ZZ Top: el reencuentro

Cultura · Enrique Chuvieco
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
17 diciembre 2012
Escondidos en su sempiterno disfraz de abuelos hippies cowboys y tras nueve años sin pasar por los estudios, volvemos a escuchar la voz aguardentosa de Billy Gibbons. Los ZZ Top vuelven para desparramar sus kilométricas barbas con La futura, su nuevo álbum, en el que despachan rock sureño de antaño.

Aunque habría que matizar esto, porque se marcan algo más lentito con Guilliam Welch, el resto nos reencuentra con esta banda que lleva 41 años encima de las tablas con la misma formación desde 1971, año en el que sacaron su primer trabajo, ZZ Top,s first album.

Así, la conexión entre los miembros del grupo es automática a la hora de marcar los cambios y galopar por los riffs de guitarras distorsionadas, encadenando tema a tema, con la armónica y percusión abriendo y acompañando compases.

Como en anteriores ocasiones, vuelven a titular en español su último disco. Su estética sigue siendo la habitual: luengas barbas, sombreros extemporáneos y gafas negras. Son el parapeto con el que siguen ocultando los rostros de Gibbons y Dusty Hill para hurtarlos a miradas reprobatorias y comparaciones sin sentido; vienen a decir: "¡Escuchad!, ¡estamos aquí! ¿Os basta?".

ZZ Top es uno de los grandes del rock sureño o del rock  sin más, por su trayectoria y porque han aportado mucho en sus mejores momentos (70 y 80), abriendo explanadas a otras formaciones posteriores. Inventaron ya el hard rock antes de conocerle por ese nombre. Kings of Leon, Drive-By Truckers o My Morning Jacket, entre otros, beben tanto de ellos, como de The Allman Brothers Band o Lynyrd Skynyrd, quienes formaron un triunvirato poderoso en décadas pasadas.

Esto y sus nueve años sin grabar permiten volver a conectarse a los ZZ Top.

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 3
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2