Llamémosle Paco

Sociedad · Elena Santa María
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 7
17 febrero 2021
No puedo evitar pensar que si los candidatos, desde Illa, a Junqueras o Ignacio Garriga, pasaran por el pasillo donde se sienta Paco mañana por la mañana, él les preguntaría a todos con la misma ternura «¿cómo estás?»

Paco es un hombre peculiar. Es discreto, lleva jersey de rayas y una forma inconfundible de saludar. Dentro de la empresa no tiene ningún cargo importante, probablemente menos talento que muchos, que suple con horas de más. Solo descansa un día a la semana, que dedica a algún tipo de voluntariado. Es difícil averiguar cuál porque ha hecho tantas cosas a lo largo de su vida y las cuenta tan atropelladamente que al final no queda claro si ha pasado el lunes en la cárcel o con los mendigos a la salida de la parroquia.

Cada mañana, en su trayecto de la puerta a su mesa, Paco pasa casi desapercibido, habla tan bajito que es difícil oírle entre el jaleo –a pesar de que hay cuatro gatos, porque el teletrabajo sigue a la orden del día–. Si estás enfrascado en tu pantalla o con los auriculares (no hace falta que el volumen esté muy alto), la llegada de Paco se te pasará por alto. La cosa cambia cuando eres tú el que se levanta y pasa por su lado, da igual lo que esté haciendo o su nivel de concentración que siempre levantará la vista para cruzar una mirada contigo.

Sentarse cerca de Paco es ser testigo de un punto de encuentro porque todos se paran a hablar con él. Los que lo hacen con todos y los que no, los que van con prisa, los que van casi de paseo, los que llegan tarde o los que salen a tomar el café. Y aunque el intercambio se reduzca a una leve sonrisa escondida en la mascarilla no puedes no ir con todo delante de Paco. Porque, aunque él no conoce tus miserias, ni tus miedos, ni tu mal humor de hoy, o la discusión que has tenido con otro compañero, y probablemente no los conozca nunca –no hace falta– delante de él no importan. Y no porque desaparezcan, porque no desaparecen, sino porque él te seguirá preguntando «¿cómo estás?» cada mañana como si fueras la persona más importante del mundo.

Hoy ha habido elecciones en Cataluña y no puedo evitar pensar que si los candidatos, desde Illa, a Junqueras o Ignacio Garriga, pasaran por el pasillo donde se sienta Paco mañana por la mañana, él les preguntaría a todos con la misma ternura «¿cómo estás?» y ellos marcharían mirando al suelo y esbozando una sonrisa oculta en las mascarillas. Evidentemente, Paco no se llama así.

Noticias relacionadas

El Papa emérito y el irrealismo de la “huida hacia la doctrina pura”
Sociedad · Andrea Tornielli
"La idea de una 'fuga hacia la doctrina pura' me parece completamente irreal". El teólogo Joseph Ratzinger, Papa emérito, responde por escrito a las preguntas de la revista mensual alemana Herder Korrespondenz, y una vez más parece querer distanciarse de los tópicos interesados que se han cosido...
29 julio 2021 | Me gusta 1
Vacaciones. Metáfora de la vida
Sociedad · Giorgio Vittadini
La semana pasada participé en unas vacaciones estupendas en la montaña con casi 400 personas, con jóvenes y niños. ¿Qué hace que una experiencia tan personal pueda adquirir tal relevancia pública que sea digna de contar aquí?...
22 julio 2021 | Me gusta 5
La otra pandemia
Sociedad · Alver Metalli
Algo de profético hubo en la cumbre de la Iglesia latinoamericana de Aparecida, en Brasil, en la que participó Bergoglio en 2007 y que para muchos fue su lanzamiento hacia el pontificado....
21 julio 2021 | Me gusta 3
Lidiar con la incertidumbre
Sociedad · Elena Santa María
Y es curioso que toleremos la incertidumbre peor que nunca cuando todo lo que nos rodea es incierto. ...
16 julio 2021 | Me gusta 3