No es casualidad

Cultura · Cristian Serrano
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 187
25 febrero 2014
Dentro y fuera del campo, similar situación. Mientras trata de recuperar la mejor versión el Barcelona vuelve a padecer en su campo maldito. Desde que la Real Sociedad logró su último ascenso a primera, el Barça no gana en Anoeta. En lo extradeportivo ocurre lo mismo. Se sienten maltratados y perseguidos con el caso Neymar, pero saldan cuentas con Hacienda.

Dentro y fuera del campo, similar situación. Mientras trata de recuperar la mejor versión el Barcelona vuelve a padecer en su campo maldito. Desde que la Real Sociedad logró su último ascenso a primera, el Barça no gana en Anoeta. En lo extradeportivo ocurre lo mismo. Se sienten maltratados y perseguidos con el caso Neymar, pero saldan cuentas con Hacienda.

El año uno del Tata Martino sigue generando murmullo. Con paso firme en la Champions, hizo del Etihad Stadium su particular lugar de reivindicación para los dudosos. Volvió la liga y con ella la versión más pobre de toda la temporada. Cayó en todo: ambición, estilo, profundidad e intensidad. La Real logró resarcirse de las penas sufridas en Copa para volver a afianzar los tiempos dorados que se viven en la Concha.

Por momentos el Barcelona pareció aburrido y conformista. Se dejó llevar por los de Arrasate la noche en que el Tata se reveló a escondidas camino del vestuario y acabó expulsado. El sopor se apoderó del conjunto catalán. Los donostiarras, electrizantes, ansiosos, mostraron sus mejores argumentos. Precisión en el pase, intensidad en la presión, y perfecta definición ante la portería de Valdés fueron las bases de una gran victoria que permitió dormir líder al Madrid.

Martino, sabedor del buen hacer de la Real, quiso innovar para no verse sorprendido. Ese fue el mejor pretexto para que los vascos realizaran un gran partido. El Barcelona sabe jugar a lo de siempre, cualquier modificación será cocción a fuego lento. A Bartra y Montoya les queda mucho tiempo de madurez, lo mismo que Song no es Busquets. Además la delantera quedó sin referencia clara.

No es casualidad ni la victoria donostiarra ni la derrota azulgrana. Jagoba montó un espectacular tridente formado por Griezmann y Vela con Canales de acompañante. Vuelven a ser candidatos a Europa. Son un equipo sólido, maduro, que además practica un juego vistoso. Martino no debería inventar, al menos por ahora, otro juego distinto al aprendido. De lo contrario, se repetirán estos extraños resultados.

Noticias relacionadas

El movimiento del péndulo
Cultura · Alver Metalli
Se habla mucho del después de la cuarentena en América Latina, cuando la pandemia pueda ser, si no archivada, al menos domesticada. Es una perspectiva más o menos lejana según los países pero algunos ya imaginan cómo será el nuevo mundo, qué cosas dejaremos de hacer igual y qué cambiará...
18 junio 2021 | Me gusta 3
Vivir de algo más grande
Cultura · Jesús de Alba
Me gustaría comunicar lo que he aprendido durante este extraordinario periodo de la pandemia sanitaria con la que llevamos ya un año largo. Ha sido un periodo fructífero para entender más y mejor de qué está hecha la vida y cómo vivirla mejor, a la estatura de lo humano....
11 junio 2021 | Me gusta 8
Chesterton, defensor de lo obvio
Cultura · Antonio R. Rubio Plo
A la hora de leer un libro de artículos periodísticos no siempre es fácil encontrar un hilo conductor. Puede que exista, o que existan varios a la vez, o simplemente que el autor se proponga salvar, en la medida de lo posible, sus artículos de la inevitabilidad de lo efímero. ...
10 junio 2021 | Me gusta 2
¿Ocaso de la democracia?
Cultura · Francisco Medina
A nadie se le escapa la aceleración de los cambios a los que estamos asistiendo desde hace un par de décadas. Tweets, blogs, libros, revistas y artículos escritos por especializados, opinólogos, expertos… la interpretación de lo que nos sucede, al poder....
30 mayo 2021 | Me gusta 3