Contención y paciencia

España · Lola Martínez
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 33
17 octubre 2019
Torra no es creíble cuando condena a última hora, tras tres noches de disturbios, la violencia. Los radicales están en la calle, incendian las ciudades catalanas, provocan sufrimiento y desorden. Difícilmente el independentismo puede afirmar que la guerrilla callejera es consecuencia de grupos infiltrados. Hay guerrilla porque se ha alimentado un determinado discurso. Los Mossos, la Policía Nacional, con su contención, con su equilibrio están ganando una batalla esencial para el futuro: no hay soluciones milagrosas para Cataluña y desenmascarar la violencia independentista es un gran paso.

Torra no es creíble cuando condena a última hora, tras tres noches de disturbios, la violencia. Los radicales están en la calle, incendian las ciudades catalanas, provocan sufrimiento y desorden. Difícilmente el independentismo puede afirmar que la guerrilla callejera es consecuencia de grupos infiltrados. Hay guerrilla porque se ha alimentado un determinado discurso. Los Mossos, la Policía Nacional, con su contención, con su equilibrio están ganando una batalla esencial para el futuro: no hay soluciones milagrosas para Cataluña y desenmascarar la violencia independentista es un gran paso.

Estamos hablando mucho de la ley de Seguridad Nacional pero no se puede pensar que esa ley sea un instrumento que de forma milagrosa resuelva todos los problemas, quizás haya que usarla y sea conveniente usarla, pero no resolvería todos los problemas. Todos, especialmente los catalanes, que están sufriendo la violencia de los radicales, querríamos que esa violencia se acabase pronto. Pero las cosas no son tan fáciles, no se soluciona necesariamente todo incrementado la fuerza usada por el Estado, de hecho un uso de la fuerza desmedido puede ser contraproducente. Porque aquí es necesario ganar no una batalla sino una guerra a largo plazo, es necesario restar adhesiones al independentismo unilateral.

La ley de Seguridad Nacional es una especie de bisturí jurídico que permite que sea el Estado quien coordina, es decir, quien tiene la dirección política sobre la seguridad nacional. El control directo de cualquier órgano de cualquier administración, funcionarios o policías, estaría en manos de la Administración General del Estado. Eso permitiría quitar al Torra el control de los Mossos. Se acabaría la ambigüedad de Torra pero, de momento, los Mossos están luchando contra el desorden. Hace falta seguir teniendo contención y paciencia.

Noticias relacionadas

Un mena: 4.700 euros
España · C.M.
Lo que más me entristeció de ese día fue tener la tentación de mirar hacia otro lado. ...
3 mayo 2021 | Me gusta 5
Aprender de la crisis para descubrir lo que nos une
España · Ignacio Carbajosa
A veces es necesario un ejercicio de razón, ligado a la memoria, para sorprender en acción “eso que nos acomuna”, de modo que podamos caer en la cuenta de que es mucho más real, concreto y digno de atención que las descalificaciones que gratuitamente lanzamos de un bando a otro. ...
28 abril 2021 | Me gusta 32
Votar y reconstruir
España · Compañía de las Obras
El 4 de mayo los madrileños elegirán a sus representantes en la asamblea regional. Las citas electorales son siempre ocasión para mirar lo que ha sucedido, tomar conciencia de lo que aún no está resuelto y hacer propuestas para mejorar. ...
28 abril 2021 | Me gusta 11