La soledad, una cuestión de Estado

Mundo · Elena Santa María
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 66
5 febrero 2018
A muchos ha sorprendido el anuncio de Theresa May, primera ministra británica, sobre la creación de una Secretaría de Estado de la Soledad. Tracey Crouch, titular de Deportes y Sociedad Civil, se encargará a partir de ahora de buscar solución a esta enfermedad que acecha al mundo y que en Reino Unido –y en otros países de Europa– es una epidemia desde hace ya mucho tiempo.

A muchos ha sorprendido el anuncio de Theresa May, primera ministra británica, sobre la creación de una Secretaría de Estado de la Soledad. Tracey Crouch, titular de Deportes y Sociedad Civil, se encargará a partir de ahora de buscar solución a esta enfermedad que acecha al mundo y que en Reino Unido –y en otros países de Europa– es una epidemia desde hace ya mucho tiempo.

El Gobierno británico ha tomado esta decisión a raíz de un estudio que había llevado a cabo la comisión a la que pertenecía la diputada laborista Jo Cox, asesinada en 2016. El propósito es desarrollar una estrategia para enfrentar el problema, darle visibilidad y destinar fondos a las organizaciones que se encarguen de conectar personas entre sí. ´Para demasiada gente la soledad es la triste realidad de la vida moderna. Quiero hacer frente a este desafío tomando medidas para abordar la soledad de los mayores, cuidadores, de aquellos que han perdido a un ser querido, de la gente que no tiene a nadie con quien compartir sus pensamientos y experiencias´, eran las palabras de la primera ministra.

Nueve millones de personas en Reino Unido se sienten solas. Algunas reconocen pasar varios meses seguidos sin hablar con nadie. Pero el problema no afecta solo a la tercera edad; cada vez son más los jóvenes que la sufren. En un mundo cada vez más conectado, en el que no hay barreras para comunicarse con alguien que está lejos, en el que la información está a nuestro alcance a golpe de clic; el compañero que se sienta al lado en el trabajo o en clase se ha convertido en un gran desconocido.

La decisión de hacer de la soledad un problema de Estado ha levantado un gran revuelo porque, aunque muy común, siempre se ha llevado en silencio. Más que una circunstancia no elegida, que lo es en muchos casos, es una forma de concebir la vida: yo me levanto, yo tengo que sacar mi trabajo adelante y hacer frente a los desafíos de cada día. Los pensamientos, sensaciones, incomprensiones, límites y también alegrías se quedan de puertas para dentro. A veces parece que nuestro mejor amigo es el smartphone, decía Cox en su estudio. ¿Pero esta forma de vida es también soledad o el problema es estar solo físicamente? Es una gran discusión estos días.

Habrá que ser honestos a la hora de identificar bien el problema y encontrar sus causas. No es nada fácil. Tampoco basta con promover medidas políticas para paliarlo. Pero independientemente de que las medidas anunciadas por el Gobierno británico sean acertadas o no, el hecho de que reconozcan que tienen un problema es un gran avance.

Noticias relacionadas

Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 2
El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2