Otro muro ha caído

Mundo · Mario Mauro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
23 febrero 2011
Casi seis mil personas han llegado desde Túnez a las costas italianas en el último mes; tres mil de ellas entre los días 11 y 14 de febrero. Estas cifras, que vienen a acompañar la tempestad institucional de las últimas semanas, nos indican con total claridad que nos encontramos frente a una auténtica emergencia. Si no la afrontamos con los medios y en los plazos adecuados, tendrá consecuencias incontrolables.

Dadas las características de un fenómeno cuyas proporciones están llamadas a dilatarse de forma consistente, es más urgente que nunca que Europa elabore una estrategia con vistas a ayudar a estos países, que por sí solos no llegarán nunca a soportar el peso de los acontecimientos que se están desarrollando en el área del Mediterráneo. Desde este punto de vista, la contribución de 100 millones de euros por parte de Italia sólo sería el comienzo. El gran objetivo debe ser la realización de un sistema único de asilo a nivel de la UE de aquí al 2012.

En el debate celebrado la semana pasada en Estrasburgo, la comisaria europea Cecilia Mallstrom mostró en su intervención una valiosa disponibilidad frente a las peticiones de ayuda del ministro Maroni. Para hacer frente a la emergencia, la Unión Europea debe empezar a utilizar los instrumentos que ya existen, como el Frontex, que debe elaborar inmediatamente un informe de análisis sobre la situación actual de inestabilidad en el norte de África y sobre los escenarios migratorios que se derivan de ella.

Se debe aplicar inmediatamente el reparto entre los Estados miembros, tanto en relación con los refugiados como con todos aquellos que tienen derecho a la protección internacional, incluidos los inmigrantes irregulares. No debemos ignorar que la inestabilidad generada en el Magreb puede alimentar la criminalidad y el terrorismo, y por eso es necesaria la implicación de la Europol, para desarrollar análisis específicos sobre las infiltraciones criminales y terroristas en el territorio de la UE.

Debemos darnos cuenta de que la historia nos pone delante un desafío que tenemos que afrontar con la misma determinación con que lo hicimos en años pasados frente a la transición democrática e integración de los países del Este de Europa. La UE debe erigirse como portavoz mundial de una gran iniciativa política y económica a favor de los países del Mediterráneo.

La propuesta que se debe llevar adelante es la de remodelar de forma equilibrada en los próximos años los fondos a disposición de la Europa oriental en favor del área mediterránea, con un reparto de los recursos al menos equitativo. La UE debe además promover programas regionales de asistencia, con una participación adecuada del ACNUR, teniendo en cuenta también la presencia de este organismo de la ONU en territorio tunecino y en toda la región.

La verdadera emergencia no es la inmigración, ésta es sólo una consecuencia. La verdadera emergencia son los movimientos que están cambiando los equilibrios existentes hasta ahora en el área del Magreb. Estos hechos, por su intensidad y por sus dimensiones, sólo son comparables a la caída del bloque soviético en 1989.

Hasta hoy, Europa se ha mostrado incapaz de refundar una estrategia propia para el Mediterráneo, lo ha intentado muchas veces y siempre ha fracasado. Basta con pensar en el proceso de Barcelona de la Unión Europea para el Mediterráneo. Por desgracia, no contamos con una visión adecuada de la problemática que tenemos delante. En 1989 nos movilizamos por el Este europeo y nos unimos para conseguir la estabilidad en la zona. Debemos hacer lo mismo para el Mediterráneo.

Il Sussidiario

Noticias relacionadas

¿Qué futuro para Europa?
Mundo · Ángel Satué
No basta que nos hablen de Europa para ser europeístas, no basta con disfrutar las bondades racionales de la libertad de movimientos de capitales, mercancías y personas. Parece que las 12 estrellas quedan muy altas....
11 junio 2024 | Me gusta 3
Unida en la diversidad, «In varietate concordia»
Mundo · Ángel Satué
Junto con el Brexit y la respuesta al COVID la guerra de Ucrania ha tenido un efecto federalizante, esto es, de compartir soberanía. En el siglo XXI la soberanía de los Estados Miembros se debe de conjugar, por necesidad y algunos, por convicción, en un compartir soberanía de un modo multinivel....
6 junio 2024 | Me gusta 1
Himnos y manipulaciones
Mundo · GONZALO MATEOS
No debemos dejarnos cegar por algunas dinámicas de confrontación política buscadas para exacerbar nuestros sentimientos. Son tiempos de reflexión, de debate plural sobre el cuestionamiento de lo que se consideraba incuestionable pero que afecta a nuestro ideal común....
3 junio 2024 | Me gusta 3
Europa se construye en la crisis
Mundo · Ricardo Gómez Laorga
La pandemia puso a Europa «frente al espejo» de su excesiva dependencia de la producción foránea en determinados bienes básicos y estratégicos. Esto auspicio un nuevo rumbo en la política exterior hacia una «autonomía estratégica abierta»....
3 junio 2024 | Me gusta 2