Partir de las necesidades reales

España · Francisco Medina
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 2
14 abril 2021
La campaña electoral en Madrid ha comenzado. Esta vez, con el recurso al juego sucio más acentuado de lo normal; se diría que estuviera en pugna un bastión imprescindible para la conquista del poder

La campaña electoral en Madrid ha comenzado. Esta vez, con el recurso al juego sucio más acentuado de lo normal –se diría que estuviera en pugna un bastión imprescindible para la conquista del poder–. Es evidente que todos los partidos tratan de trasladar a Madrid las consignas, el modus operandi y la manera de hacer política a nivel nacional (no cabe duda de que se leerán los resultados en esa clave).

Es claro que tanto el PP como VOX, Ciudadanos, PSOE, Podemos y Más Madrid han ido construyendo su relato. “Comunismo vs. libertad”, “Tras la foto, ¿el Gobierno de Colón?” o las acusaciones de gestión “criminal” de la pandemia que Pablo Iglesias ha lanzado al Gobierno Ayuso, son el síntoma no sólo de un empobrecimiento político, sino creativo. Debíamos haber superado estas falsas disyuntivas hace tiempo. Consultores políticos y de comunicación como Iván Redondo o Miguel Ángel Rodríguez nos muestran que acudir al modelo americano de las impactantes campañas presidenciales no es más que una falta de imaginación, una banalidad del mal, un fracaso social.

El avance de la vacunación –mucho más lento de lo que debiera haber sido– no puede hacernos olvidar el quebrantamiento que está sufriendo España, a niveles político, económico y social; y la urgente atención a las necesidades reales de buena parte de la población –en torno a unos cinco millones de parados–: la precariedad laboral, la inestabilidad, la falta de un horizonte para los jóvenes, el individualismo atroz que cunde en nuestra sociedad, la pérdida del gusto por vivir que se palpa en muchos ambientes (pensemos en nuestro lugar de trabajo), la urgente reforma de una Administración Pública española con un potencial humano desperdiciado, las reformas de nuestro sistema productivo….

Pedro Sánchez, una vez más, de forma irresponsable, aprovecha la presentación del Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia, para hacer campaña –enmendando la plana, incluso, al candidato del PSOE en la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo–, tratando de deslumbrar con las cuantías destinadas a cada bloque de actuaciones: 13.200 millones para Movilidad Sostenible; 6.820 millones para actuaciones de rehabilitación de vivienda y regeneración de ciudades; 4.315 millones para actuaciones dirigidas a modernización de las Administraciones Públicas. Las actuaciones incluidas en la Hoja de Ruta del 5G tienen asignadas casi 4.000 millones de euros, mientras que las relativas a la Nueva Política Industrial para 2030 y Economía Circular, al Plan de Competencias Digitales, a la Modernización y Mejora del Sector Turístico, al Sistema Nacional de Ciencia e Innovación o al despliegue e integración de las energías renovables, son las que reciben menos. No existe una sola mención a las actuaciones de Reto Demográfico.

Sánchez afirma que, con este Plan, se generarán 800.000 puestos de trabajo y se conseguirá un crecimiento porcentual de 2 puntos al año desde 2021. En España, el instrumento de la planificación se ha convertido en el becerro de oro que muchos directivos públicos veneran fervientemente –sin haber pasado, muchos de ellos, por el mundo de la empresa–. No es un problema planificar siempre que se parta de la realidad, siempre que exista un genuino interés por comprender la realidad, frente los a prioris y los objetivos voluntaristas de la “tecnocraciaentendida en sentido peyorativo (en España, más que tecnocracia hay politiqueo, funcionarios políticos y políticos funcionarios que, en muchas ocasiones, entorpecen el trabajo de los verdaderos técnicos de la Administración, ésos que hacen las cosas con discreción).

Toda la repercusión mediática de la campaña electoral, sin embargo, nos distraería fácilmente de las verdaderas necesidades a las que se enfrenta España como país: las que antes han salido, el problema del envejecimiento de la población y el drama de la inmigración, la explotación infantil, la prostitución, las adicciones, y fragmentos de una vida en los bajos fondos que parece que no queremos ver, pero que está cercenando la vida de cientos de personas que huyen de situaciones de miseria en sus países de origen.

Ver reproducirse ad infinitum la eterna pelea de corral a derecha e izquierda; asistir a espectáculos como el de Vallecas, orquestados a izquierda (Podemos) y derecha (Vox); a los brindis al sol habituales desde Moncloa, que fomenta a la jauría del PSOE; a la falta de creatividad del Partido Popular; a la desorientación de un partido como Ciudadanos, que pudo y debió haber explorado a fondo su papel de bisagra…resulta desanimante. Pero no lo explica todo. En realidad, basta con una mirada a lo que te rodea (familia, trabajo, barrio…), hay un cansancio de fondo: una necesidad de que la vida cumpla nuestros más profundos deseos. Cuando la vida no cumple, el corazón lo acusa. Cada vez es más frecuente la huida al consumo, la evasión…y aun así no nos satisface. La buena política no trata de resolver, sino de tomarse en serio las necesidades reales de los hombres, algo que parece brillar por su ausencia en la política española.

Noticias relacionadas

Un mena: 4.700 euros
España · C.M.
Lo que más me entristeció de ese día fue tener la tentación de mirar hacia otro lado. ...
3 mayo 2021 | Me gusta 5
Aprender de la crisis para descubrir lo que nos une
España · Ignacio Carbajosa
A veces es necesario un ejercicio de razón, ligado a la memoria, para sorprender en acción “eso que nos acomuna”, de modo que podamos caer en la cuenta de que es mucho más real, concreto y digno de atención que las descalificaciones que gratuitamente lanzamos de un bando a otro. ...
28 abril 2021 | Me gusta 32
Votar y reconstruir
España · Compañía de las Obras
El 4 de mayo los madrileños elegirán a sus representantes en la asamblea regional. Las citas electorales son siempre ocasión para mirar lo que ha sucedido, tomar conciencia de lo que aún no está resuelto y hacer propuestas para mejorar. ...
28 abril 2021 | Me gusta 11