Jumana Trad: ´Los cristianos sirios son el chivo expiatorio´ II

Mundo · Fernando de Haro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 336
23 septiembre 2013
Segunda parte de la entrevista a Jumana Trad, presidenta de la Fundación  Promoción Social de la Cultura. 

Se impone la vía diplomática para resolver el conflicto sirio. ¿Cuál podría ser esa salida?

La propuesta totalmente inesperada realizada por el presidente ruso Vladimir Putin de poner el arsenal químico sirio bajo control internacional para su destrucción, ha dado un giro total a la crisis siria. Una semana después, el 14 de septiembre, el ministro ruso de asuntos exteriores, Lavrov y su homólogo de Estados Unidos, John Kerry, establecían un procedimiento conjunto por ello.  Entre los puntos acordados, estaban una fecha para completar la destrucción: mediados de 2014, un supervisor: Naciones Unidas. Mientras este último, en un gesto de buena voluntad, solicitaba su adhesión a la convención 1993 sobre la interdicción de las armas químicas (CIAC).  Pocos días después, un informe demoledor del secretario general de Naciones Unidas, confirmaba el uso masivo de estas armas.

Este encuentro marca un hito, es  la primera vez desde las primeras manifestaciones contra el régimen en Siria, en marzo del 2011, que se ha conseguido un acuerdo sobre la situación entre los dos países más representativos de los dos bloques que se han formado a raíz de los eventos: los pro rebeldes y los pro gobierno.

¿Podría ser este acuerdo ruso-americano un primer paso para empezar negociaciones entre los dos bloques?

Sin ser muy optimista, el camino no va a ser fácil entre ellos porque los dos bloques tienen planteamientos opuestos y agendas geopolíticas distintas.  El primer bloque, el grupo de los Amigos de Siria, liderado principalmente por Estados Unidos, los países de la Unión Europea, Turquía, Qatar y Arabia Saudí, considera que Bashar el Assad debería marcharse, que este dictador heredero y continuador de un régimen cruel no merece estar asociado a un posible reglamento.  Mientras el otro, compuesto principalmente por Rusia, Irán, y China, considera que es preferible un arreglo político, y rechaza una intervención militar extranjera, apostando por resolver la crisis en Siria a través de un diálogo nacional entre todas las partes.  No obstante, Hassan Nasrallah, líder de la milicia libanesa Hizbollah, próxima a Irán, ha confirmado la participación de sus tropas en la guerra con el ejército sirio.

Quizás Bashar Al Assad no sea digno de gobernar su país, su gobierno está siendo acusado formalmente por Naciones Unidas, de haber cometido muchos crímenes contra la humanidad, pero también según Naciones Unidas, ha acusado a los grupos rebeldes de haber cometido crímenes de guerra.  Lo que resulta claro es que a corto plazo, se debería contemplar de forma más concreta quienes podrían y deberían ser parte de una solución negociada para parar el derrame de sangre y la destrucción en Siria.

Ahora mismo, quizás, la pelota esté del lado del gobierno sirio que tiene que colaborar para poder llevar a cabo este desarrollo lo más rápidamente posible y sin poner trabas el proceso de desarme.

¿Qué consecuencias podría haber tenido un ataque?

El escenario militar contemplado para el ataque a Siria no tenía un objetivo claro y su meta era castigar al régimen de Bashar el-Asad con bombardeos pero sin derrocarlo.

Este ataque habría sido apoyado por los partidarios que desde el principio de las revueltas apoyaban una solución militar siguiendo el modelo del caso de Libia, a través de la intervención directa de occidente o de forma indirecta armando masivamente a la población, y habría probablemente hecho más difícil encontrar una solución negociada al problema.

La situación geopolítica de Siria es muy compleja. Hay que recordar que la población siria es un crisol de minorías diversas, este país tiene 23 millones de habitantes, de ellos el 74% son musulmanes sunitas, de distintas etnias árabes, kurdos, circasianos y chechenos, 16% son musulmanes alauitas y drusos y el 10% son cristianos.

La situación actual, de oposición feroz entre las fuerzas del régimen que han declarado la guerra total a los rebeldes y los de la oposición que no admiten ninguna negociación sin el derrocamiento del mismo régimen, están alimentando una radicalización del conflicto en forma de fundamentalismo sunita que está teniendo dos consecuencias muy alarmantes, la consiguiente persecución de las minorías religiosas y la extensión de una confrontación con base confesional sunita-chiita, a otros países de la región.

De hecho, si al principio del levantamiento, la oposición siria era diversa en su composición, a medida que el conflicto se ha militarizado, los insurgentes sunitas han ido tomando un mayor protagonismo, mientras las minorías se han retirado quedando a la expectativa en una situación no exenta de angustia.

¿Qué está sucediendo en las zonas controladas por los rebeldes?

Los testimonios que nos llegan sobre la situación que prevalece en algunas de las zonas controladas por los rebeldes, tales como Alepo y Idlib, informan de presiones y acoso hacia las minorías y del establecimiento de consejos locales de la Sharía dirigidos por jueces islamistas, y todo ello no hace prever nada bueno para el equilibrio en el seno de la diversidad religiosa y étnica en este país.

Por otra parte la radicalización de la crisis siria se está trasladando a los países vecinos, tales como Iraq, donde este año, se está notando un recrudecimiento del conflicto sunita-chiita con una proliferación de atentados terroristas ciegos que ya han causado desde principios de este año más de 4.100 victimas.

Pero, y sobre todo, está afectando al Líbano donde las tensiones entre las diversas comunidades, sunitas y chiitas, se hace notar cada vez más, siendo el país que actualmente cuenta con mayor número de confrontaciones e incidentes fronterizos, cada vez más frecuentes, con asesinatos selectivos, atentados terroristas de tipo confesional y un importante flujo de refugiados sirios.

