Movimiento Singularidad, el sueño del hombre salvado por la tecnología

Mundo · Lorenzo Albacete (Nueva York)
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
17 junio 2010
Una amiga mía ha pasado recientemente unos días en casa de su hija, ocupándose de los niños, de perros y gatos. La hija se había ido de escapada de fin de semana con su marido. El nieto mayor, un muchacho de 13 años, se ha pasado todo el tiempo libre delante de la televisión con los videojuegos.

A través de internet, se conectaba con sus amigos, intercambiaba juegos y se aliaba primero con uno y luego con otro con el objetivo de aumentar sus posibilidades de ganar. Quien ganaba asumía el control y la dirección de todos los cambios posibles en la forma del juego. Preocupado por esto, mi amiga me pidió una opinión. No quería ser una más en la "generación de las abuelas" asustadas por las opiniones y comportamientos de la juventud. Dado que tenemos la misma edad, y tengo una formación científica y tecnológica, quería saber lo que pensaba.

Le he dicho que debía expresar sus dudas a su hija, no debemos preocuparnos por haber sido adelantados. De hecho, tenemos la responsabilidad de expresar nuestras preocupaciones a los jóvenes porque somos portadores de la tradición del pasado. Esta tradición, de generación en generación, es un recurso vital para que los jóvenes puedan formar sus propios juicios acerca de lo que significa el ser humano. Se les debe enseñar a tomar esta tradición como una "hipótesis de trabajo" para la vida que debe ser examinada por la experiencia racional. Ése es el riesgo educativo.

Después leí un artículo en The New York Times que muestra claramente lo que está en juego cuando la tradición se ignora. Ese mismo día un programa de televisión en National Geographic Channel me confirmó la urgente necesidad de expresar nuestras preocupaciones. El artículo se publicó el domingo 13 de junio en la sección de negocios de The Times. La ubicación tiene significado, no estaba en la sección de "fantaciencia", ni siquiera en la de "ciencia y tecnología". Al colocar el artículo en la sección de negocios se quería decir que lo que se describía no es un simple sueño o una fantasía sino una perspectiva sobre la realidad que está creciendo en Estados Unidos entre los que tienen más poder, entre los que saben cómo manipular los grandes cambios sociales para obtener ganancias.

El artículo, escrito por Ashlee Vance, ocupaba tres páginas completas del periódico, prueba de la importancia dada al tema por los editores. El título era: "¿Sólo humano? Eso era ayer". Hablaba del Movimiento Singularidad y lo describía como "la fusión de la tecnología y la mente humana". Alrededor del 70 por ciento de la tecnología de la que se hablaba en el artículo es incomprensible para mí. Por otra parte tampoco me interesa mucho entenderla: en este momento me interesan sólo las cuestiones filosóficas y antropológicas planteadas por la tecnología. El artículo se ocupaba de los problemas filosóficos que ha generado la investigación tecnológica y las aplicaciones que promueve el Movimiento de Singularidad, en constante crecimiento. Sólo tocaba brevemente los aspectos teológicos.

Consideremos solamente las siguientes citas: "Vamos a superar todos los límites biológicos de lo que significa ser humano, la tecnología ampliará lo que somos". La "clave para la siguiente fase de la evolución estará fuera del alcance de la mayoría de la gente. Singularidad no es una visión para toda la sociedad, como fueron las de Lenin o las de Milton Freedman. Es sólo para la gente rica que se construye un bote salvavidas y abandona la nave (…). Con el tiempo, el universo entero estará saturado por nuestra inteligencia. Éste es el destino del universo".

La nueva serie de televisión de National Geographic Channel está protagonizada por el gran actor Morgan Freeman. La primera semana se ha dedicado a la posibilidad tecnológica de descubrir la existencia de Dios y aseguraba que nuestros nietos serán tecnológicamente tan avanzados que podrán rehacer el mundo, incluyendo el pasado.

Todo esto puede darle a mi amiga (y a todos nosotros) una la idea sobre el valor de sus preocupaciones. En cuanto a tecnología, podemos encontrar a un niño de 13 años que nos la explique. Acerca de la fe… tengo que decir que estoy entusiasmado con la gran oportunidad de llevar el testimonio del Evangelio de Cristo en estas circunstancias, en las que cada vez es más claro lo que le sucede a nuestra humanidad cuando se separa de Él.

Noticias relacionadas

Paladas de ceniza
Mundo · Fernando de Haro
El trabajo de la misión de la OMS en China para conocer los orígenes del virus nos indica hacia dónde vamos. La misión llegó más de un año después de que todo hubiese empezado. Sus miembros solo pudieron realizar las visitas que les había programado el Gobierno. ...
15 febrero 2021 | Me gusta 5
Ramy Essam, el megáfono de la revolución egipcia
Mundo · Riccardo Paredi
Hace diez años, el 25 de enero de 2011, un joven egipcio de 23 años llamado Ramy Essam salió a la plaza de Tahrir junto a millones de compatriotas pidiendo “pan, libertad y dignidad”. ¿Qué le diferenciaba del resto de manifestantes? Su guitarra y su voz. ...
29 enero 2021 | Me gusta 2
Una ayuda para levantarnos
Mundo · Francisco Medina
El pasado 31 de diciembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado un Real Decreto-Ley (el Real Decreto-Ley 36/2020, de 30 de diciembre), conteniendo una serie de medidas destinadas, en principio, a la ejecución del llamado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, así como a la...
15 enero 2021 | Me gusta 4
Cuando “muere” la verdad, solo vale una presencia
Mundo · Luca Doninelli
Leo siempre con gran interés los editoriales de Páginas Digital y me ha llamado mucho la atención el de esta semana, “En el Capitolio el fin de un mundo”, que tal vez merecería un verbo en el título para quitar de la cabeza al lector la idea de que en el Capitolio solo se haya acabado “un...
15 enero 2021 | Me gusta 2