La duquesa

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
2 abril 2009
Impecable producción de la BBC, dirigida por Saul Dibb, un londinense curtido en el ámbito televisivo. Esta película de época, rodada con preciosismo en la dirección artística que le ha valido un Oscar al vestuario, nos cuenta los avatares de Georgina Spencer, antepasada de la princesa Diana de Gales, Lady Di. Ambientada a finales del siglo XVIII, el guión trata de los años que siguieron a la boda de Georgina con el Duque de Devonshire, uno de los hombres más influyentes en la política y la corte de aquella época. Años de dolor, adulterio, fingimientos e incomprensión para la duquesa.

El film se entronca con los habituales biopics cortesanos que tienen mucho de culebrón, y que reflejan en mayor o menor medida los usos y costumbres de una aristocracia decadente. A pesar del tono algo feminista de la clásica etiqueta "Mujer adelantada a su época", lo cierto es que el film denuncia las consecuencias de un matrimonio de intereses y de la antigua convicción de que es mejor tener un hijo que una hija. Y lo hace a veces con escenas duras e impactantes.

Una interpretación excelente de Keira Knightley nos muestra a una mujer llena de coraje que vela por los hijos propios y ajenos, y que trata de sobrevivir en un mundo que pide mucho de ella y le ofrece poco. Su antagonista y marido está encarnado por un contenido Ralph Fiennes, un hombre que se humaniza ligeramente a lo largo del film. A pesar de los peajes modernistas que paga la película y de que tiende a hacer aceptable el adulterio como compensación a una vida matrimonial desdichada, estamos ante una entretenida y notable cinta de sabor histórico.

Noticias relacionadas

Con la lámpara encendida
Cultura · Javier Mª Prades López
Publicamos la homilía de Javier Prades durante el funeral de Mikel Azurmendi el pasado 9 de agosto en la parroquia del Espíritu Santo de San Sebastián...
12 agosto 2021 | Me gusta 9