Pacto educativo: ¿para qué?

Mundo · Eugenio Nasarre
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
12 febrero 2010
Con la sesión de la Comisión de Educación del Congreso celebrada la semana pasada, el Pacto Educativo ha entrado en un estado de máxima confusión. El ministro Gabilondo sigue aferrado a la idea de la bondad del Pacto en sí mismo. Se invoca como justificación la necesidad de dar estabilidad a nuestro sistema educativo, presuntamente aquejado de demasiados cambios y vaivenes en los últimos tiempos. Parece que la idea clave del Pacto es que la fuente de los males de nuestra educación es que llevamos  veinte años de inestabilidad y eso empieza a resultar insoportable.

El problema es que esta premisa es falsa. A lo que la educación española ha asistido en los últimos años no es a muchos cambios y vaivenes sino al "Gran Cambio" que representó la LOGSE. Un cambio de proporciones descomunales y con unos enfoques tan profundamente equivocados que el mundo educativo no ha sido capaz de digerir. Es cierto que, al inicio, la LOGSE suscitó fascinación en buena parte del profesorado y gozó del apoyo de todos los sectores de la izquierda, que convirtieron al nuevo "paradigma educativo" en un nuevo ídolo, llamado a ser la más poderosa palanca para transformar a la sociedad española y a sus valores básicos.

En cierta manera las pretensiones de los diseñadores del modelo se han cumplido. Los "valores" que impregnaban a la LOGSE se han ido introduciendo en nuestras aulas y han sido absorbidos por una buena parte de las cohortes de españolitos que iban ingresando en nuestro sistema educativo. Pero los resultados del "Gran Cambio" no han sido los previstos. El nuevo modelo ha generado un gran desorden y ha debilitado a las instituciones educativas. La crisis ha sido especialmente severa en la escuela pública para desesperación de los autores intelectuales del modelo. La consecuencia más lacerante es que un modelo concebido para lograr la máxima equidad está provocando  que un tercio de los alumnos, tras trece años de escolaridad, abandonen el sistema educativo sin ninguna titulación ni cualificación profesional, es decir, que  un tercio de los jóvenes españoles queden condenados a la marginación social y a formar un nuevo "lumpenproletariado" del siglo XXI.

Sus autores son conscientes de que el modelo se está desmoronando, porque la realidad es tozuda y los datos son incontestables. El mundo educativo vive en la desazón, que percibe el conjunto de la sociedad española. Por eso las voces a favor del Pacto son tan generalizadas, porque piensan que algo hay que hacer. El Pacto es anhelado porque parece poseer la virtud de satisfacer al mismo tiempo dos pretensiones contradictorias: el deseo de mejora y el deseo de estabilidad.

Y en esta contradicción están las verdaderas dificultades del Pacto. Porque no es posible mejorar de verdad sin  modificar substancialmente las cosas. Y lo que ya está claro, tras la lectura del documento de propuestas del Ministerio de Educación, es que los defensores del "paradigma de la Logse" no son capaces de apearse de sus planteamientos.

Por eso las concepciones del Pacto en el PSOE y en el PP siguen siendo muy distantes. Y, además, ha emergido una dificultad adicional: la posición de los nacionalistas. Los nacionalistas catalanes han advertido con absoluta claridad que la ley educativa catalana es intocable. El Pacto sólo sería aceptable para ellos si se limitara a abordar temas que no afectaran a la ley catalana. Lo cual conduciría al Pacto a la nada.

Un Pacto serviría si tuviera la valentía de afrontar tres cuestiones capitales para mejorar la educación española: la expansión de las libertades educativas; el fortalecimiento institucional de la escuela pública; la recuperación, mediante medidas potentes, de los valores imprescindibles para el éxito escolar. No son objetivos incompatibles. Todo lo contrario. Pero requieren reformas de calado y una sincera voluntad de cambio del modelo que ha regido nuestra educación en estos veinte años. Lamentablemente, esa voluntad no se percibe en el horizonte.

Y así surge la pregunta clave, la que todavía no se ha contestado: ¿para qué el Pacto Educativo? Mientras no haya una respuesta, el Pacto no saldrá del estado de confusión en el que ahora se encuentra.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3