El País, de rebajas

Mundo · M. Medina
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
30 enero 2011
Berlusconi es un producto fácil para la prensa española y cotiza alto en You Tube. El video que reproduce el momento en el que el primer ministro llamaba este miércoles al programa de televisión L´indefedele de la 7 para polemizar con su conductor Gad Leder, ha estado entre los más vistos de la semana. Berlusconi es un caso simple, un personaje del que se pueden colgar todos los estereotipos y que explica de forma sencilla, y sobre todo maniquea, un país como Italia. Tiene además un elemento imprescindible: propicia el análisis fácil, sólo hay que tirar de las referencias a la ejemplaridad pública.

Un macho alfa, corrupto y patético, que ha construido un imperio en el que política y negocios se combinan a la perfección. Un emperador al que los pecados de amor se le perdonan por un pueblo entontecido que todavía está subordinado a una Iglesia demasiado interesada en frenar a la izquierda y dispuesta a pactar con el diablo. La historia tiene, además, el morbo de las noches, reales, de Bunga Bunga. Es, en resumen, el relato que este domingo hacía El País en un larguísimo artículo titulado "Berlusconi resiste". Lo firma Miguel Mora, el corresponsal en Italia.

Mora recurre a las declaraciones di Filipo di Giacomo, un cura romano conocido en la Ciudad Eterna por estar alejado de cualquier fuente de información y por culpar de su situación profesional a una supuesta conspiración para acusar a Comunión y Liberación, a la que denomina Comunión y Fracturación, de haber construido una gigantesca maquinaria electoral, mediática y económica gracias a los negocios que comparte con Berlusconi. El corresponsal ya se despachó hace unos días en su blog Vaticalia con un post en el que se sinceraba. Cuando uno lleva aquí tres meses y tiene que empezar a dárselas de vaticanista sin saber qué diablos es el Ángelus -reconocía-, resulta de lo más conveniente buscarse una buena sotana que te proteja y te guíe. Por eso ha convertido a di Giacomo en su Beatrice, que le sirve de casi única guía.

Esa referencia le bastaba para firmar en el post una descripción del partido de CL que va a controlar el próximo conclave, que tiene sometidos a buena parte de los medios italianos y que controla las finanzas y la política. Una especie de Código Da Vinci protagonizado por los de Comunión y Liberación. La entrada en el blog tuvo numerosos comentarios que le hicieron ver que, por mucho que internet sea el territorio de la calumnia fácil, (estupendo este domingo el artículo de Juaristi en ABC), él seguía siendo un señor corresponsal de El País.

El papel le ha impuesto respeto a Mora y para sacar a pasear lo de Comunión y Facturación este domingo ha recurrido a un entrecomillado de Di Giacomo, ya no es él quien hace las acusaciones. Pero claro, la cosa quedaba pobre, demasiado pobre. El señor corresponsal no ha encontrado fuente de CL que justifique y sostenga su tesis. ¿Y qué ha hecho? Recurrir a un viejo truco, de noche todos los gatos son pardos: total en España no se sabe quién es quién y, al fin y al cabo, Italia queda lejos. A Mora le venían al pelo unas declaraciones del vaticanista Sandro Magister para ilustrar el supuesto realismo cínico de los de CL. Las ha reproducido in extenso. Pero sólo había un problema: Magister no es de CL. No importa. Para todo hay solución: el vaticanista Sandro Magister, cercano a las posiciones del gran cofrade de Berlusconi, el potente movimiento Comunión y Liberación.

Serán los nervios por los despidos que se acercan, será la fusión con Telecinco y el temor a quedar aparcado en un despacho de Mediaset, será la inquietud por la entrada del nuevo adjunto al consejero delegado de Prisa -¿el hombre de Liberty para certificar el fin de Cebrián?-, será lo que sea, pero en El País están de rebajas.

 

ver video Youtube
leer reportaje El País
leer post Vaticalia
leer artículo Juaristi ABC

Noticias relacionadas

¿Qué futuro para Europa?
Mundo · Ángel Satué
No basta que nos hablen de Europa para ser europeístas, no basta con disfrutar las bondades racionales de la libertad de movimientos de capitales, mercancías y personas. Parece que las 12 estrellas quedan muy altas....
11 junio 2024 | Me gusta 3
Unida en la diversidad, «In varietate concordia»
Mundo · Ángel Satué
Junto con el Brexit y la respuesta al COVID la guerra de Ucrania ha tenido un efecto federalizante, esto es, de compartir soberanía. En el siglo XXI la soberanía de los Estados Miembros se debe de conjugar, por necesidad y algunos, por convicción, en un compartir soberanía de un modo multinivel....
6 junio 2024 | Me gusta 1
Himnos y manipulaciones
Mundo · GONZALO MATEOS
No debemos dejarnos cegar por algunas dinámicas de confrontación política buscadas para exacerbar nuestros sentimientos. Son tiempos de reflexión, de debate plural sobre el cuestionamiento de lo que se consideraba incuestionable pero que afecta a nuestro ideal común....
3 junio 2024 | Me gusta 3
Europa se construye en la crisis
Mundo · Ricardo Gómez Laorga
La pandemia puso a Europa «frente al espejo» de su excesiva dependencia de la producción foránea en determinados bienes básicos y estratégicos. Esto auspicio un nuevo rumbo en la política exterior hacia una «autonomía estratégica abierta»....
3 junio 2024 | Me gusta 2