Draghi, Monti y Renzi, víctimas de una red de espionaje

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1.819
10 enero 2017
Se acaba de saber que el Presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, así como el Primer Ministro italiano entre 2011 y 2013, Mario Monti, y el también Primer Ministro italiano entre 2014 y 2016 (Matteo Renzi), han sido víctimas de una red de espionaje que no sólo incluía a estas tres personalidades clave de la política italiana en la última década, sino también a muy diferentes figuras públicas también de la nación transalpina, como alcaldes, cardenales, presidentes regionales, economistas, empresarios y policías. De momento solo hay dos detenidos, pero en todo caso la investigación ahora se centra en saber en quiénes podían ser los destinatarios de la información obtenida de forma fraudulenta. Algo que, por cierto, se produce solo unas semanas después de que medio centenar de diplomáticos rusos fueran expulsados de los Estados Unidos porque, según el aún Gobierno de Barack Obama, habrían permitido el espionaje para favorecer al candidato de los republicanos y virtual ganador de las elecciones presidenciales de noviembre pasado, el multimillonario Donald Trump.

En efecto, la policía de Estado italiana ha desmantelado este martes 10 de enero una red de ciberespionaje que accedía a información confidencial de administraciones públicas, empresarios, instituciones, oficinas y políticos y que, instalando un virus en los ordenadores, habría robado datos sensibles para las finanzas y la seguridad del Estado italiano. El tema ha sido destapado por el principal diario de izquierdas italiano, La Repubblica, dando nombres concretos de afectados: Mario Monti, Matteo Renzi, Mario Draghi, Saverio Capolupo (Comandante General de la Guardia de Finanzas) o Fabrizio Saccomanni (Ministro de Economía y Finanzas en el Gobierno Letta y antes Gobernador del Banco de Italia), estarían entre los afectados, lo que da una dimensión de la enorme trascendencia de lo sucedido. Hay que decir que también fueron ´hackeados´ alcaldes, cardenales, economistas, empresarios, presidentes regionales y policías. Todos ellos tenían un denominador común, y era tener acceso a información reservada que ahora ha sido sustraida.

Según la investigación, la red habría tenido acceso a ´noticias relativas a la seguridad del Estado´ tras acceder a los sistemas informáticos de las víctimas, llevando a cabo una ´interceptación ilegal agravada de comunicaciones o telecomunicaciones´. Así, de momento han sido arrestadas solo dos personas: Giulio Occhionero, un ingeniero nuclear, y su hermana Francesca Maria. Ambos se encuentran en este momento en prisión de forma cautelar y dependerán ahora de la Fiscalía de Roma como presuntos cabecillas del robo de información. En ese sentido, hay que decir que, aunque ambos residían en Londres, poseían domicilio en la capital italiana, y, según la Policía italiana, se trata de dos personas ´muy destacadas en el mundo de las altas finanzas capitalinas´.

Dado que la información se encontraba almacenada en servidores de los Estados Unidos, los investigadores italianos habrían colaborado durante su investigación con la División Cibernética del FBI estadounidense para poder determinar ´cuáles y cuántos datos se han sustraído ilegalmente´. De esa manera, la cooperación internacional habría resultado ´esencial´, ya que los detenidos habrían intentado, antes de ser apresados, intentar destruir todo rastro dejado en los sistemas informáticos una vez que supieron que estaban siendo investigados.

Hay que decir, por último, que en el material incautado había distintos archivos informáticos. Por poner un ejemplo, hay una carpeta, denominada ´BROS´ (por ´brothers´, ´hermanos´ en inglés), que contenía información sobre ubicaciones en el extranjero. En otra, con el nombre de ´POBU´ (siglas que ocultan la expresión ´politicians business´), lo que había en su caso era una relación de los líderes políticos espiados. Desde esa perspectiva, se trata de un ataque cibernético que no tiene precedentes en Italia, y ahora la principal incógnita radica en saber quién o quiénes eran los destinatarios de la información confidencial, y, lo más importante, qué fin buscaban con ello.

Noticias relacionadas

Saber sumar
España · Gonzalo Mateos
Hace unos días Yolanda Díaz presentó en las Naves del Matadero Sumar, su nuevo proyecto político. “Hoy impulsamos un movimiento ciudadano en el que el protagonismo es vuestro, sois vosotros los que vais a sumar. Esto no va de partidos, no va de siglas, va de pensar un país mejor (…)....
15 julio 2022 | Me gusta 5
¡Pim! ¡Pam! ¡Pum!
España · Gonzalo Mateos
Desmontemos dos mitos que en España se toman por axiomas. El primero es que en educación es imposible llegar a acuerdos. No es cierto, los vemos alcanzar casi a diario. ...
22 junio 2022 | Me gusta 5
Coalición vs colisión
España · Gonzalo Mateos
Aunque nos parezca extraño, lo normal es la coalición. Recuerdo la cara de asombro de mis amigos europeos cuando en una cena les dije que en España nos había costado cuarenta años de democracia lograr tener un primer gobierno nacional de más de un partido. ...
25 mayo 2022 | Me gusta 6