Pueden surgir, por gracia, personas para la continuidad carismática

Sociedad · Alfonso Carrasco Rouco
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
20 octubre 2023
El obispo de la diócesis de Lugo, monseñor Alfonso Carrasco Rouco, es uno de los teólogos que ha trabajado en los últimos años sobre la naturaleza de los carismas en la Iglesia. Su aportación es fundamental para comprender cómo se produce la sucesión en aquellos que están al frente de una experiencia carismática.

Sostiene Carrasco Rouco que «la tarea principal de las personas designadas para asegurar la continuidad carismática no es la organización de una realidad asociativa, sino ser un punto de referencia para una interpretación auténtica de lo que ha sucedido por gracia del carisma dado al principio». Estas personas «serán propuestas a todos, por lo tanto, por esta capacidad primaria de expresión auténtica del carisma, de fidelidad a su historia. No debe ser siempre la misma persona, ya que su condición no es la de quien recibió el carisma original; pueden surgir otras personas en las que se reconoce esta capacidad, ciertamente recibida por gracia». Carrasco afirma que «no sería apropiado evaluar una misión similar en términos de derecho natural, como una simple forma de organización del poder social –ubi societas, ibi ius- sin tener en cuenta su propia finalidad sobrenatural». Estas y otras afirmaciones las ofrece en el artículo «Sul contributo di Luigi Giussani a una comprensione cattolica del carisma» incluido en el libro recientemente publicado Il cristianesimo come avvenimento (Carmine di Martino, Ed BUR). Ofrecemos un resumen del trabajo. Monseñor Alfonso Carrasco Rouco ha sido profesor de Teología Sistemática, investigador en el Instituto de Derecho Canónico de la Universidad de Múnich y es doctor en Teología por la Universidad de Friburgo.

Aunque el carisma en sí mismo no suele ser el objeto directo de la reflexión de Giussani, su significado en el pensamiento del autor es central y su meditación teológica sobre él es profunda y muy relevante. La mayor riqueza de su contribución radica, sin duda, en la gran realidad de experiencia cristiana que ha generado -principalmente el movimiento de Comunión y Liberación- acompañada y posibilitada por una conciencia muy clara de la necesidad de esta experiencia, del método que le es propio y de las características elementales que la constituyen. Afirmando claramente el realismo de la encarnación y el significado de la Iglesia como «sacramento»- del encuentro con Cristo y de la salvación del mundo- Giussani presenta el carisma como parte integral de la «economía» neotestamentaria, de la permanencia en la historia de la verdad de la fe.

Lo que es decisivo es el encuentro con la presencia de Cristo en el mundo, es decir, con el misterio de la Iglesia. Pero hablar de encuentro implica una realidad de tiempo y espacio, de rostros concretos, de historias precisas, que, por gracia, pueden ser la forma en que la persona de Cristo se hace presente a la conciencia, con su pretensión de salvación y significado; la forma en que el evento cristiano se convierte en experiencia humana con todas sus características.

La realidad de la vida en Cristo -el misterio de su Cuerpo eclesial- debe existir, pero también es necesaria la modalidad con la que el Espíritu la hace presente como tal ante nuestra conciencia, situada en el tiempo y el espacio. Es en este contexto, al servicio de este acontecimiento, en el que Giussani sitúa la realidad del carisma como una gracia específica. A menudo lo describirá de esta manera: la modalidad con la que la persona de Cristo se hace presente en mi conciencia, agarra y toca mi persona, dándole una tarea en la historia, una misión y un lugar en la gloria del cielo. Además de la dimensión particular, de la cercanía en el tiempo y en el espacio, el temperamento y la situación cultural de la persona dan razón de la modalidad de manifestación del misterio propia del carisma concreto. A través de los diferentes carismas, en sus diversas modalidades, la persona siempre es invitada a la relación con Cristo, al conocimiento y al amor al Señor. De este modo, se revela una instrumentalidad intrínseca de esta gracia carismática, que está al servicio de la plena comunión con Cristo; pero esto no nos permite relativizar su significado histórico para la persona: es la forma con la que el encuentro con Cristo se le da en el marco de su existencia. Es oportuno subrayar que este encuentro, y el encuentro con el carisma que lo hace posible, están en conformidad con la naturaleza del misterio eclesial: a través de una realidad externa, anterior al sujeto, perceptible y visible, a través de la contingencia inevitable de una humanidad concreta, se hace presente la persona de Cristo. El método de la encarnación se lleva así hasta el final.

