Netanyahu no sobrevivirá a un acuerdo con Hamás

Mundo · Claudio Fontana-Mauro Primavera
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1
14 febrero 2024
Siguen circulando rumores sobre un posible acuerdo entre Israel y Hamás. La propuesta presentada por los mediadores qataríes, egipcios y estadounidenses consiste en que todos los rehenes que siguen en manos de Hamás sean liberados durante una tregua de seis semanas.

Por las primeras reacciones, el movimiento islamista parece aspirar a algo más que un alto el fuego temporal: Hamás sólo está dispuesto a liberar a todos los rehenes a cambio del fin de la guerra.

Sin embargo, varios medios de comunicación han señalado que el acuerdo propuesto incluiría la liberación de prisioneros palestinos en manos israelíes según una proporción de 3:1 (tres palestinos por cada rehén liberado), el reposicionamiento temporal de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) más lejos de los centros densamente poblados de la Franja de Gaza y la entrada masiva de ayuda humanitaria en el enclave.

Los detalles del borrador elaborado en París por David Barnea (Mossad), William Burns (CIA), Abbas Kamel (servicios de inteligencia egipcios) y Mohammed bin Abdulrahman Al Thani (Primer Ministro de Qatar) están siendo estudiados por Hamás. Sin embargo, según funcionarios anónimos citados por el Washington Post, el proyecto de acuerdo está aún en sus primeras fases y quedan muchos detalles por concretar. Desde el punto de vista político, subsisten grandes incógnitas: la cerrazón del gobierno israelí, dividido ante la perspectiva de un acuerdo; los cálculos de Hamás, que de hecho exige una rendición por parte de Israel; el papel de Qatar, continuamente acusado por la extrema derecha israelí de ser una herramienta en manos del movimiento terrorista; y la capacidad de Israelí de lograr resultados tangibles sobre el terreno.

La embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, ha declarado  que «Hamás tiene ahora que elegir: puede seguir cavando túneles, planificando el próximo ataque, utilizando a civiles e infraestructuras civiles como escudos humanos, o puede deponer las armas y aceptar la propuesta de liberar a todos los rehenes». Gershon Baskin, antiguo negociador en nombre de Israel en las negociaciones para la liberación de Gilad Shalit, ha destacado un aspecto clave de la táctica negociadora de Hamás: una vez que ha dado a conocer la contrapartida que exige por la liberación de los rehenes, es decir, el fin de la guerra, el grupo se mantendrá firme y sólo negociará los detalles marginales. Según Baskin, Hamás no está interesada en un cese temporal de las hostilidades, especialmente si a cambio tuviera que liberar a todos los rehenes.

Un concepto similar expresa Michael Milshtein, antiguo oficial de inteligencia israelí, quien declaró al Financial Times que «hemos llegado a una encrucijada: o llegamos a un acuerdo completo [con Hamás por los rehenes] y nos retiramos, o avanzamos hacia el derrocamiento completo del régimen de Hamás y la conquista de toda Gaza. Hay que elegir». El problema, sin embargo, es que crecen las dudas no sólo sobre si los rehenes podrán seguir con vida si continúan las hostilidades, sino también sobre la eficacia de la ofensiva israelí. No es casualidad, recuerda el diario financiero londinense, que los tres miembros más importantes de Hamás en Gaza -Yahya Sinwar, Mohammed Deif y Marwan Issa- sigan en libertad.

Además, según los datos publicados por las IDF, 17 de los 24 batallones de Hamás están «desmantelados» pero, como señaló Milshtein, esto «no garantiza nada: se trata de términos militares convencionales impuestos a una fuerza mucho más flexible, que se ha pasado a la [táctica de guerrilla] «. No obstante, Benjamin Netanyahu ha vuelto a  afirmar esta semana, durante una visita a Cisjordania (donde Israel libra una guerra paralela, escribe Le Monde), que su Gobierno «no transigirá salvo por una «victoria total»». En particular, Netanyahu quiso dejar claro que no está dispuesto a aceptar ningún acuerdo que incluya una retirada de Gaza. Además, el primer ministro israelí es cada vez más rehén de los componentes extremistas de su gobierno, simbolizados por Bezalel Smotrich e Itamar Ben Gvir. La idea de la extrema derecha israelí es clara y también se ha reafirmado  recientemente durante el acto «Los asentamientos traen seguridad», celebrado en Jerusalén.

En esta ocasión, el rabino Eitan Cahn especificó que «la única forma de tener paz es que los árabes no estén en Gaza». El acto no fue una iniciativa marginal: como afirma Wall Street Journal, «11 ministros y 15 parlamentarios -entre ellos muchos miembros del partido Likud de Netanyahu- subieron al escenario para firmar una declaración pública de apoyo al restablecimiento de los asentamientos israelíes en Gaza». Benny Gantz, miembro del gabinete de guerra creado tras los atentados del 7 de octubre, declaró que «la participación de ministros y miembros de la coalición en la conferencia perjudica a la sociedad israelí durante la guerra».

