¿Y ahora cómo hacemos para vivir?

España · Rafael Abril
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 190
10 octubre 2017
Si no fuera trágico sería esperpéntico. Ha sido en cualquier caso patético. Como aseguró Iceta en el Parlament: “usted, señor Puigdemont, ha declarado suspendida la independencia sin haberla proclamado”. El presidente de la Generalitat, en efecto, aseguró que aceptaba el mandato para la independencia para dejarlo en el limbo.

Si no fuera trágico sería esperpéntico. Ha sido en cualquier caso patético. Como aseguró Iceta en el Parlament: “usted, señor Puigdemont, ha declarado suspendida la independencia sin haberla proclamado”. El presidente de la Generalitat, en efecto, aseguró que aceptaba el mandato para la independencia para dejarlo en el limbo.

El viaje a la luna de Puigdemont lo ha dejado colgado del satélite. Su discurso en el Parlament tenía tintes lunáticos, irreales. Una larga justificación basada en un mundo virtual que no existe. Puigdemont, de pronto, se ha dado cuenta de que se precipitaba en el abismo. Nadie en Europa ha reconocido su aventura, las grandes empresas se han marchado, el aliento de la fuerza del Estado se ha vuelto demasiado contundente, la manifestación del domingo reveló que lo que hacía lo hacía al menos contra la mitad de Cataluña. Y ahora no sabe cómo bajar, cómo entrar otra vez en órbita. Es imposible, tiene en frente al Estado, la mayoría silenciada que se ha puesto en pie, la CUP que le ha empujado al disparate, Europa, los empresarios. Pide negociación cuando rompió todos los puentes.

¿Quién se hará cargo de todo el mal sembrado? El mal de la mala imagen de Cataluña, el mal de la fractura social, el mal del desprestigio institucional, el mal de las mentiras. Y, sobre todo, el mal de utilizar el corazón de tantos catalanes prometiéndoles una felicidad que nunca podría dar ni un proyecto de independencia ni la idolatría de nación. Porque hoy hay que levantarse otra vez de la cama y volver a convivir con esa exasperada, exigente, indomable voz que pide dentro una satisfacción auténtica, una plenitud auténtica, una alegría auténtica. ¿Cómo hacemos ahora para vivir? El mal, sobre todo el mal de haber sustituido el Misterio de la vida por las banderas, requiere reparación, redención, respuesta positiva, ternura, acompañamiento, significado. Nada de eso vendrá de la política.

Noticias relacionadas

Joseba Arregi. Un abrazo para la eternidad
España · Juan Carlos Hernández
“Todos compartimos esa base de debilidad, de sufrimiento, de dolor, de ser contingentes, de tener que morir. Desde ahí podemos encontrarnos unos a otros”. Hace unos meses escribía esto para nuestro periódico nuestro querido amigo Joseba Arregi, que ha fallecido en Bilbao tras una larga y dura...
15 septiembre 2021 | Me gusta 3
El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 6
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 6