La LOMCE, un primer paso

Mundo · José Javier Rodríguez
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 414
29 agosto 2013
Soy consciente de que no existe, ni existirá, mucho consenso en la tramitación parlamentaria del anteproyecto LOMCE, pero he de decir que la letra me gusta y la música también. Es cierto, se podría haber ahondado más, se debería haber ido más allá, pero los músicos y los asistentes al concierto no están preparados para virguerías de composiciones refinadas.

Soy consciente de que no existe, ni existirá, mucho consenso en la tramitación parlamentaria del anteproyecto LOMCE, pero he de decir que la letra me gusta y la música también. Es cierto, se podría haber ahondado más, se debería haber ido más allá, pero los músicos y los asistentes al concierto no están preparados para virguerías de composiciones refinadas.

La “Carta de Derechos y Libertades de la Unión Europea” en su artículo 14.3 reconoce “la libertad de creación de centros docentes dentro del respeto de los principios democráticos, así como el derecho de los padres a garantizar la educación y la enseñanza de sus hijos conforme a sus convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas.” Cuando se habla de opción filosófica y pedagógica se hace en ambos sentidos de la misma dirección. Por un lado, se abre la puerta a los centros para que puedan ofrecer diversidad de modalidades, opciones, estilos y métodos y, por otro, se ofrece a los padres la posibilidad de optar, elegir y seleccionar el centro en donde sus hijos han de estudiar. Algunos, por perjuicios ideológicos decimonónicos, no lo quieren reconocer, pero aquellos que conocemos la realidad educativa y entendemos algo sobre psicología evolutiva del aprendizaje, somos conscientes de que a nivel internacional la opción por una enseñanza diferenciada está en boga, está avalada, consolidada y contrastada. Ahora, como bien aclara José Fernando Calderero: “aunque no es lo mismo educar que enseñar, son dos realidades completamente inseparables. Uno no puede educar sin enseñar algo” y la función primera de la escuela es enseñar y la de los padres educar. No podemos convertir a la escuela en el lugar para la socialización ideológica de las nuevas generaciones a manos de la rancia izquierda reaccionaria.

El centro es el alumnado: responsabilidad y libertad

Ya lo he mencionado en repetidas ocasiones. La primera frase del Preámbulo del anteproyecto me parece esclarecedora: “los alumnos son el centro y la razón de ser de la educación”. Pero continúa: “el aprendizaje en la escuela…” Eso, a la escuela se va a aprender, no a socializarse, aunque también, no a educarse, aunque también… Y ese ha sido el error de la LOGSE, la LOCE, y la LOE, socializar sin enseñar, educar sin aprender.

Por ello, este anteproyecto, propone a los alumnos que han cumplido quince años tres opciones, tres modelos y tres métodos distintos de enseñanza-aprendizaje. Se puede optar por un segundo ciclo de ESO (4º de ESO) académico o por otro orientado a la enseñanza aplicada. Además, si se cuenta con el asesoramiento adecuado, se podrá iniciar los estudios de Formación Profesional Básica. La elección del propio currículo o trayectoria educativa por el alumno o la familia hasta ahora estaba vedada, salvo que te fueras a estudiar a cualquier país de la UE o de la OCDE (algo sólo permitido a algunos bolsillos).

Ahora bien, para que las elecciones sean libres, responsables y acertadas, nuestros alumnos necesitarán orientación, apoyo, información… Por ello, la labor del Tutor deberá pasar a ser la del Mentor. La tutoría grupal ha de dejar a paso a la tutoría individual, cuestión que ya se ha implantado en muchos centros privados y concertados de España (en centros públicos de la UE), pero que ha de organizarse y reconocerse también y, sobre todo, en los centros públicos del Estado Español.

Evaluación, certificación y transparencia

Los exámenes de reválida al final de secundaria y bachillerato homologados a nivel de todo el territorio nacional no harán sino fortalecer a un sistema educativo, que por poco que se haga, va a salir reforzado. Además, se publicarán los resultados con correcciones socio-económicas. Esta matización es un pequeño guiño al sector más radical de la izquierda anclada en el modelo educativo de la revolución industrial (los mejores resultados en el penúltimo Informe PISA los obtuvo un CEIP palentino situado en una barriada de emigrantes). Es obvio, los sindicatos tiemblan ante la publicación de listas de centros según resultados.

Fortalecimiento de la figura del director

Otro de los aciertos es el fortalecimiento del liderazgo del director. Ahora bien, se debería trabajar para cambiar todo el modelo funcionarial docente. Las oposiciones sólo tendrían sentido para habilitar, al modo como se hace con los Abogados del Estado o con la certificación ANECA, a los directores de centros educativos públicos en todo el territorio nacional. Pero eso es, como dije al inicio, virguerías de composiciones musicales refinadas sólo aptas para ciertos oídos preparados para escuchar música celestial.

Formación y selección del Profesorado

Aquí la ley se queda coja. Aunque el centro de la educación sea el alumno, el éxito del sistema se apoya, en esto sí hay consenso, en el fortalecimiento, la formación, la creatividad e innovación, la actualización y el prestigio de la función docente. Por ello, el acceso al grado y al máster docente debería reservarse para los mejores. De ahí que el éxito del sistema de enseñanza no se pueda observar en la programación de aula oculta en un cajón o en el PEC o la PGA o los diversos planes de convivencia. Más bien se deberían tener en cuenta las realizaciones y los logros alcanzados: la memoria de cada curso escolar. Ello implica más trabajo de equipo, realizaciones colaborativas en el aula, trato con las familias y los alumnos, proyectos de innovación, relaciones inter-centros y redes educativas internacionales, búsqueda de apoyos en el entorno socio-económico para realizar una enseñanza contextualizada en situaciones reales de aprendizaje…

Concluyo

Todo paso al frente, aunque sea de unos pocos centímetros, debe ser tenido en cuenta. En un mundo globalizado, libre, intercultural y abierto, en el que la persona ha de saber construirse a sí misma aprovechando todos los recursos que la misma sociedad le pone a su alcance, no podemos permitirnos el lujo de tener una única escuela pública, monopedagógica y obligatoriamente laica para todos. La educación no es un servicio público exclusivo del estado, es un servicio público de interés general cuyos primeros responsables son los padres y los primeros colaboradores son los maestros. Ese es el sentido que hemos de seguir; si bien, algunos confunden dirección con sentido. La tensión se nota, mientras unos se dirigen con paso firme van hacia el siglo XXI, otros caminan inconscientemente hacia el siglo XIX. El director de la orquesta lo tiene difícil.

@jjrs_sa

Noticias relacionadas

Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 2
El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2