¿Pin-Pon?

Mundo · Alfonso Calavia
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 223
20 enero 2020
Una mañana me encuentro con dos artículos en la prensa: uno a favor del pin –qué palabreja– y otro a favor del pon –a partir de ahora, lo contrario del pin–. El primero se refería a las declaraciones de uno de los hombres de VOX, Hermann Tertsch, en las que defendía el pin parental “para evitar que tu hijo pretenda penetrar a su hermanito”. ¡Ea!

Una mañana me encuentro con dos artículos en la prensa: uno a favor del pin –qué palabreja– y otro a favor del pon –a partir de ahora, lo contrario del pin–. El primero se refería a las declaraciones de uno de los hombres de VOX, Hermann Tertsch, en las que defendía el pin parental “para evitar que tu hijo pretenda penetrar a su hermanito”. ¡Ea!

¿Se habrán levantado hoy los españoles no murcianos con esta curiosa imagen? “Oye tío, vámonos a vivir a La Manga porque estoy viendo a mi hijo Pepito queriendo abrir hueco en su hermanito Menganito…”. En breves se cubrirán las plazas hoteleras de allí, claro… por el miedo al agujero. Y luego está el segundo artículo. Este de <i>Público</i>. Lo escribe Aníbal Malvar. En él afirma que “si esa teoría de la propiedad parental es cierta, el aborto debería también ser libre no solo durante la gestación, sino hasta la mayoría de edad del individuo”. Por supuesto, porque decir que los hijos son propiedad de los padres quiere decir que podemos hacer con ellos lo que nos venga en gana. Los unos incesto y los otros capricho impertinente.

El problema es que quizá existen hombres y mujeres que no están cómodos en ninguna de las posturas anteriores, que no les van bien ni los pantalones pitillo esos estrechos estrechitos, ni aquellos bombachos anchos anchotes. Quizá porque son posiciones extremas, pero extremas por mentirosas y reducidas, no por claras y contundentes, como algunos creen. Por tanto, si nos distanciamos un pelín de pin y pon, podremos darnos cuenta de que tenemos en nuestro país una ocasión de oro para debatir y entrar sin miedo en un tema verdaderamente interesante en cualquier democracia adulta: la educación de los hijos. No perdamos la oportunidad. Preguntas como a quién pertenece un hijo o quién es el sujeto educativo merecen respuestas o, al menos, argumentos de más nivel.

Personalmente me encuentro cercano al pin por entender que los padres tienen mucho que decir en cuestiones educativas de fondo relativas a sus hijos. Vale que el Estado proponga e imparta talleres sobre educación sexual, ambiental o laboral, pero este no debe tener miedo a la libertad de las familias. Si esas charlas son tan interesantes e importantes como afirman, los padres acabarán pagando una cuota para que sus hijos no se queden fuera de las mismas y puedan escuchar y aprender de lo que ahí se dice. Pero lo harán libremente. De la misma manera, es la madre quien decide que su hijo no pasará el fin de semana en casa de su amigo Fulano porque sus padres dicen muchas palabrotas en la comida.

Pero hay algo más. El culmen de la educación, a mi juicio, es que un chaval, ya sea en el colegio, en la universidad, en casa de un amigo o en la suya propia, fuera capaz de escuchar pin o pon y tuviera claro el criterio para reconocer dónde hay engaño y dónde hay verdad. Y sobre todo que tenga ganas de buscar esta última antes de ponerse demasiado rápido unos u otros pantalones. Ojalá nuestros hijos puedan repetir con gusto las palabras de Corchuelo: “Yo me contento de haber caído de mi burra y de que me haya mostrado la experiencia la verdad, de quien tan lejos estaba” (Quijote, II, 19).

Noticias relacionadas

El invierno afgano
Mundo · Claudio Fontana
Un millón de niños muertos. Es la previsión del impacto del invierno en Afganistán que formuló la ONU en septiembre. Estamos en diciembre, el invierno ha llegado y empieza a hacerse notar....
22 diciembre 2021 | Me gusta 0
El corazón agudiza el ingenio
Mundo · Maurizio Vitali
“Hoy el mundo y Polonia necesitan hombres de corazón grande, que sirvan con humildad y amor, que bendigan y no maldigan, que conquisten la tierra con la bendición”. Esta frase es del polaco san Juan Pablo II, que la pronunció en 1999 y que ahora recordaba Francisco....
24 noviembre 2021 | Me gusta 2
La primacía del Derecho europeo
Mundo · Ángel Satué
“La cooperación entre naciones, por importante que pueda ser, no resuelve nada. Lo que hay que buscar es una fusión de los intereses del pueblo europeos, no solo mantener un equilibrio entre esos intereses”, dijo Monnet. ...
24 noviembre 2021 | Me gusta 3
La crisis del islam político, entre Estado civil y emirato
Mundo · Chiara Pellegrino
Del islam político llegan señales contrastantes. Mientras que en Afganistán los talibanes han recreado su emirato, los movimientos islamistas del norte de África, que llegaron al poder en varios países siguiendo la estela de la Primavera árabe, han entrado en una parábola descendiente. ...
10 noviembre 2021 | Me gusta 0