Hay una España que pierde

España · Mario Mauro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
19 julio 2010
Verdaderamente hay una gran España. La del deporte, se entiende. La de Nadal en el tenis, Contador en el ciclismo, Gasol en el baloncesto. Sobre todo, la de los campeones mundiales de Sudáfrica. Es grande la España de Del Bosque, Casillas, Iniesta y Villa. Lamentablemente desde hace algunos años hay una España con dos caras. Junto a una España que gana y que es la envidia del mundo, hay una España que sufre la ideología de su presidente, el descrédito internacional y una crisis de identidad que atraviesa todas las esferas de la vida social y económica.

Acabamos de concluir la presidencia del Consejo Europeo, que ha estado a cargo del Gobierno de Madrid. Seis meses de completa extrañeza y desinterés por la suerte de un continente en crisis. Todavía hace seis meses, el día en que presentó su programa, a pesar de las diferencias ideológicas que nos separan, pude ver algunos signos positivos en las palabras del presidente Zapatero, especialmente en lo que respecta a la igualdad y a los derechos humanos.

Por desgracia, la confianza que a priori dimos a la presidencia española no se vio recompensada en absoluto. Como en el caso del proceso de Barcelona, el presidente español se ha entregado a un nominalismo vacío en virtud del que cual anunciar los resultados equivale a haberlos obtenido. Esta posición se basa en el radicalismo de una política que no ha perdido su impronta ideológica ni siquiera en tiempos de crisis. En estos seis meses hubiera servido el pragmatismo y la voluntad de seguir los valores fundacionales de la Unión Europea, pero Zapatero ha optado por revivir utopías sin ninguna conexión con la realidad y se ha resignado a un semestre sin consecuencias a pesar del fuerte apoyo recibido por el Parlamento Europeo.

Zapatero haría bien en no aceptar con hastío el mar de críticas que ha recibido de toda Europa. No son el resultado de una oposición preconcebida, sino que constituyen un dictamen que debe ser tomado en serio si se quiere evitar que la tasa de paro llegue a las estrellas y el anuncio del coche eléctrico, del que no hemos sabido nada más, se transformen para él y su Gobierno en el camino para su caída.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3