Giussani, como lógica consecuencia de esto, establecerá que son necesarios, de un modo u otro, estos dones carismáticos para la experiencia creyente de todos los fieles. Los coloca así en el gran horizonte de la economía de la gracia y se distancia de cualquier interpretación que los entienda como simple privilegio de algunos o como una realidad marginal u ocasional en el camino histórico de la Iglesia. Así, el carisma se define no de manera individual, para el bien de quien lo recibe, sino radicalmente eclesial, como una dimensión de la instrumentalidad o sacramentalidad de la Iglesia. Se da ad utilitatem, para hacer posible la presencia, la edificación, la misión propia del Cuerpo de Cristo en la vida de los hombres, en la historia.

En continuidad con la tradición católica

Aunque la concepción del carisma que presenta Giussani responde a la situación actual, determinada por los desafíos propios de la modernidad, está en continuidad con la tradición católica, no solo en su expresión magisterial más solemne, el Concilio Vaticano II, sino también en sus análisis teológicos clásicos.

La presentación tomista del carisma (por ejemplo) aborda explícitamente, muchos siglos antes, el problema fundamental al que también responde Giussani: ¿cómo es posible percibir la verdad de una realidad que va más allá de la razón humana, que está más allá de la experiencia natural accesible al hombre? ¿Cómo puede existir alguna forma de manifestación perceptible por mí, alguna forma de evidencia de una presencia diferente, divina, que no tiene analogía con mi esfera de experiencia? Y la respuesta es la misma: a través de una gracia gratuita dada, un carisma, que sirve para la manifestación de la presencia del Espíritu, a través de signos que la persona reconoce más allá de sus fuerzas y posibilidades. Giussani lo describirá como un acontecimiento, un hecho experimentable.

Giussani presenta el carisma como una gracia indispensable en la misión de la Iglesia, como algo constitutivo para hacer posible el encuentro con Cristo y, por lo tanto, la posibilidad de este seguimiento: porque hace posible que la Iglesia se vuelva inmediata para cada persona, de modo que el hombre pueda percibir la verdad en su propia esfera de experiencia. El seguimiento personal del acontecimiento cristiano, de Cristo, siempre ocurre en una modalidad histórica determinada por la objetividad sacramental y jerárquica de la Iglesia, pero también por la forma de presencia eclesial cercana que el Espíritu introduce en el camino de cada persona y que le permite no reducir su experiencia a sus límites subjetivos. Se evita así una concepción reduccionista incluso del aspecto sacramental y jerárquico, interpretado a partir de las premisas del fiel.

Permanencia en la historia de la experiencia carismática

En el contexto del encuentro con Cristo, hecho posible por la gracia del Espíritu, hay una responsabilidad con el carisma que cada uno asume de manera personal. Esta asunción del carisma ocurre principalmente al aceptar la llamada carismática con mayor o menor generosidad. Y esta respuesta libre se expresa como experiencia cristiana, en la forma particular en que el carisma ha hecho perceptible la propuesta: «Es en la responsabilidad que de alguna manera asumimos ante el encuentro hecho como comienza la historia de nuestra personalidad, como adquirimos un rostro inconfundible e irreducible y nos convertimos en nuevos protagonistas…» -señala Giussani-.

