Entrevista a Teo Uriarte

`Los viejos partidos españoles están bunkerizados en exceso`

España · Juan Carlos Hernández
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 28
10 noviembre 2017
“El problema catalán es un problema español, de la debilitación del discurso nacional al que nos ha conducido la partitocracia y su desgarradora dialéctica de enfrentamiento entre sus detentadores”.

En un artículo afirmaba usted que “ha sido habitual en las sociedades y gobiernos débiles esconder los problemas”. ¿En qué percibe esta debilidad?

Percibo la debilidad en la incapacidad de detectar la dimensión de los problemas y en la capacidad de asumirlo con decisión. Pero hay una cuestión previa, la rutina partidista convierte a los partidos en un fin en sí mismo y, en segundo lugar, en un fin en sí mismo. Los viejos partidos españoles están en excesos bunkerizados para aproximarse a la realidad.

En ocasiones, usted ha sido crítico con la actual dirección del PSOE pero da la impresión que en las últimas semanas han apostado por la “opción constitucionalista”. ¿Cómo ve la posición actual del partido? ¿Podría ser el inicio para desmarcarse de Podemos?

Creo que la crisis provocada por el nacionalismo catalán ha obligado al PSOE de Sánchez a volver a la política y alejarse de facto del populismo. Opción forzada ante la ruptura con la anterior generación del propio partido y la debacle electoral.

Y las medidas adoptados por el Gobierno, ¿le parece que han sido adecuadas?

Las medidas adoptadas por el Gobierno han sido en general hábiles en un marco de obligación (sorprendente contradicción) marcado por el rey. Hábil la rápida convocatoria de elecciones, prudente la intervención administrativa, pero parca y arriesgada al dejar sin control los medios de comunicación dependientes de la Generalitat.

¿Es suficiente con la justa aplicación de las leyes para afrontar el desafío secesionista? ¿Se puede proponer un proyecto más ilusionante, más adecuado a la realidad del que proponen los independentistas?

La mera aplicación de la legalidad ante un problema político no sólo es insuficiente sino que muestra una actitud defensiva en un terreno fundamentalísimo de la política como es la destrucción del sistema. El problema catalán es un problema español, de la debilitación del discurso nacional al que nos ha conducido la partitocracia y su desgarradora dialéctica de enfrentamiento entre sus detentadores.

Las manifestaciones multitudinarias en Barcelona organizadas por Sociedad Civil Catalana, ¿pueden haber sido un punto de inflexión? ¿Cómo ve la respuesta de la sociedad civil?

Efectivamente, las manifestaciones promovidas por Sociedad Civil Catalana pueden significar un signo de inflexión, pero no nos engañemos, a la ciudadanía, a los demócratas, no les gusta salir a la calle, lo hace sólo en momentos críticos, es el Estado el que debe estar en ella. Por el contrario, los nacionalismos viven en la calle.

Stanley Payne ha afirmado que en la Transición hubiera sido deseable “una delimitación mucho más estricta de las competencias de las autonomías”. ¿Le parece acertado este diagnóstico?

Payne tiene razón en que se debía haber cerrado más el aspecto autonómico. Pero sospecho que no se llegó a más por el choque entre una concepción tradicionalista de la descentralización, en la que participaban los nacionalismos periféricos, y una tímida vocación federal de la izquierda a la que la derecha se enfrentó por la experiencia de la I República que se llamaba federal y fue cantonalista. Falta cerrar la descentralización bajo un modelo de participación federal que bien se podía haber inspirado en el alemán.

¿Nos ha faltado regar la planta que juntos construimos en la Transición?

La planta se anegó en exceso, en sentido centrífugo, falta el de vuelta, que se llama federalismo. Por cierto, la opción más odiada por los nacionalismos periféricos desde la Transición.

Noticias relacionadas

Un mena: 4.700 euros
España · C.M.
Lo que más me entristeció de ese día fue tener la tentación de mirar hacia otro lado. ...
3 mayo 2021 | Me gusta 5
Aprender de la crisis para descubrir lo que nos une
España · Ignacio Carbajosa
A veces es necesario un ejercicio de razón, ligado a la memoria, para sorprender en acción “eso que nos acomuna”, de modo que podamos caer en la cuenta de que es mucho más real, concreto y digno de atención que las descalificaciones que gratuitamente lanzamos de un bando a otro. ...
28 abril 2021 | Me gusta 32
Votar y reconstruir
España · Compañía de las Obras
El 4 de mayo los madrileños elegirán a sus representantes en la asamblea regional. Las citas electorales son siempre ocasión para mirar lo que ha sucedido, tomar conciencia de lo que aún no está resuelto y hacer propuestas para mejorar. ...
28 abril 2021 | Me gusta 11