Espejo lunar, Black Mirror

Mundo · Javier Martín Domínguez
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
5 septiembre 2012
Con tanto héroe animado de papel y celuloide, casiresulta increíble recordar la verdadera hazaña de Armstrong pisando la luna,que congregó a todo el planeta ante el televisor para contemplar que el viajemás soñado era real. Había que restregarse los ojos a aquella hora intempestivapara dar crédito a lo que estabas viendo, en aquel blanco y negro, contrastadoy roto, que hacia crecer la fragilidad de los héroes. Hasta hubo quien no se locreyó, pensando en que era una fábula tecnológica para adelantar a los rusos enla carrera competitiva que era la guerra fría. De no haber sucedido, perosiendo posible, hubiese sido un gran argumento en manos del guionista británicoCharlie Brooker que firma los episodios de la mini serie Black mirror estrenada ahora enEspaña. 

Cuando un nuevo artefacto irrumpe en el cotidiano de una sociedad, elcambio de sus usos, costumbres y hasta de filosofía está asegurado. Nos pasamosahora el día mirando y siendo mirados por pantallas, por esos "espejos negros"que están conformado otro tipo de vida y de cultura. Los episodios de la serie,emitidos juntos y a deshora, irradian muchas emociones, del cinismo a laternura, contando historias ligadas al uso de los medios y su influencia en lavida privada. Sería una lástima que Espejo Negro pase inadvertida en un momentode necesidad critica sobre la influencia del mundo multi-pantalla en nuestrocotidiano. Lo importante no fue ver como el Eagle y Armstrong dejaban su huellaen la luna, sino que la capacidad tecnológica de verlo y asimilarlo hanpermitido que como Humanidad afrontemos nuevos retos en la conquista delespacio y en reconocer la pequeña dimensión del plante azul. Desde aquel díadel 69 en que hicimos real la luna soñada, el mundo no ha vuelto a ser elmismo. Llegados a la nueva Ítaca, desde los sesenta estamos transitando unaodisea mental y social, la de la sociedad digital que se mira en un espejonegro. Lástima que la televisión, salvo en estas contadas excepciones, sigajugando a hacerse la caja tonta, cuando debería ser espejo de la nuevasociedad.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3