También Turquía se podría ver afectada, por la cuestión kurda que comparte con Iraq y Siria. Además de las constantes provocaciones que están ya teniendo lugar, desde el Golán o desde la frontera libanesa, con el objetivo de implicar a Israel en otra guerra.

¿Que supondría la victoria de los rebeldes? ¿Cuál es el elemento dominante en la oposición?

El elemento político dominante de las fuerzas de oposición está actualmente organizado en una Coalición Nacional de las Fuerzas de Oposición y de la Revolución, creada en noviembre de 2012, con sede en El Cairo, agrupando a una gran parte de las facciones opositoras sirias. Ha sido creada por la insistencia de Estados Unidos y de los países del Golfo con la intención de unificar a la oposición y asegurar la diversidad de su representación. Está compuesto por 63 miembros de distinta procedencia.

Ha sido reconocida como la única representante del pueblo sirio por la Liga de los Estados Árabes, que les ha cedido el escaño de Siria en su seno, por la Unión Europea, los Estados Unidos, Francia, Turquía, Arabia Saudí, Qatar, etc…Algunos países, como Francia, hasta la han reconocido como legítimo gobierno democrático de Siria. Se ha procedido recientemente a la elección de un nuevo primer ministro en el exilio, Ahmed Toumieh, y de un presidente, Ahmed Jabra.

Pero en el terreno, la situación es más confusa, los rebeldes armados están divididos en múltiples facciones y hacen poco caso a la unificación de la cúpula política cuando no la rechazan del todo. El principal grupo armado de la oposición es el Ejercito Libre Sirio (ALS), lo componen principalmente desertores de las fuerzas armadas sirias y de civiles con su coronel Ryad El Assad. Apoya la Coalición y recibe apoyo financiero, armas y entrenamiento de las fuerzas occidentales, Arabia Saudí, Qatar, Turquía, etc…

De otra parte, según extractos de un estudio realizado por IHS Jane – la consultora británica especializada en defensa – publicado el 15 de septiembre por el diario The Daily Telegraph, los yihadistas y radicales islámicos representan ahora mismo casi la mitad de las fuerzas rebeldes que luchan contra el régimen sirio.

El estudio dice que el número total de combatientes de la oposición, fragmentada en unos 1.000 grupos es alrededor de 100.000[1]. Parte de ellos son yihadistas (que quieren hacer un emirato más global e integrar a Siria en él) aunque la mayoría son islamistas radicales pero centrados en el combate en Siria.

Los representantes más conocidos de los yihadistas son el Frente Al-Nosra y el Estado Islámico de Iraq y del Levante (EIIL) ambos rechazan la Coalición, están muy bien organizados, y quizás más potentes que la ALS, se reclaman abiertamente de Al Qaida y representan actualmente el desafío más importante que tienen los rebeldes sirios para poder dar credibilidad a su lucha. Están compuestos de “brigadas internacionales” del yihadismo, entre sus rangos figura gente de distintas nacionalidades, incluidos occidentales, y han reivindicado ya múltiples atentados terroristas suicidas.

De otra parte el caos, la distribución de las armas entre la población civil y el deterioro de las fuerzas del orden, han hecho posible la aparición de más bandas armadas, sin mucha ideología, pero con afán de tener una parcela de poder, aunque sea para extorsionar a los civiles mediante secuestros, asesinatos y robos. Este fenómeno es bien conocido en las situaciones de guerra civil.

Ahora mismo, no parece que los rebeldes estén erigidos en una fuerza unida capaz de instaurar con facilidad lo que se espera de ellos, la democracia con el respecto a los derechos humanos y la diversidad religiosa. Tampoco ninguna facción tiene ahora mismo la capacidad de prevalecer sobra la otra. A menos que las cosas cambien, la actual radicalización que se nota en el seno de las distintas facciones haría muy complicado que las minorías acepten su gobierno, en efecto, aunque se derroque al régimen de Bashar Al Assad, los dos millones de alauitas sirios no van a aceptar con facilidad vivir bajo un yugo islamista, ni tampoco los kurdos.

Así que todo parece indicar actualmente, que la inestabilidad actual, en caso de victoria de la actual nebulosa rebelde, durará probablemente mucho más tiempo en la región y seguirá casi con toda seguridad causando más sufrimiento y radicalización pudiendo incluso podría llevar a una posible fragmentación de Siria.

________________________________________

[1] http://www.la-croix.com/Actualite/Monde/Pres-de-la-moitie-des-rebelles-syriens-sont-des-islamistes-extremistes-2013-09-17-1017997

Noticias relacionadas

Democracia y mundo árabe
Mundo · Wael Farouq
Las dificultades a las que se enfrenta la democracia para encontrar derecho de ciudadanía en el mundo árabe tienen su origen en visiones parciales, defensivas, de posiciones contrapuestas entre distintas corrientes de pensamiento. Un conflicto interpretativo que pierde de vista el corazón, la...
29 junio 2021 | Me gusta 2
Sigue siendo el tiempo de la persona
Mundo · Giovanna Parravicini
Caso Navali, caso Protasevic, el pensamiento único sigue ejerciendo represión, pero a pesar de ello en Rusia, en algunas personas, se abren paso “milagros” de apertura...
16 junio 2021 | Me gusta 3
Para no morir de régimen
Mundo · Giovanna Parravicini
Se impone la vía diplomática para resolver el conflicto sirio. ¿Cuál podría ser esa salida? La propuesta totalmente inesperada realizada por el presidente ruso Vladimir Putin de poner el arsenal químico sirio bajo control internacional para...
23 mayo 2021 | Me gusta 2
Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 2