El falso dilema

España · M. Medina
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
15 abril 2010
El Gobierno de Zapatero ha puesto en marcha la estrategia de la primera legislatura: el marxismo sin Marx. La causa contra Garzón le permite resucitar la dialéctica marxista, acentuar la polarización, instrumentalizar el guerracivilismo, provocar al centro-derecha. A menos empleo, más ideología. Algunos se plantean un dilema: o responder a la provocación en los mismos términos en los que se plantea o dejarla pasar para evitar una confrontación que retroalimenta a Zapatero. El dilema es falso.

La inmensa mayoría de la sociedad española está donde estaba en el 78, apuesta por el entendimiento mutuo que hizo posible la transición. Es necesario ser conscientes de que desde hace algunos años este país está siendo sometido a un bombardeo ideológico, inducido desde el poder, que pretende que los españoles no podamos encontrarnos compartiendo la experiencia humana y elemental que permite construir juntos, dialogar serenamente, buscar con otros la respuesta a nuestro deseo de sentido para la vida.

Se puede denunciar la provocación, sin necesidad de caer en ella. Se puede reclamar atención para los problemas que realmente importan, un desempleo que afecta a más de 4 millones de personas, sin separarse del espíritu de la transición.

Noticias relacionadas