La asunción del carisma tendrá como primer fruto compartir un «patrimonio carismático»: la participación viva en el misterio eclesial de la presencia de Cristo en la historia, en la forma en que ha sido manifestado y accesible para la persona a través de un don gratuito del Espíritu. Este «patrimonio carismático» asumido se refiere a todo el evento cristiano. De hecho, el acto de fe está dirigido a Cristo, es una respuesta a su presencia. Pero, precisamente por eso, el testimonio de los fieles no puede excluir la forma en que Cristo se me ha presentado, como presencia real, irreducible a los contenidos de mi conciencia, con la cual establecer una relación de obediencia en la fe, de seguimiento y comunión. En otras palabras, la asunción del carisma implica también el testimonio de la modalidad histórica concreta de la venida de Cristo al encuentro, y no es creíble sin el testimonio de esta modalidad: de cómo y cuándo ocurrió, como anuncio de una forma con la que otro también puede encontrar a Cristo.

La asunción del carisma implica, por lo tanto, una responsabilidad real, una respuesta de libertad que obedece y testifica tanto la presencia y el amor del Señor como la forma en que este encuentro es real, la modalidad histórica de su realización en la vida, parte constitutiva del evento cristiano. Sin embargo, no parece posible afirmar de manera absoluta que esta participación personal en una experiencia carismática signifique también compartir la gracia gratuita que la origina: el carisma otorgado a una persona concreta con la misión específica de transmitir la presencia del Hijo de Dios al prójimo de manera precisa y elocuente.

En cualquier caso, sin duda puede haber una continuidad entre los dones gratis datae (carismas) y el testimonio de aquel que es capacitado para ellos por la vida vivida en relación filial con Dios, de acuerdo con la forma en que ha sido introducida. Por lo tanto, no parece haber razón para negar que los carismas también pueden ser otorgados para cooperar en la permanencia en la historia de la experiencia carismática original. Giussani lo afirmará claramente en algunas ocasiones. Asumir responsablemente el carisma significará, por lo tanto, hacerlo presente como experiencia en una versión personal, que siempre será más o menos correspondiente, más o menos determinada por la subjetividad de cada uno, más o menos capaz de edificación, y a veces también reinterpretada con criterios inadecuados. Por ello, subraya Giussani, se necesita el esfuerzo de fidelidad, de referirse y confrontarse con el carisma en su realización original, para evitar reducirlo a interpretaciones propias. Esta fidelidad se manifiesta en la comparación, en el esfuerzo de comparar su propio criterio con la imagen del carisma tal como ha surgido; es decir, con los textos del fundador, y si este ya no está presente, con la sucesión de personas señaladas como referencia viva de la verdadera interpretación de lo que ha sucedido, de la realidad histórica del carisma, inseparable de rostros y personas.

De hecho, la persona que ha recibido el carisma, que ha comenzado una experiencia cristiana particular, está destinada a ir quedándose gradualmente en el pasado, está destinada a desaparecer. Su persona tiene una función histórica que no puede ser superada, pero también es siempre «instrumental», al igual que el carisma. No conduce a uno mismo, sino a la obra del Señor en la historia. Por esto, la referencia histórica al «fundador» no puede desaparecer, ni su testimonio, a menos que Dios permita que la experiencia del carisma desaparezca, pero su persona desaparece detrás de la realidad de la vida eclesial a la que sirve.

La preocupación por referirse al carisma en su origen histórico y en su realidad experiencial es necesaria para que la persona pueda preservar la manifestación de esta obra del Espíritu en su verdad, sin someterla a su propio criterio subjetivo. Al no estar el fundador presente, esta preocupación intentará confrontarse con los textos que ha dejado y con las personas indicadas, de manera correspondiente a cada realidad histórica, como continuación viva de los orígenes del carisma. Esta referencia personal es la más significativa de la fidelidad a una historia, porque los textos están más sujetos a su propia interpretación subjetiva.

El principal cometido de las personas designadas para asegurar la continuidad carismática no es la organización de una realidad asociativa, sino ser un punto de referencia para una verdadera interpretación de lo que ha sucedido por gracia del carisma dado al principio.

