¿Quién defiende lo humano?

Cultura · Roberto de la Cruz
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
16 enero 2009
Quienes promueven la campaña a favor del ateísmo no sólo quieren negar la fe. Como diría Chesterton, su causa es lo opuesto de una verdad grabada en el subconsciente del alma: la conciencia de que existe un significado y una dirección en el mundo que contemplamos.

Dicen los promotores de la empresa que todo el mundo quiere ver un autobús ateo en su pueblo. No es precisamente el que hayan pagado por contratar la publicidad en los autobuses lo preocupante. Aunque no lo crean, hay una falta de amor por su propia humanidad y por la de quienes por las calles de Barcelona y de Madrid contemplan los autobuses que lucen su propaganda. ¿Se puede gustar verdaderamente de la vida asistiendo diariamente a la ausencia del significado de que habla Chesterton? ¿Cómo no registrar una huella de tristeza, un rastro de nostalgia ante esa insuficiencia?

¿Qué pretenden entonces los organizadores? Afirman que la gente tenía ganas de hablar de ateísmo, ya fuera a favor o en contra. Sinceramente, no creo que si preguntásemos en la calle encontrásemos una demanda de ese tipo. Es más, no saben responder cuando se les pregunta por qué es incompatible creer y pasarlo bien.

Hace pocos días, el Papa Benedicto XVI retomaba el argumento de la urgencia educativa. Ante el debilitamiento -especialmente entre los jóvenes, añadía- de los significados que abren a la esperanza y dan sentido al vivir, animaba a implicarse con ellos en iniciativas en las que puedan proyectar con confianza su futuro.

¿Reconocen quienes animan a disfrutar de la vida el hastío que provocan "los deseos efímeros y las esperanzas no duraderas" en las que desgraciadamente viven -vivimos- instalados los jóvenes y los no tan jóvenes? ¿A qué se refieren cuando hablan de disfrutar?

El testimonio de la presencia de Dios en la vida de los hombres, el poder contemplar los hechos, los milagros cotidianos que Él suscita son la respuesta más oportuna a la campaña. Puede convertirse en una oportunidad, no para la reactividad sino para mostrar a los que la promueven las razones de nuestra fe.

Noticias relacionadas

Ya no es tiempo de agoreros
Cultura · Francisco Medina
Sin ánimo de introspección, diría que han sido muchas etapas las que uno pasa como creyente –incluida la crisis de fe–: desde una fe militante al abandono tácito y el posterior reencuentro con la fe a través de personas de carne y hueso a las que uno sorprende viviendo de Algo más. ...
22 junio 2021 | Me gusta 0
Abatid los bastiones
Cultura · Fernando de Haro
Hace casi setenta años el más culto y quizá el mejor teólogo del siglo XX, Von Balthasar, vio la necesidad de escribir un libro con el mismo título que tiene este artículo: Abatid los bastiones. ...
21 junio 2021 | Me gusta 16
El movimiento del péndulo
Cultura · Alver Metalli
Se habla mucho del después de la cuarentena en América Latina, cuando la pandemia pueda ser, si no archivada, al menos domesticada. Es una perspectiva más o menos lejana según los países pero algunos ya imaginan cómo será el nuevo mundo, qué cosas dejaremos de hacer igual y qué cambiará...
18 junio 2021 | Me gusta 7
Vivir de algo más grande
Cultura · Jesús de Alba
Me gustaría comunicar lo que he aprendido durante este extraordinario periodo de la pandemia sanitaria con la que llevamos ya un año largo. Ha sido un periodo fructífero para entender más y mejor de qué está hecha la vida y cómo vivirla mejor, a la estatura de lo humano....
11 junio 2021 | Me gusta 8