Vacaciones. Metáfora de la vida

Sociedad · Giorgio Vittadini
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 5
22 julio 2021
La semana pasada participé en unas vacaciones estupendas en la montaña con casi 400 personas, con jóvenes y niños. ¿Qué hace que una experiencia tan personal pueda adquirir tal relevancia pública que sea digna de contar aquí?

Ayuda a comprenderlo lo que escribe uno de estos jóvenes amigos, Francesco Ballerini, economista, 30 años, padre de un niño pequeño. A pesar de estar dolorosamente marcado por los desastres de la pandemia, aparte de otros muchos problemas y de la muerte prematura por Covid-19 de su querido amigo y maestro Anastasio, Francesco afirma: “La pregunta más común y sencilla del mundo cuando buscamos algo es el porqué. Una pequeña palabra que exige un significado a todo lo que vemos y vivimos. Podríamos hacer esta pregunta ante la infinitud, casi como si fuera un juego, como hacen los niños. ¿Por qué, por qué, por qué… por qué soy feliz? ¿Y por qué existen las nubes? ¿Y por qué este queso tiene tan mal aspecto? ¿Por qué hay una bruja? ¿Por qué mi padre parece un gorila? Mirando ciertos rostros, resulta evidente que hay un presentimiento, una pequeña chispa de verdad en sus preguntas. Como si alguien corriera ahí a nuestro encuentro. Y eso nos hace más valientes, audaces, locos y esperanzados. Sin embargo, decir que ‘esto también lo podría hacer un niño’ es justo lo que hace que este trabajo sea realmente complicado. Nos distraemos, nos equivocamos, nos quedamos en los éxitos y fracasos, dudamos y a menudo nos adormecemos… a pesar del café doble. ¿Esto es todo? ¿Así de fácil es perderse y subir la cuesta quemado con la vida? ¿Incluso con amigos, en medio de las montañas más hermosas del mundo? ¡Ay, me temo que sí! Pero esa no es la meta, no es la última palabra…

De hecho, si abres bien los ojos por la mañana, o te los tapas con las gafas de sol ante un rayo demasiado potente, puedes vislumbrar entre los lagos y praderas hechos tan extraordinarios que vuelven a dejarte con la boca abierta. ¡Es el imprevisto! ¡Un nuevo inicio!

Entonces los rostros que te rodean vuelven a cobrar vida. Cada uno diferente, único a su manera. El que es más guapo y el que ciertamente no es un modelo, el que ves por primera vez y el que ya has visto demasiado, es que tiene una pasión insaciable y el que se conforma con dar un paseo, el que es una guía segura y el que nunca deja de seguir.

Para ayudarnos cada día a escalar las montañas de la esperanza en busca de la meta, porque lo cierto es que una historia particular puede convertirse en la clave de todo, y para todos”.

Las vacaciones pueden ser una metáfora de la vida, una experiencia que ayuda a madurar un juicio útil para volver a empezar siempre, no solo en la vida privada, también en la pública.

Es posible volver a empezar siempre de manera positiva por ese “corazón que urge” a redescubrir la belleza de la vida después y a través de todas las contradicciones posibles. Como cantaba Enzo Jannacci en su canción Ti, te sé no, banda sonora del film La vita agra, rodada en 1964 por Carlo Lizzani. Al margen del boom económico y del egoísmo de tanta gente acomodada, a pesar de su pobreza se sentía como un señor, por su inmensa riqueza en capacidad de amar. Enzo cantaba así: “Tú no lo sabes, pero cuando te acaricio esa carita, tan pura, me siento como un señor, un señor que tiene una radio nueva y un pastel en el armario para los niños cuando vuelven a casa de la escuela…”.

Esa es la fuerza que habita en cada uno de nosotros, aunque no lo sepa, aunque parezcan prevalecer las sombras, el Covid, el desempleo, los duelos, el dolor y las dificultades de todo tipo, personales y colectivas, que nos abruman constantemente. Solo hay una doble condición, válida siempre, en cualquier situación personal, social, profesional, aunque fuéramos personas importantes que deciden la suerte de una empresa, de un país o del mundo. Necesitamos amigos que nos ayuden a descubrirlo y necesitamos escucharlos.

Noticias relacionadas

Una vida, no una postura
Sociedad · Javier Folgado
Para la historia pasarán estos años como aquellos en los que se dio prioridad a los perros antes que a los niños para poder salir durante el confinamiento o aquellos en los que, en muchos casos, se dejó abandonados a los ancianos que vivían en las residencias en lo más duro de la pandemia. ...
17 noviembre 2021 | Me gusta 6
El callejón sin salida de Greta&co.
Sociedad · Maurizio Vitali
Para reducir las emisiones que alteran el clima, como ha pedido hasta el papa Francisco, hacen falta mediaciones y acuerdos políticos, no el “todo ahora” que de Greta&co....
11 noviembre 2021 | Me gusta 3