Una flor y varias preguntas

Sociedad · Elena Santa María
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 4
19 mayo 2021
Mayo es una explosión de color. En los campos que rodean el Monasterio de El Escorial, en Madrid, parece que a alguien se le ha caído un cubo de pintura desde arriba… está todo espolvoreado de amarillo.

Las lluvias de abril han dado paso a un paisaje nítido. El amarillo manda, pero hay morados, rojos, granates, naranjas… por haber, hay hasta amapolas blancas donde el resto del año no crece nada. Emily Dickinson decía: “¡Cuantas flores mueren en el bosque o se marchitan en la colina sin el privilegio de saber que son hermosas!”. Se me ocurre arrancar una hermosa flor de jara. Antes de llegar a casa ya está marchita. Estaba ahí esplendorosa para mí, pero no me pertenece. En cuanto la poseo se marchita.

Yo he matado una flor de jara el mismo día que salta a los medios el nuevo hito del Hospital Gregorio Marañón, un trasplante de corazón en asistolia y de un donante de grupo sanguíneo no compatible. Esta complicada cirugía ha salvado la vida de Naiara, una bebé que nació prematura con una cardiopatía muy grave. Desde luego es admirable.

Más admirable es todavía que los padres del donante hayan decidido que lo sea. Estamos hablando de los padres que en algún lugar de nuestro país lloran la pérdida de su pequeño recién nacido. Qué generoso querer dar vida cuando has perdido lo más querido. Qué pensaran del campo florido, de mi flor de jara –antes de que la arrancara– y de las amapolas blancas. ¿Están ahí también para ellos? ¿Acompañarán algo su dolor?

¿Y llegará la belleza a la playa del Tarajal, en Ceuta, donde llegan miles y miles de chavales a nado que tienen que ser devueltos a Marruecos automáticamente? ¿Le dice algo el azul nitidísimo del cielo al submarinista de la Guardia Civil que rescata a un bebé de pocos días en ese mismo mar?

¿Es la belleza de la flor de jara o de la que haya en Gaza, para los dos niños –un niño y una niña– que han rescatado a su pececito de su casa antes de que su casa fuera bombardeada y lo perdieran todo?

Noticias relacionadas

Mal de altura
Sociedad · Gonzalo Mateos
Recientemente la Universidad de Jaén ha publicado un estudio que concluye que, entre los españoles nacidos en la década de los 90, aquellos que tienen estudios universitarios miden tres centímetros más que los que han estudiado sólo el ciclo de primaria y hasta cuatro en comparación con los...
28 julio 2022 | Me gusta 2
La invasión de los aguafiestas
Sociedad · Gonzalo Mateos
Sí, están por todos lados y cada vez son más. Tampoco es fácil esquivarlos porque siempre te los acabas encontrando. ...
7 junio 2022 | Me gusta 8
¿Trabajar para vivir o vivir para trabajar?
Sociedad · Giorgio Vittadini
Si hay un punto de ruptura en el “paradigma tecnocrático” que domina las economías occidentales, un ámbito donde los seres humanos necesitan volver a empezar a mirarse a la cara, mirarse por dentro y tratarse de manera más humana, es el trabajo. ...
1 junio 2022 | Me gusta 2
Invitación a la mesa
Sociedad · Gonzalo Mateos
No hay lugar que disfrute más de casa que la amplia mesa de mi salón. Sin las mesas no se entienden familias, gobiernos, embajadas, iglesias o consejos de administración. ...
13 mayo 2022 | Me gusta 4