Hay un nuevo Sadam

Mundo · Roberto Fontolan
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
25 abril 2010
Son meses de grandes movimientos en el escenario de Oriente Medio. Todo está determinado por el enigma iraní, por cuál sea la intención real de Teherán y cuál las respuestas de los diferentes países ante el posible uso de las opciones militares.

Además de los problemas de las relaciones entre Israel y los Estados Unidos, y las de Israel y Turquía, hay que añadir otro hecho de gran importancia: Washington está armando las baterías de misiles Patriot y otros sistemas de defensa en varios países del Golfo, entre los que están los Emiratos Árabes y Kuwait.

El misil Patriot es defensivo y está claramente diseñado como un elemento de disuasión contra Irán (y para tomar posibles represalias contra las instalaciones nucleares de la República Islámica). En la zona rica de los países petroleros del Golfo, el Pentágono ha firmado importantes acuerdos militares en los últimos tiempos. Los analistas han señalado que se trata de un esfuerzo financiero muy importante, sólo en los Emiratos Árabes se han establecido baterías, además de un número no especificado de aviones conocidos como "radares volantes".

Arabia Saudí es otra cosa. En este momento es un país que, intimidado por los proyectos atómicos de los ayatolás de Teherán, mira con especial atención a lo que sucede en el norte de Yemen, donde la rebelión chií ha dado motivos a los iraníes para demostrar su fuerza. Teherán es acusado de haber enviado suministros -también fue bloqueado un barco-– y hombres, en una misión encargada a Hezbolá, el “Partido de Dios de los chiís libaneses. Según fuentes árabes, un buen número de milicianos libaneses han desaparecido en circunstancias misteriosas en Yemen. Podrían ser elementos dedicados a la actividad de inteligencia.

Riad tiene sus principales yacimientos de petróleo en el este de la península arábiga, una región habitada mayoritariamente por chiíes y se siente por esto más expuesto. Además de la adopción de estrictas medidas de seguridad alrededor de sus instalaciones petroleras, el Gobierno saudí ha acordado una coordinación militar con Washington que es la más importante de Estados Unidos en el Golfo.

En esos acuerdos de coordinación se incluyen la modernización de su flota de aviones Awacs de radar (310 millones de dólares), la compra de un sofisticado sistema de navegación aérea a baja altitud durante la noche y un sistema de identificación de objetivos con infrarrojo (200 millones de dólares). La Fuerza Aérea del Reino también estará equipada con 900 bombas JDAM con bombas guiadas que fueron probadas en Iraq en 2003. Los buques de guerra estarán equipados con misiles AIM-9X, sensibles al calor.

Veinte años después de la primera Guerra del Golfo y siete años después del inicio de la segunda, el objetivo de la acción militar ha cambiado totalmente.

Noticias relacionadas

Putin tiene miedo de una Ucrania democrática
Entrevistas · Juan Carlos Hernández
Entrevistamos a Adriano dell`Asta autor del libro "Rusia, 1917" (Ed. Encuentro) acerca de la guerra en Ucrania. Si no existe la verdad entonces solo queda el poder, la fuerza dice el profesor de la Católica de Milán....
22 noviembre 2022 | Me gusta 4
La guerra en Ucrania y la “profecía por la paz”
Mundo · Páginas digital
Por su interés publicamos el manifiesto de Comunión y Liberación sobre la situación del conflicto ucraniano. Una contribución que se ofrece a todos para comprender el valor del juicio del papa Francisco y promover iniciativas públicas de oración y confrontación....
17 noviembre 2022 | Me gusta 3
Quién es Kadyrov, el fidelísimo de Putin
Mundo · Mauro Primavera
Con el tiempo, el líder checheno ha ido construyendo una amplia red de relaciones con los países del Golfo y se presenta como intermediario entre Moscú y Oriente Medio. Hoy es uno de los mayores defensores de la guerra en Ucrania, que valora como una yihad....
9 noviembre 2022 | Me gusta 0