial · Fernando de Haro
Hace 50 años José Jiménez Lozano, en un texto sobre Américo Castro, señalaba que no tenía sentido que “el juego clericalismo-anticlericalismo” marcara ya, como había marcado durante siglos, la vida española porque “en el mundo había perdido sentido tal dicotomía”. ...
4 julio 2021 | Me gusta 9
Los indultos que hubieran sido útiles
Editorial · Fernando de Haro
Hay quien sostiene que la figura del indulto no tiene mucho sentido en un Estado de Derecho maduro. A fin de cuentas se trata de que el Ejecutivo deje sin efecto la pena impuesta por un tribunal. ...
28 junio 2021 | Me gusta 5