Más vinculo atlántico

Mundo · Ángel Satué
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
14 mayo 2013
A finales de la semanapasada se celebró el día de la Unión Europea (9 de mayo). También tuvo lugar elsegundo foro en EE.UU., dedicado a la Política Común de Seguridad y Defensa dela Unión Europea.

El foro está planteadopara fortalecer el vínculo trasatlántico EE.UU.-U.E., que es tal vez larelación internacional más fuerte, segura y confiable de todas las que hay enel mundo, no solo a nivel militar. A pesar de la infinidad de lazos que unenambas orillas del Atlántico (12% población mundial, más del 50% del PIB mundialy el 33% de los intercambios comerciales), la mirada hacia el este de losEE.UU., de la mano del presidente menos europeo de todos, hace más necesarioque nunca este tipo de iniciativas.  

Se ha tratado de todoun esfuerzo de la incipiente (y aun débil) política exterior europea, porprofundizar en la cooperación transatlántica en materia de seguridad y defensa.Pretende plantear los retos globales, e incidir en una mayor cooperación ycoordinación trasatlántica para afrontarlos con posibilidades de éxito. Además,los propios EE.UU. necesitan de una Europa comprometida, suficientemente, consu propia seguridad y defensa.

Bajo un título que sepodría traducir como ///http://www.euintheus.org/press-media/high-representative-ashton-eu-is-ready-to-play-its-part-in-strong-security-partnerships///"Los socios transatlánticos por la seguridadglobal"///, la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores yPolítica de Seguridad, la señora Ashton, pronunció un discurso que pese a suregistro diplomático, sí dejó entrever ciertas claves de la actual política deseguridad y defensa europea, y la relación con los EE.UU.

Lo que subyace defondo, como sucede desde 1947 con la creación de la Organización Europea deCooperación Económica y de la OTAN, es si la Política Común de Seguridad yDefensa Europea se concibe en el marco de una construcción de una "Europaeuropea" o de una "Europa atlántica". Este debate se dio por última vez en laGuerra de Iraq.    

De hecho, cuandoescuchamos que Europa debe comprometerse económicamente con la OTAN, asumiendomayor parte de su presupuesto (los europeos apenas aportamos el 20% delpresupuesto anual de la Alianza), en la práctica, lo que se propone esdesplazar el peso de la defensa de la Unión hacia el ámbito de la Alianza.Esto, sin duda, aumenta nuestra dependencia de Washington. De ahí que la señoraAshton, abogase por pragmatismo e ir paso a paso.  

Sea esto así, o seavance en una Europa de la defensa, más europea, ambos escenarios se alienancon la necesidad de EE.UU. de asegurarse un lazo atlántico estable y sólido,que le permita centrarse en el lugar donde tiene la cabeza, sus intereses y unalto porcentaje de su deuda: Asia-Pacífico. No olvidemos que desde Filipinas,pasando por las Marianas, la segunda guerra mundial, Corea, Vietnam,…EE.UU. noha dejado de estar presente en el Pacífico. El propio Joe Biden, Vicepresidentede EE.UU., le dijo en 2009 al primer ministro chino Wen Jiabao, que "China es un asunto doméstico de los EE.UU".   

El drama para loseuropeos es que aún no sabemos muy bien qué papel jugar en un mundo atestado deproblemas e interrelaciones (epidemias, migraciones, protección deinfraestructuras, hambrunas, terrorismo, Internet, recursos naturales, espacio,etc.). Somos el aliado preferido de EE.UU., pero no somos el único, y a vecesnuestro amigo americano olvida, y nosotros le ayudamos a esto, que somosindispensables para el manejo de los asuntos globales.

La señora Ashton, quedijo que "EE.UU. y la Unióncomparten intereses y valores", habló de los esfuerzos europeos por gestionar mejortodas las capacidades de sus países miembros en materia de defensa, coniniciativas como Smart Defense, Pooling and Sharing, ComprensiveApproach. Asimismo, entonó un "mea culpa",porque adolecemos los europeos de la coordinación suficiente. Y ello, a pesarde que nuestro gasto en defensa y seguridad supera al ruso, chino y nipón,juntos.

En esta línea,defendió que no es suficiente con gastar mejor, coordinarse o desarrollar lascapacidades necesarias para los retos de la seguridad del futuro. Ofreció,sobre todo a los EE.UU., un enfoque holístico de la gestión de las crisis y losconflictos. Esta "aproximación a la europea" a la gestión de los asuntos (problemas)globales, aportaría elementos distintos a los militares, como lo son loselementos diplomáticos, de cooperación, económicos, de ayuda humanitaria,desarrollo, construcción institucional…

Los retos a la seguridad, afirmó, "Europa los afrontarásiendo un aliado fiable de EE.UU.", pero también dijo que "actuará junto aorganismos internacionales, como por ejemplo, las Naciones Unidas", en unclaro guiño a un cierto multilateralismo y multipolaridad de las relacionesinternacionales. 

Puso como ejemplo deactuación europea ante situaciones de crisis, el Cuerno de África, y laoperación de lucha contra la piratería, así como la operación de Malí (en el Sahel). Además, le sirvió que ambas regionesson de interés para la política exterior de la Unión, aun estando al sur de susterritorios colindantes. Sin duda, un aviso amistoso ante el creciente interésde EE.UU. por África del último año, que se corresponde con el que muestraChina.

En los próximos meses, particularmenteen el mes de diciembre, apuntó que la asociación atlántica puede redefinirse,sin llegar a "resetearse". En el orden del día del Consejo Europeo del próximodiciembre, el Presidente del mismo, van Rompuy ha puesto sobre la mesa los"asuntos de la Defensa", desde la política de adquisiciones, al fortalecimientode la base industrial, prioridades de inversión, preparación y disponibilidadde fuerzas, etc.

Todo apunta a que se están dando pasospara asumir en mayor proporción parte de nuestra propia defensa,…y es quetambién nos interesa que EE.UU. vigile, como ya hizo con la URSS,los afanes hegemónicos, aun regionales, del amarillo Imperio del Centro.   

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3