Elecciones en Galicia

Galicia vota conservador

España · Ángel Satué
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 3
19 febrero 2024
Se ha visto en las elecciones gallegas que el Partido Popular ha conseguido allí maridar regionalismo con la idea de España.

El Partido Popular ha vuelto a ganar unas elecciones, esta vez en Galicia. En un contexto difícil. Tanto si pensamos en la política nacional, como si ponemos el foco en Europa. La economía no ayuda, pero no resta, dado el nivel de dopaje del PIB, con una vía puesta a deuda, y otra a fondos europeos (mal ejecutados, peor explicados, veremos cómo controlados).

Sin duda, la noticia no es que haya ganado un partido una quinta mayoría absoluta -primera de Rueda-, sino el descalabro del PSOE concebido como izquierda nacional y la pujanza “de lo nacionalista”.

El PSOE ahora en Galicia como en otras CC.AA, pasa a ocupar una tercera posición o un lugar que no le correspondería en teoría en un sistema “bipartidista imperfecto”. Ganan los nacionalistas secesionistas gallegos una clara segunda posición. Ganan a escala nacional, por tanto, todos los nacionalistas independentistas de España, y los conservadores identitarios como VOX, como reacción.

Se pueden hacer otras lecturas ya de índole menor como que Vox no entra en el parlamento autonómico -es que no cree en las Autonomías-, o que obtiene más votos que Podemos y Sumar, superado Podemos al mismo tiempo por PACMA. Al ser elecciones regionales tiene sentido que aparezcan partidos como Democracia Orensana, de ámbito localista.

Si las elecciones en Estados Unidos se están decidiendo por un puñado de votos (50.000, más o menos) y esto afecta a importantes aspectos como, por ejemplo, la posición de Estados Unidos en el seno de la Alianza Atlántica (si gana Trump, ésta se debilitará) y, por tanto, a la seguridad de Europa, haciendo un silogismo, cabe pensar que en otra escala, lo que sucede en Galicia también es importante y puede afectar al conjunto del país.

Hoy, amanecemos con un Feijoo convalidado «na súa terra», donde ya abandona la categoría de profeta para convertirse en regente en el exilio de Madrid, pese a haber sacado a Sánchez dos millones de votos de ventaja el pasado julio de 2023.

Queda claro también que el PSOE, que planteó una campaña zafia con el tema de los «pelets» y haciendo leña de las declaraciones de Feijoo sobre un eventual indulto a Puigdemont si se dieran los requisitos legales para ello (¿estrategia para el votante moderado del PSOEX o exPsoe?), pierde el liderazgo de vanguardia e izquierdista en España. No le han comprado su campaña de comunicación. El liderazgo en cuestión pasa ya a la ultraizquierda nacionalista en Galicia (amén de en las Cortes Generales), liderando acaso desde atrás el PSOE una mutación política, que convierte a la izquierda en una especie de amalgama para un Estado confederal.

Si hay algo que conviene destacar es la magnífica capacidad de maridar regionalismo con la idea de España del Partido Popular, pero solo hasta la fecha. El estado autonómico y el manejo de las particularidades y diferencias regionales, lo que llamaba Durán i Lleida el pluriculturalismo y el plurilingüismo en España, no legitima el concepto de Estado o Monarquía plurinacional. «One nation», de Disraelí.

Tal vez esta manera de conjugar autonomismo y españolidad de Galicia pueda alumbrar el camino a otros territorios como Cataluña y el País Vasco (recordemos que hay elecciones vascas a la vista y el proyecto político del partido centenario del PNV, se desvanece en el siglo XXI pues el centro donde en influir se llama Bruselas, y no Madrid). Es una posibilidad, pero el Partido Popular no debe renunciar a construir España desde el apego al hecho regional, ni laminar este para construir España, y Europa. Es deseable reconducir el concepto de lo autonómico y los particularismos locales e integrarlos en la propia nación española, a través del concepto de «comunidades».

Por ello, y porque es ahora cuando se puede afianzar el futuro y conjurar los desequilibrios regionales, con solidaridad y mecanismos de compensación. Comenzando con la obligatoriedad de que al menos el 50% de las horas de escolarización se den en castellano, pues si los nacionalistas insisten en lo opuesto, será por algo.

Decía don Manuel Fraga que el estado autonómico tal vez entroncase con la tradición española de los viejos reinos, recogiendo las tradiciones venerables como las lenguas vernáculas y los usos y costumbres, con los rasgos de los Estados modernos, vertebradores de una sociedad.

Pues bien, Rueda, Feijoo, el Partido Popular han transmitido confianza y el pueblo gallego se la ha dado. Es el momento de transmitir un cuerpo doctrinal, que debe partir de la idea de España y de ciudadano, y para ello se puede buscar en Jovellanos y en la Doctrina Social de la Iglesia.

Y queda el gobierno del día a día. Aquel por el que se entra en política. Cinco mayorías exigen para el Partido Popular un compromiso aún mayor por la transparencia, los controles internos y evitar todo riesgo penal y ético, en contrataciones y decisiones políticas.

Con los diputados gallegos del Partido Popular, éste podría tener casi 4 equipos de fútbol -40 diputados-. El PSOE no llega a uno -9 diputados-. Pero, y esta es la magia de la democracia, que gobierna y respeta a las minorías, deben jugar juntos el partido, por el bien de la sociedad española. Y para nacionalistas excluyentes, cuerpo doctrinal. Programa, programa y programa.


Lee también: La reforma posible, la marimorena y la democracia híbrida


¡Sigue en X los artículos más destacados de la semana de Páginas Digital!

¡Recuerda suscribirte al boletín de Páginas Digital!

Noticias relacionadas

Bildu copia al IRA
España · F. H.
El PNV se ha dado cuenta de que lo que puede evitar un corrimiento de votos de su propio electorado hacia la izquierda abertzale es recordar de quiénes son herederos y es que Bildu está reproduciendo de alguna manera lo que ya han hecho sus colegas en Irlanda del Norte....
16 abril 2024 | Me gusta 3
Es bueno confrontarse con las ideas de otros
Entrevistas · Juan Carlos Hernández
José Antonio Martínez Soler (JAMS) es un histórico del periodismo en España (El País, RTVE, El Sol, 20 minutos...). En sus memorias, recientemente publicadas, nos cuenta la aventura de la transición desde su apasionante y cercana perspectiva....
12 abril 2024 | Me gusta 2
La Fiscalía General no es del Gobierno
España · Juan A. Pérez Morala
Cuando se le pregunto cómo garantizaría que el prófugo Puigdemont, respondiera por sus delitos ante la Justicia española, no contestó directamente, sin embargo no tuvo reparo alguno en repreguntar: “¿la Fiscalía de quién depende?” Y al contestar el presentador que “del Ejecutivo”,...
10 abril 2024 | Me gusta 1
El título trucado de la ley de amnistía de Sánchez
España · Juan A. Pérez Morala*
Cuando una Ley se promulga, cabe esperar que su Título anuncie en muy pocas palabras su esencia, exponga los motivos de su alumbramiento en un comedido Preámbulo, y sea clara y consecuente en un cuerpo bien articulado. Es decir, leal y veraz en las razones que han motivado el gran esfuerzo...
5 marzo 2024 | Me gusta 1