A propósito de la carta de los líderes musulmanes sobre Ratisbona

Mundo · Phillip Blond y Adrian Pabst
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
21 abril 2008
Ciento treinta y ocho líderes musulmanes han escrito una carta dirigida al Papa y a los responsables de las principales comunidades cristianas en el mundo bajo el título "Una palabra común entre nosotros y vosotros", a propósito del discurso de Benedicto XVI el pasado año en Ratisbona. Se abre así una posibilidad de diálogo entre la razón y el islam. Páginas Digital publica una reflexión que han hecho pública dos profesores de Teología en Oasis.

La estrategia que se propone "ganarse los corazones y las mentes de la comunidad musulmana" apelando a la corriente moderada dentro del islam está condenada al fracaso debido a dos premisas totalmente equivocadas. La primera es que toda cultura y religión quiere llegar a ser como el Occidente secular. Segunda, que la resistencia de Occidente a la secularización se alimenta de motivaciones falsas, y que por tanto se pueden ignorar legítimamente.

En la práctica, este tipo de aproximación margina al islam tradicional a favor de una versión "progresista" que le roba las características y posiciones que le son propias. La prueba de su integración está en si los musulmanes quieren ser como "nosotros". No es sorprendente que muchos jóvenes musulmanes vivan cada vez más alienados por una cultura secular que impone la trasgresión moral de normas y tabúes.

Básicamente, las políticas actuales no funcionan porque fallan al identificar la causa real de la radicalización y el fanatismo. Actualmente la violencia islámica tiene una naturaleza religiosa. Su origen está en las escrituras islámicas y en la destrucción de las escuelas medievales tradicionales que dictaban su interpretación. El Corán contiene claros mandamientos penales contra apóstatas, idólatras y aquellos que desafían la supremacía territorial musulmana. Pero, aunque los textos sagrados santifican la violencia, la codifican, limitan su ámbito y su aplicación. Por consiguiente, no hay legitimación en el islam clásico para bombas suicidas o masacres gratuitas de inocentes. Y puesto que existen cuatro escuelas tradiciones de interpretación religiosa, que varían en función del tiempo y lugar, lo que constituye una práctica correcta del islam cambia según normas y costumbres locales. Como tal, el islam tradicional prohíbe el Estado totalitario que Al Qaeda quiere imponer.

Por ejemplo, si el islam recuperase la práctica tradicional de la ijtihad, un proceso de reinterpretación textual que sustituye la literalidad escrita por una lectura alegórica del Corán, más medieval, los fieles musulmanes estarían en condiciones de distinguir entre las leyes inmutables de Dios y las mutables interpretaciones humanas.

Vale la pena decir todo esto porque lo único que puede hacer frente al terrorismo islámico es el propio islam y no el progresismo liberal. Los que han abandonado el terrorismo lo han hecho porque se han dado cuenta de que la variante del islam por la que estaban matando era la occidental: moderna y secular. La demostración de la naturaleza esencialmente blasfema del fundamentalismo contemporáneo es fundamental para desprogramar a los adeptos.

Sin embargo, el mero renacimiento del islam clásico no es suficiente. Desde que la fe está separada de la razón y de la naturaleza, se ha convertido en un fenómeno autosuficiente que invalida todas las demás posibilidades. Lo que se necesita realmente es la vuelta al sufismo, una práctica previa común a todas las formas de fe y que hace hincapié en la naturaleza mística e ignota de Dios, y su trascendencia a todas las formas de conocimiento humano. Este reconocimiento priva al fundamentalismo islámico de su principal arma: que conoce la voluntad de Dios, lo que justifica su empeño de imponerla en la tierra.

Una renovación del sufismo podría ayudar al islam a ampliar su comprensión de la autoridad más allá de sus gobernantes y ulama, para pasar a incluir a la sociedad civil. Esto también permitiría a la sociedad musulmana hacer frente a las aseveraciones fundamentalistas de los predicadores heréticos apoyándose en un credo razonable.

Phillip Blond es profesor de filosofía y religión en la Universidad de Cumbria, Adrian Pabst es profesor de teología en la Universidad de Nottingham

Noticias relacionadas

Librarnos de las batallas culturales
Mundo · Francisco Medina
El pasado 24 de junio, la Supreme Court norteamericana dictó sentencia en el que venía a rectificar el criterio sentado en pronunciamientos anteriores en relación a la cuestión del aborto (en concreto, en la famosa Sentencia Roe vs. Wade y en otra, Planned Parenthood of Southeastern Pa. vs...
1 julio 2022 | Me gusta 1
La violencia nunca es la última palabra
Mundo · Pierluigi Banna
Este año Pentecostés no solo se celebró en la iglesia de San Francisco en Owo (Nigeria) sino que se “consumó”. El martirio, que nunca debe buscarse directamente, siempre representa un reclamo potente al verdadero sentido de Pentecostés, no solo para los cristianos sino también para quien...
17 junio 2022 | Me gusta 1
Elecciones legislativas francesas: LIF y 3i
Mundo · Ángel Satué
En Francia hay elecciones legislativas este fin de semana. Una nueva primera vuelta, en un país que viene dividido de serie de las elecciones presidenciales, y que se dividirá aún más políticamente si en cada circunscripción se va a una segunda vuelta, pues en estas se vota para que otro no...
10 junio 2022 | Me gusta 2
En el mundo irreal de Putin, cualquier mentira vale
Mundo · Adriano dell'Asta
En los días que siguieron a la invasión de Ucrania se planteó muchas veces el tema de su posible justificación, una cuestión incluida en el orden del día por el mismo Putin, con una relectura de la historia que tiene unas características digamos que un poco fantasiosas pero que permiten sin...
24 mayo 2022 | Me gusta 0