Nos espera un tiempo apasionante

España · Ignacio Carbajosa, responsable de Comunión y Liberación en España
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
25 julio 2012
En estos días en que los viajes se multiplican no es raro asistir "obligados" a las conversaciones de los pasajeros situados cerca de nuestro asiento, en el tren o en el avión. No es difícil adivinar cuál es el tema de conversación más frecuente: la crisis con sus novedades cotidianas, la prima de riesgo, los recortes del gobierno, las Navidades sin paga extra, la subida del IVA...

La semana pasada me llamó la atención la reacción de un pasajero en un tren de larga distancia que cortaba de raíz el inicio de la acostumbrada conversación al hilo de las últimas (y preocupantes) noticias del día: "Por favor, no hablemos de esto porque me entra la angustia". En efecto, las noticias que se suceden producen la angustiosa sensación de que se hunde el suelo bajo nuestros pies, ese suelo (la estabilidad y prosperidad económica) que hasta ahora nos había permitido vivir despreocupadamente, sin necesidad de responder a (casi) nada.

Después de muchos decenios el suelo o fundamento común parece resquebrajarse. Mientras se buscan soluciones macroeconómicas, a la espera de saber si estamos ante una crisis pasajera o de todo el sistema, la preocupación que compartimos todos los españoles tiene (al menos) un efecto benéfico: ha conseguido romper los estrechos moldes en los que la mentalidad común nos "invitaba" (¿obligaba?) a vivir.

En efecto, una de las características más marcadas de la sociedad española de los últimos 30 años (por lo menos) es la censura del problema del significado. Hay ciertas cosas de las que no se puede (o no se debe) hablar en el bar, por la calle, en la oficina o en los telediarios. Se nos ha hecho pensar que el problema del sentido de la vida es algo personal, privado, sin dignidad cultural. Quien lo plantea en público es tildado de "filósofo", una cariñosa descalificación próxima a la de "tipo raro fuera de la realidad".

Hay veces, sin embargo, en las que el problema del significado es difícilmente eludible: ante la enfermedad, ante la muerte de un familiar cercano, ante el fracaso afectivo. Aquí es donde el "pensamiento único" en nuestra sociedad ha alcanzado el culmen en su labor de ingeniería social, levantando un muro que nos aísla de los golpes de la realidad: la pro-vocación de la muerte, de la enfermedad, del amor perdido ha sido reconvertida en patología. El impacto de la realidad que nos obliga a plantearnos las grandes cuestiones de la vida (¿qué sentido tiene vivir? ¿qué es el amor? ¿qué es la muerte? ¿por qué el dolor?) ha sido neutralizado: se trata de una patología que hay que curar. El cuerpo cada vez más numeroso de psicólogos se encarga de ello.

Pues bien, ha llegado el momento de reconocer, y de hacerlo como conciencia de un pueblo, que no existe persona (o algo que merece la pena llamarse así) si no se acoge el problema del significado de la propia vida y de la realidad que nos circunda. Es más, paradójicamente las grandes patologías de nuestra época tienen su origen en la censura de este problema. La depresión, la violencia de género, los suicidios son un testimonio (tan presente como silenciado) de las dramáticas consecuencias de aquella obra de ingeniería social a la que antes me refería.

El sacerdote y gran educador Luigi Giussani comentaba así hace años la afirmación del Papa Juan Pablo II de que el peligro más grande para el hombre no es la esclavitud física sino la eliminación de la posibilidad de comportarse como hombre: "estamos en una época en la que las cadenas ya no aferran nuestros pies sino el movimiento inicial de nuestro yo y de nuestra vida". Y esto trae consigo graves consecuencias. Alguno podría objetar que vivimos en una sociedad libre, no esclava. María Zambrano respondería que la nuestra es una "pseudo libertad sustituto de la libertad verdadera; la libertad de vagar por su cuenta extra muros de esa ciudadela que es lo real". Libres para vagar fuera de la realidad: una buena definición de nuestra sociedad. Con fútbol y TV, a ser posible.

La actual crisis, que ya no es de unos pocos, ha sacado a la calle la pregunta por el significado de la vida, como bajo continuo que acompaña a las preguntas sobre el futuro de nuestros ahorros, de nuestro trabajo, de nuestra prosperidad. Hoy es la crisis, hace años era la guerra, las condiciones naturales adversas o las epidemias: modos con los que la realidad testaruda pone a la personas ante el drama de la vida que exige un significado. Es cierto que la misma mentalidad común intenta en estos días ofrecernos nuevos sucedáneos para eludir la cuestión: salir a la calle para identificar en el gobierno, en los banqueros o en Berlín el origen de nuestros males. No hará sino retrasar el problema.

Hoy, como hace dos mil años, el cristianismo muestra todo su poder saliendo al encuentro de la pregunta de cada persona. En estos momentos de crisis, en los que el fundamento se tambalea se nos hace cercana la pregunta del salmista: "¿qué es el hombre para que te acuerdes de él, el ser humano para darle poder?" (Sal 8). La afirmación de Cristo, "¿de que le sirve al hombre ganar el mundo entero si se pierde a sí mismo?" (Mc 8,36) contenía ya una estima infinita por el valor de cada persona, que se manifestaba en su modo de mirar la vida atormentada de la Samaritana o el deseo de ser amado de Zaqueo.

Es el momento de recuperar el juicio revolucionario de Jesús de Nazaret: la persona es relación con el infinito y por ello tiene un valor único. Paradójicamente nuestra sociedad podrá volverse más humana en los próximos años aunque pierda una buena parte de su poder adquisitivo ("el mundo entero") o llegue a pasar verdadera necesidad. Pero esto no es automático. De hecho puede volverse una sociedad aún más violenta. Estamos ante una encrucijada histórica para los cristianos en nuestra sociedad: salir al encuentro de la persona en su necesidad concreta, en un momento en el que la realidad ha hecho caer las defensas más ideológicas. Compartir  las necesidades para compartir  el  significado de la vida.

Por otro lado, ¿cómo será posible construir si no se parte de una certeza? Será difícil que nuestra economía (es decir, la creatividad que sale al encuentro de las necesidades) crezca si no se afronta este tiempo como una oportunidad, si no se parte de una relación positiva con todo lo que me rodea y con todos los que me rodean. La angustia retrae, sólo la confianza genera. El anuncio de que el Misterio que ha hecho todas las cosas ha entrado en la historia funda esta confianza última en la historia y en todas sus circunstancias. Nos espera un tiempo apasionante.

Noticias relacionadas

Partir de las necesidades reales
España · Francisco Medina
La campaña electoral en Madrid ha comenzado. Esta vez, con el recurso al juego sucio más acentuado de lo normal; se diría que estuviera en pugna un bastión imprescindible para la conquista del poder...
14 abril 2021 | Me gusta 2
18 pasos en Vallecas Valley
España · Ángel Satué
Lo sucedido la semana pasada entre Santiago Abascal, por el partido VOX, y unos doctorandos en terrorismo callejero, por “los manifestantes convocados por grupos de extrema izquierda” (El País dixit), fue un duelo. ...
12 abril 2021 | Me gusta 6
Elecciones en Madrid. Puntada ¿con hilo o sin hilo?
España · Ángel Satué
Que la presidenta Ayuso haya convocado elecciones obedece a la pérdida de confianza en su principal socio de gobierno, con el que iba a firmar esta semana unos presupuestos. ¿Tan grave ha sido la afrenta? Ha debido de serlo. ...
11 marzo 2021 | Me gusta 10