Hay un nuevo Sadam

Mundo · Roberto Fontolan
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
25 abril 2010
Son meses de grandes movimientos en el escenario de Oriente Medio. Todo está determinado por el enigma iraní, por cuál sea la intención real de Teherán y cuál las respuestas de los diferentes países ante el posible uso de las opciones militares.

Además de los problemas de las relaciones entre Israel y los Estados Unidos, y las de Israel y Turquía, hay que añadir otro hecho de gran importancia: Washington está armando las baterías de misiles Patriot y otros sistemas de defensa en varios países del Golfo, entre los que están los Emiratos Árabes y Kuwait.

El misil Patriot es defensivo y está claramente diseñado como un elemento de disuasión contra Irán (y para tomar posibles represalias contra las instalaciones nucleares de la República Islámica). En la zona rica de los países petroleros del Golfo, el Pentágono ha firmado importantes acuerdos militares en los últimos tiempos. Los analistas han señalado que se trata de un esfuerzo financiero muy importante, sólo en los Emiratos Árabes se han establecido baterías, además de un número no especificado de aviones conocidos como "radares volantes".

Arabia Saudí es otra cosa. En este momento es un país que, intimidado por los proyectos atómicos de los ayatolás de Teherán, mira con especial atención a lo que sucede en el norte de Yemen, donde la rebelión chií ha dado motivos a los iraníes para demostrar su fuerza. Teherán es acusado de haber enviado suministros -también fue bloqueado un barco-– y hombres, en una misión encargada a Hezbolá, el “Partido de Dios de los chiís libaneses. Según fuentes árabes, un buen número de milicianos libaneses han desaparecido en circunstancias misteriosas en Yemen. Podrían ser elementos dedicados a la actividad de inteligencia.

Riad tiene sus principales yacimientos de petróleo en el este de la península arábiga, una región habitada mayoritariamente por chiíes y se siente por esto más expuesto. Además de la adopción de estrictas medidas de seguridad alrededor de sus instalaciones petroleras, el Gobierno saudí ha acordado una coordinación militar con Washington que es la más importante de Estados Unidos en el Golfo.

En esos acuerdos de coordinación se incluyen la modernización de su flota de aviones Awacs de radar (310 millones de dólares), la compra de un sofisticado sistema de navegación aérea a baja altitud durante la noche y un sistema de identificación de objetivos con infrarrojo (200 millones de dólares). La Fuerza Aérea del Reino también estará equipada con 900 bombas JDAM con bombas guiadas que fueron probadas en Iraq en 2003. Los buques de guerra estarán equipados con misiles AIM-9X, sensibles al calor.

Veinte años después de la primera Guerra del Golfo y siete años después del inicio de la segunda, el objetivo de la acción militar ha cambiado totalmente.

Noticias relacionadas

Powell y la polarización española
Mundo · F.H.
En las últimas horas ha muerto el que fuera secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell. Nacido en Harlem, de padres jamaicanos, creció al sur del Bronx y se graduó en el City College de Nueva York. ...
19 octubre 2021 | Me gusta 3
Tratados, Constitución y cómo evitar un Polexit
Mundo · Miguel de Haro Izquierdo
En el tablero de las relaciones internacionales se diseña y está en juego una importante partida sobre la primacía, a corto y medio plazo, sobre qué región y qué país van a poder dominar el mundo de los negocios, la economía, la cultura, el desarrollo tecnológico, la geopolítica, las...
13 octubre 2021 | Me gusta 4
Elecciones en Alemania. “Willkommen” al futuro
Mundo · Ángel Satué
Cuando pienso en la política alemana, siempre alcanzo a recordar a Helmut Kohl. También me saltan a la memoria Margaret Thatcher, Mitterrand y González, al que el tiempo mejoró. Los cuatro son parte del pasado político de Europa, y piezas fundamentales. ...
1 octubre 2021 | Me gusta 4