El cambio posible y presente en Andalucía

España · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
26 marzo 2012
El resultado de las elecciones en Andalucía hace imposible una alternancia política. El PP no ha llegado a la mayoría absoluta porque el voto de la izquierda se ha mantenido fiel, los más críticos con el PSOE han votado a Izquierda Unida. El PP ha perdido mucho apoyo si se compara el resultado del pasado domingo con el resultado de las elecciones generales del mes de noviembre.

Los populares pierden más de 400.000 votos, en realidad sólo ganan por algo más de un punto. Pierden en Sevilla, en Huelva y en Cádiz. En el resto de España el voto del centro-derecha es muy fiel, se ve que en Andalucía no. El voto fiel en Andalucía es el de la izquierda. Por eso las recetas que utiliza Pedro Arriola, el sociólogo de cabecera de Mariano Rajoy, no sirven en el sur. Arriola está convencido de que el PP no tiene que ganar elecciones, sino conseguir que los socialistas las pierdan. La fórmula no funciona ante ciertas resistencias ideológicas como las que se producen en Andalucía. Eso exige de los populares otro modo de hacer política, renovación de líderes y capacidad para salirse de los viejos clichés que siguen funcionado. Las reformas de Rajoy han sido probablemente decisivas. Hay, al menos en Andalucía, una parte importante del electorado que las rechaza. El PP hace los cambios que hay que hacer pero deja que otros los expliquen. Ha sido siempre una debilidad de la derecha española: la política no es sólo gestión, es también cultura y liderazgo social.

En cualquier caso el cambio cultural, que desde un cierto tiempo se viene produciendo en Andalucía, no tiene por qué frenarse. Es lento pero ha ido avanzado. No depende, en última instancia, de quien gobierna. Entre ciertos sectores de la Andalucía más consciente ha ido abriéndose paso la conciencia de que hay que tomar la iniciativa y ofrecer respuestas frente a un estatalismo asfixiante. Eso ha permitido que se hayan librado importantes batallas, por ejemplo, a favor de la libertad de educación o que haya minorías que se han rebelado contra el clientelismo. El bajón que supone este resultado electoral no puede frenar esa transformación que, de hecho, se está produciendo desde abajo.

El cambio no consiste en que gane el PP, el cambio consiste en que se produzca una auténtica vertebración social con protagonistas que construyan desde abajo un verdadero pluralismo, cada uno con su identidad. Con otro Gobierno hubiera sido más fácil, con un Gobierno de izquierda no es imposible. Ahora incluso el aire es más limpio. Está más claro que el futuro de nuestra tierra depende del encuentro entre personas libres, del fomento de comunidades elementales en las que se construya una Comunidad Autónoma diferente. Esas comunidades elementales son las asociaciones de padres, las empresas responsablemente sostenidas, las comunidades de vecinos, las iglesias, y los mil lugares en los que se sigue amando la cosa pública. La solución para Andalucía no es erigir una ideología que sirva de contrapeso a la ideología dominante. Dando razones, dedicando tiempo al debate, al pensamiento y al análisis, a la creación de oportunidades, a la verdadera educación, al desarrollo de un nuevo modelo productivo, a la generación de espacios de auténtica libertad, al encuentro con el otro en un terreno que no sea ideológico es como ese cambio se dilata y crece. Para todo ello es necesario superar la tentación de dedicarnos a cultivar nuestro huerto privado, es necesario que el cambio nazca del sacrificio en favor de la cosa común.

El mejor modo de gastar el tiempo es emplearlo en lo público, es el modo de que el Estado no se quede con lo privado. Y ahora hay más razones que nunca para construir. La queja y el abandono son funcionales al poder. Cuando desde arriba se quiera poner freno a lo que surge de la base será el momento de buscar grandes alianzas. Alianzas de liberales, de católicos, de las izquierdas no burocratizadas, de librepensadores y de cualquiera que esté dispuesto a salvaguardar los espacios de libertad ya conquistados.

Noticias relacionadas

¿Diez años de silencio de ETA?
España · Juan Carlos Hernández
Hace diez años la banda terrorista anunciaba el cese definitivo de su actividad armada. Dejaba tras de sí cientos de asesinatos, miles de exiliados, una huella de dolor imborrable y una sociedad con mala conciencia ya que en su inmensa mayoría miró a otro lado quizá en muchas ocasiones por...
26 octubre 2021 | Me gusta 0
La mecha que enciende los motores de la recuperación
España · Giorgio Vittadini
El sistema parece que aguanta. Las crisis –pandémica, económica, política, entre otras– están sacando a la luz una estabilidad inesperada. Mañana veremos las consecuencias pero hoy merece la pena mirar un poco la superficie....
19 octubre 2021 | Me gusta 2
Una presidenta (Ayuso) en Nueva York
España · Ángel Satué
Isabel Díaz Ayuso estuvo recientemente una semana fuera de España, en los Estados Unidos de América, buscando inversiones para la región madrileña, que preside. ...
14 octubre 2021 | Me gusta 4
Homenaje a Mikel Azurmendi
España · PD
Páginas Digital junto con la Fundación Pablo VI organizan un homenaje a Mikel Azurmendi con el título “Un hombre de razón y corazón abiertos” ...
13 octubre 2021 | Me gusta 1