Cambio es cambio

España · Rafael Izquierdo
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 46
4 diciembre 2018
Cambio es cambio. Cambio en Andalucía es que deje de gobernar el PSOE, que el PSOE deje de decidir después de 36 años y después de que una mayoría de andaluces haya apostado por un relevo histórico. Las elecciones andaluzas de este domingo no son cualquier cosa. Son históricas. PP, Ciudadanos y Vox suman 59, cuatro más que la mayoría absoluta. Pero Juan Marín quiere presidir la Junta. ¿Hasta dónde está dispuesto Ciudadanos a llevar su pretensión de presidir la Junta? Sería incomprensible que Ciudadanos frenara el cambio o provocara una repetición de las elecciones por poner a su candidato como presidente. ¿Pretende Ciudadanos llegar a un nuevo acuerdo con los socialistas para que cambie todo y no cambie nada? Rivera dijo en el final de campaña que no iba a rechazar los votos de Vox. ¿Por qué quiere ahora Ciudadanos buscar al PSOE?

Cambio es cambio. Cambio en Andalucía es que deje de gobernar el PSOE, que el PSOE deje de decidir después de 36 años y después de que una mayoría de andaluces haya apostado por un relevo histórico. Las elecciones andaluzas de este domingo no son cualquier cosa. Son históricas. PP, Ciudadanos y Vox suman 59, cuatro más que la mayoría absoluta. Pero Juan Marín quiere presidir la Junta. ¿Hasta dónde está dispuesto Ciudadanos a llevar su pretensión de presidir la Junta? Sería incomprensible que Ciudadanos frenara el cambio o provocara una repetición de las elecciones por poner a su candidato como presidente. ¿Pretende Ciudadanos llegar a un nuevo acuerdo con los socialistas para que cambie todo y no cambie nada? Rivera dijo en el final de campaña que no iba a rechazar los votos de Vox. ¿Por qué quiere ahora Ciudadanos buscar al PSOE?

Hay muchas cosas que analizar del resultado de las elecciones andaluzas. En tres años los socialistas han perdido uno de cada tres electores. ¿Qué ha pasado? Han pasado muchas cosas. Sin duda muchos votantes de siempre del PSOE en Andalucía están escandalizados y desanimados por la política de Sánchez, por su acercamiento al independentismo. Las elecciones andaluzas han sido las primeras tras la moción de censura. El votante socialista de Andalucía es un votante constitucionalista que no entiende los acuerdos con el secesionismo, con Podemos y con Bildu. La gestión de Susana Díaz, además, ha sido una mala gestión. La corrupción es una factura que, a largo plazo, siempre se paga. Y Andalucía está a la cola en número de empresas, en resultados educativos, en atención sanitaria. Susana Díaz se ha quedado sin futuro político, ha ido de derrota en derrota. Lo sorprendente es que ahora haga un llamamiento a los partidos constitucionalistas para frenar el cambio. Ese razonamiento valía hasta junio de este año.

El cambio en Andalucía llegará, si llega, después de la emergencia de Vox. Es una de las grandes novedades en estas elecciones andaluzas y puede ser un nuevo fenómeno nacional. Vox recoge el lógico cansancio de muchos electores hacia las viejas formaciones. Como hemos visto desde el 15-M, la democracia española necesita regeneración. Vox recoge el rechazo de los excesos en el modelo autonómico. Sin necesidad de suprimir las Autonomías es evidente que tiene que haber una racionalización en la gestión de las competencias. Vox recoge mucha repulsión hacia el independentismo. Los extremos se retroalimentan y un año después del intento de secesión en Cataluña muchos sienten la necesidad de afirmar la unidad de España. Vox recoge también la mala gestión de la crisis migratoria. El Gobierno de Pedro Sánchez no ha querido pedir ayuda a Frontex para hacer frente a la crisis del Estrecho, el Gobierno de Sánchez ha sido errático en temas migratorios. Otra cosa es que el modo en el que Vox canaliza este hartazgo sea el más adecuado. Es necesario seguir luchando contra la desigualdad que penaliza a las mujeres, es necesario seguir luchando contra la violencia doméstica y no es razonable pensar que los inmigrantes tienen la culpa de nuestros problemas. No se soluciona nada levantando muros. Hay que defender sin duda la vida, la del no nacido, y la del que se está ahogando en el Estrecho. Lo último que necesita España en este momento es más polarización.

La izquierda-izquierda se deja casi 300.000 votos. Teresa Rodríguez iba a ser la gran esperanza de Podemos. Lo llamativo, lo sorprendente, es que Podemos haya hecho un llamamiento a la movilización en la calle con lemas propios de la Guerra Civil. Lo que menos necesita España es más polarización.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3