Es precisamente en la cuestión de los asentamientos donde se está produciendo una de las desavenencias más profundas entre Israel y Estados Unidos. El jueves 1 de febrero, el presidente estadounidense Biden expresó su descontento emitiendo una orden ejecutiva por la que se imponían sanciones a cuatro colonos culpables de ataques a palestinos en Cisjordania. La impaciencia de Occidente con el Estado judío también queda demostrada por el hecho de que más de 800 funcionarios gubernamentales estadounidenses y europeos han firmado una declaración en la que afirman que las políticas de sus gobiernos en relación con el conflicto de Gaza pueden dar lugar a «graves violaciones del derecho internacional».

La existencia de posturas radicalmente opuestas y la tensión palpable dentro del actual gobierno es también un aspecto clave para entender los dilemas a los que se enfrenta Netanyahu en caso de un posible acuerdo con Hamás. Según Hamos Arel (Haaretz), «a la derecha [en el Gobierno] le preocupa que un alto el fuego prolongado ponga fin de hecho a la guerra y deje así a Hamás en el poder, al menos en el sur de Gaza». Por eso Ben Gvir ya ha amenazado con derribar al Gobierno si se produce esta eventualidad. Por otra parte, no hay mucho que hacer, dice Arel: cualquier acuerdo que incluya la liberación de prisioneros palestinos implica la admisión de que la ofensiva militar israelí ha fracasado.

Independientemente de cómo decida presentar el gobierno el eventual acuerdo, sería una victoria de Hamás. En última instancia, si finalmente se presentará un borrador para su aprobación, «de un modo u otro […] la coalición tiene pocas perspectivas de sobrevivir en su forma actual». Decida lo que decida Netanyahu, la derecha o la izquierda le abandonarán». No hay certeza, pues, sobre cuál sería el siguiente paso tras un eventual cese de hostilidades en Gaza: ¿y si es la apertura del frente norte contra Hezbolá?

Mientras tanto, el sufrimiento sobre el terreno aumenta sin cesar. Un golpe más viene de la controversia que rodea a la UNRWA. Según informes de los servicios de inteligencia israelíes, al menos 12 empleados de la agencia de la ONU participaron en el atentado perpetrado por Hamás el 7 de octubre. Seis empleados incluso participaron ellos mismos en la operación. La agencia despidió inmediatamente a los sospechosos e inició una investigación interna. Sin embargo, la parte israelí no tardó en pasar al ataque: «El problema de la UNRWA no son sólo «unas cuantas manzanas podridas» implicadas en la masacre del 7 de octubre. La institución como tal es un refugio para la ideología radical de Hamás», declaró un funcionario del gobierno del Estado judío. Sin embargo  Sky News ha escrito que ha encontrado  pruebas de la implicación de la UNRWA con Hamás en los documentos presentados por la comunidad de inteligencia. Además, en algunos casos las acusaciones, aunque se verificarán, no implicarían directamente a la agencia.

En cualquier caso, sean cuales sean las simpatías de la organización, su papel en la distribución de ayuda a la población, especialmente en esta fase, es crucial, y la interrupción de la financiación supondría un nuevo y enorme problema. El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, ha recordado que la UNRWA es «la columna vertebral de toda la respuesta humanitaria en Gaza» y, aunque las palabras de Guterres puedan ser tendenciosas, es el propio ejército israelí el que está preocupado porque sin la UNRWA «la responsabilidad de distribuir la ayuda a Gaza recaería probablemente en el gobierno de Israel».

Artículo publicado en Oasis


Lee también: ¿Qué quiere Hamás?


¡Sigue en X los artículos más destacados de la semana de Páginas Digital!

¡Recuerda suscribirte al boletín de Páginas Digital!

Noticias relacionadas

No es un voto, es un puñetazo en la mesa
Mundo · Ángel Satué
Lo más plausible es que existe un cabreo generalizado. Sin embargo, sucede que este cabreo será instrumentalizado por los partidos radicales, cuya máxima preocupación es respirar fanatismo....
4 julio 2024 | Me gusta 3
No hay paz sin verdad y sin justicia
Mundo · Adriano Dell´Asta
La paz exige verdad y justicia, por lo que todos estamos llamados a hacer todos los esfuerzos posibles por la paz allí donde nos encontremos....
26 junio 2024 | Me gusta 3
Aprender de nuevo a estar juntos
Entrevistas · Nuno da Silva Gonçalves - Simone Sereni
En esta entrevista Marta Cartabia responde a gran variedad de temas: el compromiso personal a nivel académico, la guerra en Ucrania, el futuro de Europa, los retos a los que se enfrenta la Iglesia en nuestro tiempo, los problemas de la juventud o la violencia sobre las mujeres....
23 junio 2024 | Me gusta 3