Para que el mal no se apodere de Noruega

Mundo · Nuria Madrid
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
25 julio 2011
Más de 100.000 personas salieron ayer a la calle en Oslo, ciudad que tiene 600.000 habitantes, para expresar su rechazo al doble atentado que el viernes dejó en Noruega más de 70 muertos. La concentración se ha denominado la "marcha de las rosas". El primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, afirmaba en la manifestación que "el mal puede matar a una persona", pero que nunca podrá "apoderarse de todo un pueblo".

Ya es buen signo que un político reconozca que está ante el problema del mal y que es necesario frenar la espiral que genera. Es lo que todo el mundo se pregunta desde hace tres días, cuál es el origen del mal que ha provocado la masacre, qué ha sucedido, cómo es posible que una sociedad como la noruega, emblema del bienestar, con una renta per capita altísima y donde la violencia parece no tener sitio, haya sufrido una masacre de estas dimensiones. El presunto responsable, Anders Behring Breivik, ha asegurado ante el juez que había contado con ayuda de dos células. La investigación irá aclarándonos cómo se preparó y ejecutó el extraño ataque. Pero lo que ya está claro es que en algunas sociedades del norte de Europa, bajo la aparente tranquilidad, se gesta una violencia soterrada y oscura que puede generar monstruos.

Estaba reflejada en la trilogía Millenium de Stieg Larsson. Antes de escribir sobre un mundo herido, Larsson conoció bien los círculos de la ultraderecha nórdica. Es un entorno muy secularizado que sirve de alimento para un nihilismo que se hace xenófobo y violento. Ese parece el mundo de referencias de Breivik. Es la ultraderecha que surge en un mundo pagano, como en la Alemania de los años 30. Ha ganado terreno en Suecia, Finlandia, Bélgica, Bulgaria, Austria y Holanda. No se le puede culpar directamente del doble atentado del viernes pero también es expresión de un nihilismo secularizado que rechaza los fundamentos de nuestra tradición democrática, que rechaza al extranjero.

Por más que algunos se empeñen en asegurar que se trata de "cristianismo fundamentalista", estamos ante el producto más oscuro del proceso que ha dejado a la fe sin valor social. Para que el mal no se apoderara de una sociedad, como reclamaba Stoltenberg, es para lo que se evangelizaron esas tierras. Hay que volver a empezar. 

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3