El Partido Social Popular no existe en España

España · A.S.
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1.904
14 septiembre 2014
El sábado, con la mirada perdida en el verde del Bernabéu, unos amigos italianos me ilustraron sobre las diferencias entre la política, la sociedad y la economía, española e italiana.

El sábado, con la mirada perdida en el verde del Bernabéu, unos amigos italianos me ilustraron sobre las diferencias entre la política, la sociedad y la economía, española e italiana.

Nos parecemos mucho, pero somos muy diferentes, dijeron al unísono. Italia es difícil que alcance los niveles de organización y eficiencia de nuestra Administración (ver para creer), aunque es cierto que les sorprendía que un grupo de trabajadores de alrededor el 10% (los funcionarios) gestionen el 50% del PIB año tras año.  Su sociedad civil es más fuerte y en el norte del país, autónoma de la política. Tampoco en cuanto a estructuras empresariales con capacidad de acción global, la italiana, parece en su opinión presentar organizaciones preparadas para atender a la diversidad, a la globalización y a la eficiencia productiva, siempre respecto a España. Hablamos de asuntos de control de calidad, de gestión de los suministros, y ponían el ejemplo de la imposibilidad de un Zara italiano.

Aquí uno estaba empezando a crecerse como un globo, y confieso que olvidé decirles que los yankees nos llaman los alemanes del sur de Europa. Me llamó la atención que ponían el acento en que éramos muy capaces de trabajar en grupo, unidos, juntos, y que no éramos tan individualistas como el muy disperso tejido empresarial italiano. ¿Lo somos?  

El caso es que uno no es de piedra, y les pregunté por Renzi….Reinó un cierto silencio, comentarios como que habría que esperar un tiempo, de que no lo tiene fácil, de que apenas ha llegado ayer a un cargo muy importante, que las europeas son las europeas y es difícil extrapolar los resultados a las elecciones nacionales, etc. Les pregunté por las diferencias entre España e Italia y decían que desde fuera España , se ve que sus grandes partidos son capaces de ponerse de acuerdo relativamente fácil en cosas relativamente importantes. Que a pesar del reparto competencial, había una cierta centralización que ellos veían muy beneficiosa para tomar decisiones rápidas para el conjunto del país.

Les llamaba la atención que en España la ultraderecha estaba en el Partido Popular, y era muy católica. En Italia era prácticamente atea. Maticé que la ultraderecha en España, del tipo europeo, apenas existe y es minoritaria, y que creía más acertado hablar de conservadurismo (ultraconservadores, me dijeron), de sacristía y clericales, los unos, centralistas, los otros, y  oligárquicos y cerrados en lo económico, bastantes.

Les dije que echaba de menos en España una fuerza llamada a ocupar posiciones de la doctrina social de la Iglesia, capaz de dialogar en la diversidad, y de convivir en la búsqueda de soluciones. Les pregunté por la Unione di Centro italiana, que ellos veían muy clientelar y del sur, y me venían a reconocer que un votante social y católico, a diferencia de lo que sucede en Italia, que puede votar a una izquierda que no es tan laicista como la española, lo tiene difícil.

Y es así. Es una cuestión de actitud. El votante católico que no sea fanático, que sea honrado con el Evangelio, que aspire a mejorar la vida de los otros y a construir el bien común, lo tiene muy difícil tanto desde el Partido Popular como, realmente, desde el PSOE. Me dijeron que, o me hacía italiano (y 1/8 de mi sangre lo es), o que en España, un partido social cristiano (no conservador católico) ni añorante del centralismo franquista, capaz de vivir en una nación diversa, simplemente, no existía como opción política, y en la propia Iglesia, era muy minoritaria.

El Partido Social Popular, simplemente, no existe, al menos de momento, aunque lo haga en mi corazón.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3