Se propondrán a todos, entonces, por esta capacidad primaria de expresión auténtica del carisma, de fidelidad a su historia. No debe ser siempre la misma persona, ya que su condición no es la de quien ha recibido el carisma original; pueden surgir otras personas en las que se reconoce esa capacidad, indudablemente recibida por gracia. Por otro lado, no sería apropiado evaluar una misión semejante en términos de derecho natural, como una simple forma de organización del poder social, «ubi societas, ibi ius«, sin tener en cuenta su propia finalidad sobrenatural. En cualquier caso, la responsabilidad del carisma, que es propia de todos y se manifiesta de manera específica en estas personas, no puede convertirse en el principio de una propuesta diferente, que sustituiría al carisma original, históricamente determinado. Esto significaría, en todo caso, el inicio de una experiencia eclesial diferente, incluso la presencia de otro carisma.

Coexistencia entre dones jerárquicos y carismáticos

El Concilio ha aclarado el lugar propio de los carismas en la Iglesia, sin ceder a la tentación de concepciones más reduccionistas, como una realidad propia especialmente de los inicios de la Iglesia, ocasional hoy o incluso marginal para toda la vida eclesial Ha respondido al interrogante que podría surgir en la evaluación del carisma como principio orgánico de la vida y constitución de la Iglesia. En este sentido, sin entrar en debates teológicos, la propuesta conciliar es una alternativa positiva a la oposición entre carisma e institución, típica de corrientes importantes de la teología protestante

El Concilio describe el principio de la correcta relación entre los dos dones, jerárquico y carismático, con dos grandes afirmaciones: corresponde a aquellos que guían la Iglesia el juicio sobre la autenticidad y el ejercicio ordenado de los carismas. De hecho, los carismas están al servicio de la manifestación de la verdad de la fe y la comunión en Cristo, y por lo tanto están intrínsecamente ligados a esta realidad eclesial objetiva, que está presidida por el ministerio apostólico, principio visible de la unidad en la fe y la comunión. Y este ministerio, continúa la LG (Lumen Gentium), tiene la responsabilidad especial «de no apagar el Espíritu, sino de examinar todo y retener lo que es bueno»; porque los carismas tienen su origen en un don del Espíritu y no son generados por el ministerio jerárquico, que es por naturaleza «servicio a los hermanos». Por supuesto, se necesita cuidado pastoral, no para corregir al Espíritu, sino para servir al buen ejercicio de este don por parte de los fieles, que son más o menos dóciles a la instancia del Espíritu, más o menos pecadores; lo mismo ocurre, a su manera, con los fieles que reciben dones jerárquicos en el ministerio ordenado, y también son llamados a ejercerlo con fidelidad y docilidad al Espíritu, permaneciendo efectiva y afectivamente en la comunión del pueblo de Dios.

