The town. Ciudad de ladrones

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
21 octubre 2010
El famoso actor Ben Affleck, que ya mostró su talento como director en Adiós, pequeña, adiós, vuelve a triunfar con esta película de género sobre las bandas de atracadores en Boston. Él mismo protagoniza la cinta, acompañado de buenos intérpretes como Rebecca Hall, Jeremy Renner, Pete Postlethwaite o Chris Cooper. La película ha costado 37 millones de dólares y sólo en EE.UU. ya ha recaudado 75 millones.

La película no es nada original en su argumento. En una banda de asaltantes de banco hay un malo-malo y un malo-bueno, el cual se enamora de la chica que trabaja para el FBI. El resto es más o menos previsible. Lo interesante de la cinta es, por un lado, un guión que permite que afloren muchas subtramas de interés antropológico; por otro, una concepción del género que pone el peso en la dirección e interpretación de actores. A ambas virtudes hay que añadir la eficacia de un rodaje y el vigor de un montaje que son excelentes.

La película no es sólo una clásica cinta de redención o segundas oportunidades; plantea dilemas morales muy difíciles de resolver, aborda el drama de los vínculos familiares heridos, los conflictos de lealtades, el determinismo social… todo ello engarzado perfectamente en un guión todoterreno. Conviene advertir que la película es muy violenta, sin llegar a lo gore, y aunque recurre al fuera de campo en las ocasiones más brutales, es tan impactante la planificación que el efecto es casi el mismo en el espectador. Una gran película.

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 3
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2