Educación y nacionalistas: las razones de una obsesión

España · Francisco Pou
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 733
5 octubre 2016
Lo decía esta semana el president de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont. Puigdemont es un nacionalista autoinvestido de la mosaica misión de conducir el viaje del “procés” de desconexión. Y el “procés” es mucho más que un objetivo de derecho administrativo, de organización territorial o de autodeterminación. Es, sobre todo, una “weltanschaung”, una cosmovisión del mundo en torno a la nación, que encarna el Estado. Una forma de vivir, una forma de mirar. Y de inocular.

Lo decía esta semana el president de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont. Puigdemont es un nacionalista autoinvestido de la mosaica misión de conducir el viaje del “procés” de desconexión. Y el “procés” es mucho más que un objetivo de derecho administrativo, de organización territorial o de autodeterminación. Es, sobre todo, una “weltanschaung”, una cosmovisión del mundo en torno a la nación, que encarna el Estado. Una forma de vivir, una forma de mirar. Y de inocular.

Pues volviendo a Puigdemont, resulta que nos decía esta semana que la educación es, literalmente, “una de las obsesiones del Govern”. Verán a continuación por qué.

Podríamos intuir que la “obsesión educativa” del Govern proviene de la preocupación sobre el fracaso escolar endémico en Cataluña, a la triste cabeza hoy del fracaso en Europa. El gasto asignado a educación en Cataluña (competencia del Govern) en relación al PIB está ahora a los niveles de Laos, Perú o Guatemala. Lo recordaba esta semana el portavoz de la fundación Jaume Bofill. Hay otros instrumentos “educativos” o adoctrinantes, como TV3, la televisión pública catalana que, sin embargo, se mueven con volúmenes de recursos y asignaciones presupuestarias récord. El coste medio por empleado de TV3 es de 62.000 euros.

¿Qué le preocupa al Govern? ¿Cuál es el contenido de esa obsesión educativa? Carles Puigdemont continuaba hablando muy claro esta semana: “la educación es una viga maestra en la construcción del nuevo Estado”. El objetivo educativo no es la persona: es la viga que construye el tótem. Y quizá la referencia más próxima, las comunidades autónomas en España, y la incongruencia de una enésima ley, la ley Wert, no apuntan a un proyecto educativo lo suficientemente atractivo como para sacarnos del fracaso escolar. Si es cara la educación, vean lo que es la ignorancia. Nos saldrá caro.

Noticias relacionadas

Saber sumar
España · Gonzalo Mateos
Hace unos días Yolanda Díaz presentó en las Naves del Matadero Sumar, su nuevo proyecto político. “Hoy impulsamos un movimiento ciudadano en el que el protagonismo es vuestro, sois vosotros los que vais a sumar. Esto no va de partidos, no va de siglas, va de pensar un país mejor (…)....
15 julio 2022 | Me gusta 5
¡Pim! ¡Pam! ¡Pum!
España · Gonzalo Mateos
Desmontemos dos mitos que en España se toman por axiomas. El primero es que en educación es imposible llegar a acuerdos. No es cierto, los vemos alcanzar casi a diario. ...
22 junio 2022 | Me gusta 5
Coalición vs colisión
España · Gonzalo Mateos
Aunque nos parezca extraño, lo normal es la coalición. Recuerdo la cara de asombro de mis amigos europeos cuando en una cena les dije que en España nos había costado cuarenta años de democracia lograr tener un primer gobierno nacional de más de un partido. ...
25 mayo 2022 | Me gusta 6