La recepción posconciliar de estos enseñanzas ha formulado gradualmente la tesis de la «coexistencia», que ha encontrado acogida en el magisterio eclesial, reafirmando sistemáticamente que ambos dones, los jerárquicos y los carismáticos, son necesarios para la edificación de la Iglesia en el tiempo: «En última instancia, es posible reconocer una convergencia del reciente Magisterio eclesial sobre la coesencialidad entre los dones jerárquicos y carismáticos. Su oposición, así como su yuxtaposición, sería signo de una comprensión errónea o insuficiente de la acción del Espíritu Santo en la vida y misión de la Iglesia Su oposición, así como su yuxtaposición, sería síntoma de una comprensión errónea o insuficiente de la acción del Espíritu Santo en la vida y misión de la Iglesia». Al contrario, » la relación entre los dones carismáticos y la estructura sacramental eclesial confirma la co[1]esencialidad entre los dones jerárquicos – en sí mismos estables, permanentes e irrevocables – y los dones carismáticos . Aunque estos últimos, como tales, no sean garantizados para siempre en sus formas históricas , la dimensión carismática nunca puede faltar en la vida y misión de la Iglesia». De hecho, si el don carismático sirve para manifestar la presencia del misterio de Cristo en el presente, ante la conciencia y en el horizonte de la experiencia de la persona, presupone radicalmente la realidad sacramental de la gracia y la comunión, al servicio de la cual están colocados los dones jerárquicos. Y estos, a su vez, necesitan los dones carismáticos para que se manifiesten sus frutos de vida y santidad: «los dones carismáticos se distribuyen libremente por el Espíritu Santo para que la gracia sacramental dé fruto en la vida cristiana de manera diversificada y en todos sus niveles». Tanto los dones jerárquicos como los carismáticos «tienen el mismo origen y el mismo propósito» (Iuvenescit Ecclesia). Son dones de Dios, del Espíritu Santo, de Cristo, dados para contribuir de diversas maneras a la edificación de la Iglesia. Ambos son dados para un servicio, pertenecen a la sacramentalidad de la Iglesia, que es «signo e instrumento de la íntima unión con Dios y de la unidad de toda la humanidad», experimentada y vivida inicialmente ya ahora y destinada a la perfección escatológica. Ambos dones tienen el mismo destino: su verdadero significado se pierde cuando se olvida o niega la existencia de una verdadera experiencia cristiana, cuyo núcleo es una humanidad diferente, agradable a Dios por gracia y enviada en misión, para ser verdadera protagonista en la historia. En la medida en que la realidad de la Iglesia, que incluye esencialmente su vida y santidad, no se afirma plenamente, y su presencia en la historia es así negada, todas sus estructuras -sacramentales y jerárquicas- tienden a ser juzgadas con criterios mundanos, son interpretadas por la razón crítica sobre la base de la experiencia natural, en el contexto de la evolución y los proyectos -ideológicos- humanos. De manera similar, sin embargo, el carisma se reduce entonces, en el mejor de los casos, a una intervención divina puntual, sin ningún vínculo intrínseco con la forma de la experiencia cristiana en cuanto tal, que ya no se entiende en términos de manifestación de la gracia divina , sino en términos de meras fuerzas humanas, religiosas, morales o socio-políticas. Sin la afirmación de la esencialidad de la vida, de la experiencia de los fieles, tanto los dones jerárquicos como los carismáticos pierden su significado y ya no pueden comprenderse correctamente. Ambos son parte de la «economía de la gracia» prevista en el plan divino; ambos son necesarios, ambos son esenciales para la realización de este proyecto, cuyo centro, sin embargo, no es ninguno de los dos, sino la íntima unión del hombre con Dios y, por lo tanto, la verdadera realización de su vida en la tierra, para que pueda cumplir su misión en la historia y alcanzar la gloria del cielo. Ambos dones provienen de Cristo y están al servicio de su misión, definida por el amor de Dios por el mundo: Él envió a su Hijo para que tuviéramos vida, y la tuviéramos en abundancia. Nos amó hasta el fin, para que vivamos en unidad con Él, como hijos adoptivos, nuevas criaturas, capaces de una existencia renovada, guiada por el don del Espíritu que nos hace capaces de compartir «los mismos sentimientos que estuvieron en Cristo Jesús».


Lee también: En Giussani no hay oposición entre sujeto y autoridad


¡Sigue en Twiter los artículos más destacados de la semana de Páginas Digital!

Noticias relacionadas

El pistolero Abel, la bandera blanca y el reposo en el pecho del Maestro
Sociedad · Pierluigi Banna
"Descubrir que no estás a la altura da miedo". Son  palabras que pronuncia el protagonista de la última novela de Allesandro Baricco, el intrépido pistolero Abel Crow (Abel). Le confiesa a su maestro que siente un inextirpable poso de miedo: es como una piedra que intenta esconder en el fondo de...
23 abril 2024 | Me gusta 2
Il pistolero Abel, la bandiera bianca e il riposo sul petto del Maestro
Sociedad · Pierluigi Banna
«Scoprire che non sei all’altezza, questo fa paura». A pronunciare queste parole è il protagonista dell’ultimo romanzo di Baricco, l’impavido pistolero Abel Crow. Egli confessa al suo maestro di provare un inestirpabile residuo di paura: è come una pietra che cerca di nascondere al fondo...
23 abril 2024 | Me gusta 0
Por el camino de la lucidez
Sociedad · Antonio R. Rubio Plo
La lucidez sirve para buscar la verdad y solo la encuentran quienes se enamoran de ella, aunque entrañe sacrificios, pero a la vez conlleva satisfacciones. La lucidez y el asombro van juntos....
21 abril 2024 | Me gusta 2