El Kiosco

Huida

Mundo · Elena Santa María
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 634
7 julio 2017
Con el mes de julio empiezan las vacaciones para muchos. Esperamos con ansia su llegada, días en que cambiaremos la cotidianidad por la novedad. Días de descanso, de olvidar por unos días preocupaciones, agobios. Todos esperan las vacaciones pero, ¿vacaciones de qué? En El Periódico, Milena Busquets dice: ´Yo no necesito hacer vacaciones de mi casa, que me encanta, ni de mi ciudad, a la que adoro, ni de mi país, que tal vez sea el más bonito del mundo después de Italia. Quiero hacer vacaciones de los ojos de besugo de la frutera (...) Quiero echar furiosamente de menos a mis amigos, al quiosquero, a la secretaria del colegio, al viejecito fatigoso que siempre me cuenta su proyecto de novela. Quiero vacaciones de los demás. Pero sobre todo, quiero hacer vacaciones de mí misma´.

Con el mes de julio empiezan las vacaciones para muchos. Esperamos con ansia su llegada, días en que cambiaremos la cotidianidad por la novedad. Días de descanso, de olvidar por unos días preocupaciones, agobios. Todos esperan las vacaciones pero, ¿vacaciones de qué? En El Periódico, Milena Busquets dice: ´Yo no necesito hacer vacaciones de mi casa, que me encanta, ni de mi ciudad, a la que adoro, ni de mi país, que tal vez sea el más bonito del mundo después de Italia. Quiero hacer vacaciones de los ojos de besugo de la frutera (…) Quiero echar furiosamente de menos a mis amigos, al quiosquero, a la secretaria del colegio, al viejecito fatigoso que siempre me cuenta su proyecto de novela. Quiero vacaciones de los demás. Pero sobre todo, quiero hacer vacaciones de mí misma´.

Esta especie de huida de uno mismo la encontramos también en la literatura. Manuel Jabois dice en El País, recordando los libros que marcaron su infancia, que ´hay una literatura con la que se aprende que la mayor ambición, desde escapar de casa hasta conquistar el mundo, responde a un objetivo infantil; se lee para salir del cuarto, y cuando se deja de leer no se puede volver a ningún sitio´. La literatura siempre ha formado parte de lo que llamamos cultura, aunque este concepto cada vez es más confuso. Recuerda Félix de Azúa en El País al primer ministro de cultura que hubo en Francia, André Malraux. Dice de él lo siguiente: ´Malraux tenía una idea elevada de la cultura, la cual no era, dijo, ‘el conjunto de misteriosas respuestas que puede darse un hombre cuando contempla en el espejo lo que será su rostro tras la muerte’ –y añade Azúa– los años transcurridos desde entonces han eliminado cualquier tentación de darle un significado a la nada, de ‘arrancarle algo a la muerte’. Y la cultura de Estado es hoy el Día del Orgullo Gay, la Liga, o la Diada Nacional. Diversiones para gente persuadida de ser inmortal´.

¿Cómo encaja la definición de cultura de Malraux en el mundo de hoy? Con motivo de la celebración del 40º aniversario de las primeras elecciones democráticas, Antoni Puigverd expresaba en La Vanguardia que ´las nuevas generaciones no aceptan el relato beatífico de la transición porque se sienten expulsadas. Cataluña expresa seria desafección porque siente que el pacto de 1978 ha sido reinterpretado en su contra´. Y se pregunta: ´¿Quién apadrinará en España estos dos fenómenos a fin de llevarlos fraternalmente hacia el camino de la reforma?´.

Por otro lado, frente a todas estas cuestiones, Carmen Posadas escribía en XLSemanal sobre un encuentro que tuvo con María Paramés y José Amián, los padres de uno de los chicos que falleció hace dos meses al caer por el hueco del ascensor. Escribe Carmen: ´lo primero que me llamó la atención, incluso antes de admirar su serena sonrisa, fue que pronunciara una palabra que se ha vuelto tabú en nuestros días. Ya nadie usa el verbo `morir` (…) llamar a las cosas por su nombre es el primer paso para aceptar lo inexorable. (…) No es más humano, bueno, generoso, noble, etcétera quien más se derrumba, sino, muchas veces, todo lo contrario. Más aún, que mostrar entereza, dignidad y serenidad frente a las adversidades ayuda a sobrellevarlas. Claro que lo que más ayuda es una gran fe como la de los Amián. Pero ese es un apoyo que muchos hemos descartado sin saber, me temo, lo que realmente estábamos desechando´.

Noticias relacionadas

La violencia nunca es la última palabra
Mundo · Pierluigi Banna
Este año Pentecostés no solo se celebró en la iglesia de San Francisco en Owo (Nigeria) sino que se “consumó”. El martirio, que nunca debe buscarse directamente, siempre representa un reclamo potente al verdadero sentido de Pentecostés, no solo para los cristianos sino también para quien...
17 junio 2022 | Me gusta 1
Elecciones legislativas francesas: LIF y 3i
Mundo · Ángel Satué
En Francia hay elecciones legislativas este fin de semana. Una nueva primera vuelta, en un país que viene dividido de serie de las elecciones presidenciales, y que se dividirá aún más políticamente si en cada circunscripción se va a una segunda vuelta, pues en estas se vota para que otro no...
10 junio 2022 | Me gusta 2
En el mundo irreal de Putin, cualquier mentira vale
Mundo · Adriano dell'Asta
En los días que siguieron a la invasión de Ucrania se planteó muchas veces el tema de su posible justificación, una cuestión incluida en el orden del día por el mismo Putin, con una relectura de la historia que tiene unas características digamos que un poco fantasiosas pero que permiten sin...
24 mayo 2022 | Me gusta 0
El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2