Meeting Rímini

El islam no es el enemigo

España · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 2.339
23 agosto 2016
La tinta del Corriere della Sera, que llevo bajo el brazo, estaba todavía fresca cuando comienza en el Meeting de Rímini una mesa redonda sobre el islam en Europa. Los invitados, Wael Farouq, profesor egipcio de la Universidad Católica de Milán, y Aziz Hasanovic, gran muftí de Croacia. Mientras se sientan ojeo en el Corriere una larga entrevista a Julián Carrón, el actual presidente de Comunión y Liberación.

La tinta del Corriere della Sera, que llevo bajo el brazo, estaba todavía fresca cuando comienza en el Meeting de Rímini una mesa redonda sobre el islam en Europa. Los invitados, Wael Farouq, profesor egipcio de la Universidad Católica de Milán, y Aziz Hasanovic, gran muftí de Croacia. Mientras se sientan ojeo en el Corriere una larga entrevista a Julián Carrón, el actual presidente de Comunión y Liberación. “¿Usted no cree que en Europa sea central la cuestión islámica?”, pregunta Dario de Vico al español. “No –contesta Carrón- pienso que lo que urge en Europa es transmitir a las personas una concepción de la vida que les ayude a vivir en la confusión de esta fase de la modernidad. Comunión. Liberación, para vivir, no tiene necesidad de un enemigo”.

El muftí Hasanovic no puede ser considerado ciertamente un enemigo. Perdió a 38 miembros de su familia en la última guerra de los Balcanes. Y no quiere olvidar. Por eso lucha contra la violencia, especialmente contra la violencia que cometen algunos musulmanes. En los últimos años se ha puesto a disposición del papa Francisco para viajar por aquellos países en los que los cristianos son perseguidos, quiere defenderlos. El mutfí se dirige a las 2.000 personas que le escuchan en árabe. Sus afirmaciones revelan la existencia de un islam no confundido, atropellado, por la modernidad. Hasanovic rechaza categóricamente la violencia, subraya la historia de convivencia pacífica entre musulmanes, judíos y cristianos. Invoca también la suprema regla: “no puede haber constricción en materia de religión” para los creyentes del libro. Y su intervención se hace especialmente significativa cuando distingue tradición de religión. Sus palabras lo sitúan a años luz del wahabismo rigorista. “Muchos musulmanes –asegura- asumen ciertas costumbres porque tienen miedo de perder su religión. Las costumbres sobre cómo debe vestir la mujer son un buen ejemplo. Pero esas costumbres no son el islam, son elementos culturales que no son esenciales. El problema es que, a menudo, no se conoce lo suficiente el islam para vivirlo de un modo diferente según los contextos en los que se está. Para el islam europeo es un deber buscar, estudiar el islam puro”. Hasanovic invita a una criticidad dentro del islam que también invoca Farouq: “tenemos la tarea de volver al corazón de islam –señala el egipcio-. Nos hemos olvidado de la invitación del profeta que nos llama a interrogar nuestro corazón. La pregunta al corazón se ha sustituido por las fatwas (pronunciamientos jurídicos). Hay que volver a usar la razón en el islam, no hay religión musulmana sin razón. Si no es así, el islam puede convertirse en una ideología”. Farouq defiende una exégesis seria del Corán “que no fue escrito en tiempo de Mahoma sino en un tiempo medieval”.

La superación dentro del islam, según Hasanovic, es lo que permitirá luchar contra el terrorismo. A juicio del gran muftí croata, la violencia es fruto “de la manipulación de la enseñanza. Un verdadero musulmán no puede ni matar ni matarse. El que atacó en Niza no es un musulmán. Tenemos que comprender lo que le llevó a cometer el acto de barbarie, no para justificarlo, sino para evitarlo”. “Hay una diferencia clara entre el musulmán verdadero y el islamista –añade Farouq-. El musulmán verdadero cree que Dios le protege, el islamista cree que él protege a Dios”. Según el egipcio, Europa tiene una tarea por delante: la integración. Una integración que no puede estar fundamentada en el nihilismo, “en una nada sagrada”. Hasanovic también pide ayuda para el islam de Europa sea verdadero islam. “Necesitamos un programa, que se pueda aplicar con la ayuda de los gobiernos, para protegernos de la manipulación que sufren los musulmanes”. La nada sagrada es una amenaza también para el islam.

Se acaba la mesa redonda y me fijo en otra de las respuestas que da Carrón: “las migraciones e incluso los atentados pueden representar un estímulo para proponer de nuevo la originalidad cristiana. Es un reto. Debemos preguntarnos con qué se encuentran los migrantes que llegan”.

Noticias relacionadas

Joseba Arregi. Un abrazo para la eternidad
España · Juan Carlos Hernández
“Todos compartimos esa base de debilidad, de sufrimiento, de dolor, de ser contingentes, de tener que morir. Desde ahí podemos encontrarnos unos a otros”. Hace unos meses escribía esto para nuestro periódico nuestro querido amigo Joseba Arregi, que ha fallecido en Bilbao tras una larga y dura...
15 septiembre 2021 | Me gusta 3
El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 6
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 6