Profesor Lazhar

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
17 mayo 2012
El director canadiense PhilippeFalardeau escribe y dirige una película original, abierta y simbólica conmuchos puntos de interés, y que le valió el triunfo en el último Festival deValladolid, así como la nominación al Oscar a la Mejor Película Extranjera.  El argumento se desarrolla en un colegio deQuebec en el que acaba de suceder una tragedia: una maestra, Martine, se haahorcado en su propia aula mientras sus alumnos estaban en el patio. Losalumnos y profesores están traumatizados por el acontecimiento cuando aparece BachirLazhar -interpretado con naturalismo por Mohamed Fellag-, un argelino que llegapara sustituir a Martine. Pero el profesor Lazhar también lleva a las espaldasla muerte de sus seres queridos.

La cinta aborda de formaentrelazada dos grandes cuestiones: la crítica a un sistema educativo que sóloinstruye y no educa; y la experiencia del duelo y sus implicaciones. Por unlado Lazhar llega a un ambiente cultural y pedagógico en el que los niños sonfalsamente protegidos de la realidad. Así, Lazhar descubre que no puede hablarcon ellos de lo que realmente les preocupa, que no puede ni siquiera tocarles-ni para abrazarles ni para darles una colleja- y que tampoco debe intentarelevar demasiado su nivel cultural. Lazhar va a tratar de obedecer las normas,pero cada vez le va a ser más difícil ser políticamente correcto. Y es que élentiende más que nadie a los niños porque Lahzar también está pasando por suduelo personal: ha perdido a su esposa en circunstancias trágicas.

La película es deliberadamenteabierta, todas las tramas quedan abiertas, y en ese sentido es más expositivaque conclusiva. Sin embargo, sí hay un plano final de un abrazo que entroncaclaramente con otras películas abiertas pero de propuestas antropológicasclaras: Babel, de Iñárritu o Crash de Haggis. Ante un sistemaeducativo contaminado de frío cientifismo pedagógico, el film propone laurgencia de un encuentro humano, de un "abrazo" en el que acoges y eres acogidocon todo tu dolor.

Noticias relacionadas

Pasolini y el coraje de decir yo
Cultura · Giuseppe Frangi
“Alrededor de los 40 años me di cuenta de que me encontraba en un momento muy oscuro de mi vida”. Así empieza uno de los libros más personales y dolorosos de Pier Paolo Pasolini, La Divina Mímesis. ...
30 julio 2021 | Me gusta 1
Hopper, un silencio lleno de preguntas
Cultura · Joshua Nicolosi
La pintura de Hopper es un himno y una condena al silencio. Refleja la soledad americana, pero también la vida en el umbral de algo que puede estar a punto de suceder...
28 julio 2021 | Me gusta 1